Inicio Fenix Comunidad 2.0

¿Quién es responsable de un tiroteo masivo? Ya no es solo la persona que apretó el gatillo

¿Quién es responsable de un tiroteo masivo? Ya no es solo la persona que apretó el gatillo
¿Cómo se preparan las escuelas para los tiroteos masivos en Estados Unidos? 1:40

(CNN) — El mes pasado, un jurado declaró a Jennifer Crumbley culpable de cuatro cargos de homicidio involuntario en relación con el tiroteo de 2021 en el instituto de Oxford: un cargo por cada alumno al que su hijo mató.

El histórico juicio, y el sorprendente veredicto, pusieron a prueba los límites de quién es responsable de un tiroteo masivo.

La condena puede tener graves consecuencias para su marido, James Crumbley, que se enfrenta a los mismos cargos y cuyo juicio está previsto para este martes. Él fue la persona que compró físicamente el arma de fuego para su hijo y el encargado de asegurar las armas en su casa de Michigan, según declaró su esposa en el juicio.

El procesamiento de ambos padres, y el aumento de otros procesos penales y demandas civiles relacionados con tiroteos masivos, indican que los abogados intentan cada vez más responsabilizar a personas —y empresas— que no apretaron el gatillo.

Un enfoque «agresivo e innovador»

Según Elie Honig, analista jurídico principal de CNN y ex fiscal federal y estatal, en los últimos años los fiscales han ido ampliando, lenta pero constantemente, la noción de quién puede ser considerado responsable de un tiroteo masivo.

Si bien advirtió que cada caso se basa en sus propios méritos, «hemos visto procesamientos innovadores de padres y personal de seguridad», dijo, «y yo esperaría que esa tendencia continúe».

Madre del atacante de Michigan lo llevó a practicar tiro, dice fiscal 3:42

Aparte de los Crumbley, en los últimos años ha habido otros procesamientos de alto perfil de no atacantes: el año pasado, el padre del atacante de Highland Park, Illinois, se declaró culpable de siete cargos de delito menor de conducta temeraria, como los Crumbley, un cargo por cada persona que su hijo mató después de abrir fuego en un desfile del 4 de julio en el suburbio de Chicago en 2022.

El padre, Robert Crimo Jr, llegó a un acuerdo con la fiscalía, rebajando los cargos de delito grave derivados de patrocinar la solicitud de licencia de armas de su hijo meses después de que la policía local respondiera a los informes de comportamiento preocupante por parte del Crimo más joven.

Crimo Jr. fue condenado a 60 días de cárcel como parte del acuerdo y salió de prisión en diciembre del año pasado. Está previsto que el juicio del atacante comience en febrero de 2025.

El fiscal del estado del condado de Lake, Eric Rinehart, que procesó tanto al padre como al hijo, dijo a CNN que estaba dispuesto a transigir con los cargos de delito grave para que el padre del atacante se enfrentara a las consecuencias, y para «poner un foco de que los padres pueden ser considerados responsables».

El director de la Policía Estatal de Illinois, Brendan Kelly, calificó la acusación de «agresiva e innovadora» en una rueda de prensa tras el anuncio del acuerdo con la Fiscalía.

«Puede que no seas la persona que apretó el gatillo. Puede que no seas la persona con el arma de fuego, pero podrías ser considerado responsable de esa conducta si tienes conocimiento de que alguien es una amenaza y no actúas en consecuencia, particularmente si eres un miembro de la familia y no lo haces», dijo Kelly.

Tras la condena de Jennifer Crumbley, su marido, James Crumbley, va ahora a juicio. (Crédito: Bill Pugliano/Getty Images)

Y en un raro enjuiciamiento de un agente de la ley por su respuesta a un tiroteo masivo, los fiscales estatales buscaron responsabilizar a un exagente de recursos escolares en Marjory Stoneman Douglas High School después de que permaneció afuera durante el tiroteo de 2018 que se cobró 17 vidas en Parkland, Florida.

El estado presentó cargos de negligencia infantil bajo un estatuto de Florida que rige a los cuidadores, argumentando que Scot Peterson, como agente de recursos escolares, tenía el deber de proteger a los estudiantes.

Peterson fue finalmente absuelto el año pasado de siete cargos de delito grave de negligencia infantil y tres cargos de negligencia culpable. Tras su absolución, habló con los periodistas y dijo que «el único culpable era ese monstruo», refiriéndose al atacante.

Incluso en los tiroteos con menos víctimas, se está responsabilizando a los padres de que sus hijos lleven a cabo tiroteos: la madre del niño de 6 años de Virginia que disparó a su profesora de primer curso fue condenada el año pasado a 21 meses de prisión por delitos graves federales, y un hombre de Michigan fue la primera persona acusada en virtud de la nueva ley estatal sobre almacenamiento seguro de armas de fuego, impulsada por los tiroteos de Oxford y de la Universidad Estatal de Michigan, después de que su hija de 2 años se disparara en la cabeza con su pistola.

La cuestión sigue siendo si la persecución de quienes no disparan será eficaz para reducir el número de tiroteos masivos en Estados Unidos. Pero, sin duda, ha ampliado las cajas de herramientas de los fiscales, afirmó Ekow Yankah, catedrático de Derecho Thomas M. Cooley de la Universidad de Michigan.

«Da a los diferentes fiscales algo a lo que apuntar, les da una nueva teoría, les da algo que probar», dijo Yankah a CNN. «Da a los fiscales que están frustrados, que se enfrentan a un crimen devastador, a un tiroteo masivo que ha dañado a su comunidad, algún conjunto de acciones que pueden tomar».

Robert Crimo Jr., izquierda, se declaró culpable de siete cargos de conducta imprudente y delito menor. (Crédito: E. Jason Wambsgans/Pool/Chicago Tribune/AP)

Los fiscales pueden utilizar los precedentes establecidos en casos como el de Jennifer Crumbley y Crimo Jr. en la negociación de los cargos, dijo Yankah.

Sin embargo, advirtió que la ampliación de las formas de exigir responsabilidades dará lugar a más penas de cárcel en muchos casos, incluidos los que no reciben una gran cobertura de la prensa, como los tiroteos masivos.

«Siempre se ha dado el caso de que, a medida que los fiscales disponen de más y más herramientas, las personas que acaban siendo procesadas, o especialmente por responsabilidad indirecta, son casi siempre las más vulnerables políticamente», dijo Yankah, «especialmente la gente de color y los pobres».

Fiscales estatales buscaron responsabilizar a un exagente de recursos escolares de la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas después de que permaneció afuera durante el tiroteo que se cobró 17 vidas en Parkland, Florida, en 2018. El oficial fue finalmente absuelto de los cargos de negligencia infantil y negligencia culpable. (Crédito: Joe Raedle/Getty Images)

La justicia busca ir por los fabricantes de armas y las empresas de redes sociales

Nadie fue acusado penalmente en el tiroteo de Sandy Hook que acabó con la vida de 20 niños y seis adultos en 2012. El autor del tiroteo, como muchos otros autores de tiroteos masivos, se quitó la vida.

La madre del autor del tiroteo, a quien su hijo también mató, compró legalmente todas las armas de fuego recuperadas en el caso. Un informe del fiscal del estado y un informe de la Oficina del Defensor del Menor del estado tras el tiroteo revelaron que rechazó múltiples recomendaciones de profesionales médicos para tratar a su hijo por problemas de salud mental y que dejaba de tomar sus medicamentos casi inmediatamente después de que se los recetaran.

En última instancia, el abogado del Estado concluyó que el atacante era «el único responsable penal de sus actos de aquel día».

Stephen J. Sedensky, autor del informe del fiscal del Estado en 2013, dijo a CNN que su evaluación del caso Sandy Hook se centró y consideró únicamente el comportamiento del atacante y no el papel de su madre porque la mató antes de ir a la escuela.

Aunque no hubo cargos penales en el caso Sandy Hook, las familias de las víctimas buscaron responsabilidades de otra manera: con un acuerdo civil histórico de US$ 73 millones con Remington, el fabricante ahora en bancarrota del rifle estilo AR-15 utilizado en la masacre.

Histórico acuerdo entre familias de Sandy Hook y Remington 2:55

Las familias demandaron a Remington en 2014, alegando que el fabricante de armas debería ser considerado parcialmente responsable del tiroteo debido a su estrategia de marketing. Una ley federal de 2005 protege a muchos fabricantes de armas de las demandas por homicidio culposo interpuestas por familiares, pero el argumento del marketing era un nuevo enfoque.

Otros han seguido su ejemplo: los supervivientes y familiares de las víctimas que murieron en el tiroteo masivo racista en un supermercado de Buffalo demandaron a empresas de redes sociales, a los padres del atacante y a empresas de armas, alegando que facilitaron y equiparon a Payton Gendron para matar a 10 personas y herir a otras tres.

Los fiscales federales solicitan la pena de muerte para Gendron, que ya cumple cadena perpetua tras declararse culpable el año pasado de cargos de terrorismo y asesinato en el estado de Nueva York.

John Elmore, que representa a los demandantes, ha declarado que ya han concluido los alegatos orales en la causa civil y que los demandados han presentado peticiones para que se desestime la demanda. Aunque los abogados están todavía a la espera de decisiones sobre algunas de las mociones, una presentada por una empresa de medios de comunicación social y otra por un fabricante de armas, han sido denegadas, dijo Elmore.

Y la familia de un niño de 10 años que murió en la masacre de la escuela Robb Elementary en Uvalde, Texas, presentó una demanda contra casi dos decenas de personas y entidades, incluido el fabricante de armas y la tienda que proporcionó el rifle utilizado en el ataque y los agentes de la ley que respondieron a la escena.

Según Eric Tirschwell, director ejecutivo de Everytown Law, que representa al demandante, los demandados también solicitaron la desestimación de la demanda y las partes están ahora a la espera de la decisión del juez.

Las demandas de Buffalo y Uvalde contra los fabricantes de armas siguen la metodología de Sandy Hook, apuntando a los fabricantes de armas por sus métodos de comercialización.

«Durante aproximadamente una década, lo que se denomina litigantes innovadores y emprendedores han tratado de imponer lo que consideramos responsabilidad por cuota de mercado a un gran número de personas, entre las que se incluyen especialmente los fabricantes de armas, por producir armas», explicó Yankah.

«Y así, durante muchos años, estos casos se han enfrentado a una pérdida tras otra», dijo. «Poco a poco, creo que se empiezan a ver grietas en la armadura».

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *