Inicio Fenix Comunidad 2.0

¿Por qué se están popularizando los bidés en Estados Unidos?

¿Por qué se están popularizando los bidés en Estados Unidos?
Esta fotografía del 21 de febrero de 2014 muestra los inodoros de alta tecnología TOTO Washlet en la sala de exposición de TOTO en el barrio neoyorquino del Soho. (Crédito: Katherine Roth/AP)

(CNN) — Si antes de la pandemia se le hablara al estadounidense promedio de instalar un bidé, probablemente habría descartado la idea de inmediato.

El negocio de los lavabos, que en su momento fue un concepto extraño para muchos en Estados Unidos, experimentó un enorme auge durante la pandemia de covid-19, cuando los compradores se peleaban por la escasez de papel higiénico. Pero mientras algunos productos o industrias experimentaron un auge durante el covid que más tarde volvió a caer en picada -por ejemplo, las mascarillas, los patines, las adopciones de animales de compañía, las suscripciones a Zoom, las bicicletas Peloton-, los bidés causaron un gran revuelo y han conseguido mantener el crecimiento de las ventas.

Los bidés y sus primos -lavabos, «pistolas para el inodoro» y otras alternativas al papel higiénico con base en el agua- son universales en la mayor parte del mundo; los entusiastas de los bidés pregonan que estos aparatos son más sostenibles, limpios y menos abrasivos. Pero parece que los estadounidenses no pueden desprenderse del oso Charmin. Tuvo que llegar la escasez de papel higiénico para que algunos aceptaran este invento del siglo XVIII.

Durante la pandemia, todos los bidés se agotaron en bidetking.com, y el negocio creció exponencialmente, según el fundador de bidetking.com, James Lin.

El sitio se enfrentó a una enorme escasez de suministros, y tuvo que enviar por avión costosos contenedores para satisfacer la demanda. Lin contó que los envíos de productos desde el extranjero por vía marítima se agotaban antes incluso de llegar al almacén.

Según algunas estimaciones, todo el mercado de bidés creció entre dos y tres veces durante 2020. Tushy, que fabrica un accesorio de moda para el asiento del bidé, obtuvo unos ingresos de US$ 40 millones en 2020, frente a los US$ 8 millones de 2019, según declaró su fundador, Miki Agrawal, a CNN.

Los estadounidenses siguen intrigados por el bidé. Bidetking.com informa que las ventas han crecido un mínimo del 20% cada año desde la pandemia, con 2023 más cerca del 30%.

Un bidé para cada persona

El pujante consumidor estadounidense se enfrenta a un abanico vertiginoso de opciones de bidé. Los que más gastan pueden encontrar opciones de lujo para dar a su trono de porcelana el tratamiento real. El fabricante japonés de bidés electrónicos TOTO vende un «washlet» por US$ 1.420 en bidetking.com, equipado con un sistema de calentamiento del agua (que calienta el asiento del inodoro y los chorros de agua que limpian el trasero del usuario), un mando a distancia inalámbrico (con múltiples ajustes de chorro) y un secador manos libres. Tushy, definida por su caprichoso marketing, vende un popular accesorio para bidé a partir de US$ 99.

Pocas personas compran un bidé al año, por lo que gran parte del crecimiento procede de nuevos clientes. A menudo, las ventas de bidés se propagan por el voz a voz. Una vez que una persona se convierte al nuevo método de saneamiento del baño, quiere que sus amigos y familiares se unan al club. Y muchos de esos clientes suelen afianzarse en lugar de ser pasajeros.

Algunos clientes que empezaron con lavabos más básicos se están pasando ahora a modelos electrónicos con distintos ajustes de temperatura y presión. El tipo de bidé más popular en EE.UU., según Lin, es un accesorio no eléctrico que solo rocía agua fría y que se puede encontrar por menos de US$ 50 en sitios como Amazon.

Otros han encontrado una alternativa aún más barata. Joe, de Michigan, que no quiso ser identificado por su apellido, dice que consiguió un bidé acoplado a un inodoro desechado en la calle y compró una manguera adaptadora para instalarlo en su casa (después de desinfectarlo).

«Ojalá lo hubiera sabido antes», dijo Joe a CNN.

Un concepto extraño desde el principio

La idea de utilizar agua corriente -en lugar de objetos duros, ya sean hojas o papel- para limpiarse las partes íntimas puede ser tan antigua como la existencia humana.

El bidé se originó en Francia, utilizado por los aristócratas como mueble independiente junto al orinal. Sus variantes son omnipresentes en gran parte de Europa, Medio Oriente, Asia Oriental y algunos países de Sudamérica.

En la época del auge de la electrónica, la marca japonesa TOTO revolucionó el washlet en 1980 con un accesorio para el asiento del inodoro que utiliza agua caliente para limpiar. Los aparatos han proliferado en hogares y empresas de todo Japón y más allá.

Una razón común por la que los bidés no se usan en Estados Unidos es que, durante la Segunda Guerra Mundial, los soldados estadounidenses vieron burdeles que utilizaban bidés. Cuando regresaron a Estados Unidos, rechazaron el bidé por las connotaciones que tenía. Además, el boom de la construcción que tuvo lugar en los años de la posguerra construyó sistemas de fontanería sin bidé. (Los lavabos japoneses y otros dispositivos, sin embargo, se conectan a los inodoros existentes y no requieren una fontanería separada como los bidés de estilo francés).

Bidé de Isabel de Baviera (fábrica de porcelana Carl Knoll, Carlsbad), 1887-1890. Hallado en la colección del Kammerhofmuseen der Stadt Gmunden. (Crédito: Fine Art Images/Heritage Images/Hulton Archive/Getty Images)

El carácter extranjero de los bidés se quedó grabado. Algunos de los nuevos usuarios de bidé entrevistados por CNN dijeron que habían asociado el objeto con lugares como Europa o Japón, o con algo que se encuentra en los hoteles de lujo. Cuando Joe y su mujer vivían en España, al principio ni siquiera sabían para qué servía el bidé que había en el baño de su apartamento.

Agrawal, la fundadora de Tushy, dice que se sintió atraída por el negocio de los bidés porque era una práctica habitual en la que creció con un padre indio y una madre japonesa.

Por supuesto, para muchos, la limpieza a base de agua está arraigada en su cultura desde hace siglos.

Por ejemplo, para los musulmanes practicantes, la jurisprudencia islámica establece directrices estrictas sobre el aseo personal. Muchos países asiáticos y de Medio Oriente utilizan «pistolas para el inodoro«, o pulverizadores manuales de bajo coste que se sujetan con una manguera al lateral del inodoro, o jarras que parecen regaderas.

Eyad Atieh, médico residente en Illinois, pasó parte de su infancia y adolescencia en Jordania, donde todas las casas tenían instalado un bidé. En su formación médica aprendió los beneficios del bidé para la salud, sobre todo para quienes padecen hemorroides y hernias.

«Gran parte de nuestra cultura consiste en utilizar el agua para limpiar, de lo contrario no puedes rezar, no puedes ser considerado limpio islámicamente», afirma Atieh.

Mucho papel higiénico

Cuando en 2020 se produjo la gran escasez de papel higiénico, muchos estadounidenses se dieron cuenta de que había otra forma de limpiarse. Las preocupaciones medioambientales en torno a los árboles, el papel y los residuos quizá también influyeron.

El uso de papel higiénico parecía, de alguna manera, estadounidense, con chistes sobre el papel higiénico como elemento básico del humor en el baño y «usar papel higiénico» como rito estereotípico de paso para los adolescentes. Y pocas cosas hay más estadounidenses que el osito Charmin, un emblema de la industria que ya domina los pasillos de los supermercados.

Por eso, «para que los consumidores hagan algo diferente, tienen que deshacer todas esas asociaciones de marca (con el papel higiénico) y todos esos hábitos que tienen», dijo a CNN Derek Rucker, profesor de Marketing de la Kellogg School of Management.

Según Rucker, el sector del bidé tendría que convertirse en una norma social en EE.UU., por ejemplo, incorporándose a las nuevas construcciones de viviendas. Muchos usuarios de bidé en EE.UU. se cambiaron a este método tras visitar sociedades en las que su uso está muy extendido.

Mikaela Koelzer, de Chicago, visitó Japón el verano anterior a la pandemia y quedó asombrada por la variedad de bidés que había incluso en los restaurantes más recónditos.

Después llegó la pandemia, y Koelzer no tuvo «más que tiempo» para encontrar «momentos de alegría» en su día a día. Con la manía del papel higiénico, decidió matar dos pájaros de un tiro y comprarse un Tushy.

«Se trataba sobre todo de cuidarme a mí misma y sentir que estaba haciendo algo bueno por mí de una forma que podía controlar, porque todo lo demás estaba fuera de control», dice Koelzer.

Aunque Koelzer tiene un Tushy básico, sus padres están pensando en comprar uno más moderno con controles de temperatura. Dos de sus amigas son ahora «orgullosas propietarias de bidés».

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *