Inicio Fenix Comunidad 2.0

Xi Jinping reorganiza el ejército chino pensando cómo «luchar y ganar» las guerras del futuro

Xi Jinping reorganiza el ejército chino pensando cómo «luchar y ganar» las guerras del futuro
El ejército chino está experimentando una reorganización que refuerza el control directo del líder Xi Jinping sobre sus capacidades estratégicas. (Crédito: Ludovic Marin/AFP/Getty Images)

(CNN) — China ha puesto en marcha la mayor reestructuración de su ejército en casi una década, centrándose en fuerzas estratégicas impulsadas por la tecnología y equipadas para la guerra moderna, en momentos en que Beijing compite con Washington por la primacía militar en una región plagada de tensiones geopolíticas.

En un movimiento sorpresa la semana pasada, el líder chino, Xi Jinping, desechó la Fuerza de Apoyo Estratégico (SSF), una rama militar que creó en 2015 para integrar las capacidades de guerra espacial, cibernética, electrónica y psicológica del Ejército Popular de Liberación como parte de una amplia revisión de las fuerzas armadas.

En su lugar, Xi inauguró la Fuerza de Apoyo de Información, de la que dijo que era «un flamante brazo estratégico del EPL y un pilar clave del desarrollo y la aplicación coordinados del sistema de información en red».

La nueva fuerza desempeñaría un papel importante para ayudar a los militares chinos a «luchar y ganar en la guerra moderna», dijo en una ceremonia el viernes pasado.

Ese mismo día, en una rueda de prensa, un portavoz del Ministerio de Defensa chino pareció sugerir que las SSF estaban divididas en tres unidades —la Fuerza de Apoyo de Información, la Fuerza Aeroespacial y la Fuerza Ciberespacial— que responderán directamente ante la Comisión Militar Central, el órgano que encabeza la cadena de mando militar presidida por Xi.

Bajo la nueva estructura, el EPL consta ahora de cuatro servicios —el ejército, la marina, la fuerza aérea y la fuerza de cohetes— más cuatro brazos: las tres unidades escindidas de la SSF y la Fuerza Conjunta de Apoyo Logístico, según el portavoz del ministerio Wu Qian.

Expertos en el ejército chino dicen que la reorganización aumenta el control directo de Xi sobre las capacidades estratégicas del EPL y subraya las ambiciones de China en el mejor dominio de la IA y otras nuevas tecnologías para prepararse para lo que llama la «guerra inteligente» del futuro.

La reestructuración se produce tras la amplia purga de Xi contra la corrupción en el EPL el año pasado, que atrapó a poderosos generales y sacudió la fuerza de cohetes, una rama de élite que supervisa el arsenal de misiles nucleares y balísticos de China, en rápida expansión.

La Fuerza de Apoyo de Información estará dirigida por generales de alto rango de la desaparecida SSF.

El subcomandante de las SSF Bi Yi fue nombrado comandante de la nueva unidad, mientras que Li Wei, comisario político de las SSF, asumirá el mismo papel en la Fuerza de Apoyo de Información, según la agencia estatal de noticias Xinhua.

No se mencionó ningún nuevo nombramiento para el comandante de las SSF Ju Qiansheng, cuya figura desató especulaciones el año pasado cuando desapareció de la vista pública en medio de una oleada de purgas militares antes de reaparecer finalmente en una conferencia a finales de enero.

Xi Jinping supervisa la inauguración de la Fuerza de Apoyo de Información del Ejército Popular de Liberación en una ceremonia en Beijing el 19 de abril de 2024. (Crédito: Agencia de Noticias Xinhua)

Mejor visibilidad

Observadores veteranos del EPL dicen que es poco probable que la última reorganización sea el resultado de las recientes purgas por corrupción, sino más bien un reflejo de que las SSF no eran un formato organizativo ideal para el ejército chino.

«Esto demuestra que la SSF no era un acuerdo satisfactorio. Redujo la visibilidad de Xi de funciones importantes y no mejoró realmente la coordinación entre las fuerzas de defensa espacial, cibernética y de redes», dijo Joel Wuthnow, investigador principal de la Universidad de Defensa Nacional, financiada por el Pentágono.

Antes de su disolución, las SSF tenían dos unidades principales: el Departamento de Sistemas Aeroespaciales, que supervisaba las operaciones espaciales y de reconocimiento del EPL, y el Departamento de Sistemas de Red, encargado de las capacidades de guerra cibernética, electrónica y psicológica.

«Creo que la nueva estructura dará a Xi una mejor visibilidad de lo que ocurre en el espacio, el ciberespacio y la gestión de redes. Estas funciones serán ahora supervisadas a su nivel y no a través de la Fuerza de Apoyo Estratégico, que servía de intermediario», dijo Wuthnow.

La falta de esta visibilidad podría acarrear grandes riesgos, especialmente en tiempos de mayor tensión y profunda desconfianza entre Beijing y Washington.

El año pasado, Estados Unidos derribó un globo de vigilancia chino después de que atravesara el territorio continental de Estados Unidos. El incidente provocó una nueva crisis entre las dos potencias y sumió las relaciones bilaterales en una profunda congelación durante meses.

Aunque los servicios de inteligencia estadounidenses afirmaron que el globo formaba parte de un amplio programa de vigilancia dirigido por el ejército chino, es posible que Xi no estuviera al corriente de la misión.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, declaró el pasado mes de junio que el dirigente chino no conocía la existencia del globo y que se sintió «muy avergonzado» cuando fue derribado después de que se desviara de su trayectoria hacia el espacio aéreo estadounidense.

James Char, investigador de la Escuela de Estudios Internacionales S. Rajaratnam de Singapur, afirmó que la realización de tareas de reconocimiento estratégico durante el incidente del globo espía habría sido competencia del Departamento de Sistemas Aeroespaciales de la SSF.

No está claro si el incidente del globo contribuyó a la decisión de Xi de disolver la SSF.

Wuthnow, de la Universidad Nacional de Defensa, dijo que la recién creada Fuerza de Apoyo de Información probablemente se hará cargo de las comunicaciones y la defensa de la red para el ejército.

«Hacer estas cosas bien es de enorme importancia para el ejército en cualquier conflicto futuro, y han estado prestando mucha atención a estas funciones y probablemente extrayendo lecciones para su propia organización de la guerra en Ucrania», dijo, refiriéndose a la invasión en curso de Rusia de su vecino.

«Así que tiene sentido que el presidente [de la Comisión Militar Central] quiera desempeñar un papel más directo en esa área».

«Guerra del inteligencia»

La última reorganización es probablemente el resultado de una revisión en curso de cómo el ejército puede cumplir mejor los objetivos estratégicos del gobernante Partido Comunista Chino, según Char.

«Supongo que la reorganización refleja mejor la importancia que el ejército ha dado a la aceleración del desarrollo de la guerra de inteligencia», que ha traído consigo una nueva ronda de avances tecnológicos e industriales, dijo.

El concepto de «guerra de inteligencia» llamó la atención en un libro blanco de defensa chino de 2019 que destacó la aplicación militar de tecnología de vanguardia como IA, información cuántica, big data y computación en la nube.

«El panorama de la competencia militar internacional está experimentando cambios históricos. Las tecnologías militares nuevas y de alta tecnología con la tecnología de la información como núcleo están avanzando con cada día que pasa, y hay una tendencia predominante a desarrollar armamento y equipos de precisión de largo alcance, inteligentes, sigilosos o no tripulados», decía el libro blanco.

«La guerra está acelerando su evolución en la forma hacia la guerra informatizada, y la guerra de inteligencia está en el horizonte».

La creación de la Fuerza de Apoyo de Información como nueva rama directamente dependiente de la Comisión Militar Central también subraya la importancia del dominio de la información en la guerra moderna.

Un comentario publicado en el PLA Daily, portavoz oficial del ejército chino, describía la tecnología de la información en red como «la mayor variable» en la mejora de la capacidad de combate.

«Las guerras modernas son competiciones entre sistemas y estructuras, en las que el control de la información equivale al control de la iniciativa bélica».

El énfasis en el dominio de la información y la «guerra inteligente» también tiene implicaciones significativas para cualquier posible conflicto futuro en el estrecho de Taiwán.

El Partido Comunista de China considera Taiwán parte de su territorio, a pesar de no haberlo controlado nunca, y ha prometido hacerse con el control de la isla, por la fuerza si es necesario.

Según Char, en caso de conflicto en Taiwán, la Fuerza de Apoyo de Información «probablemente tomaría el relevo como punta de lanza para apoyar los intentos del ejército de dominar el espacio de la información antes de que los adversarios de Beijing puedan hacerlo».

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *