Inicio Fenix Comunidad 2.0

Paul Mescal, la nueva sensación de Hollywood: «No hay nada más excitante que el sexo saludable, con amor de por medio»

Paul Mescal, la nueva sensación de Hollywood: «No hay nada más excitante que el sexo saludable, con amor de por medio»

Aún hoy se me hace raro pensar que me dedico a esto, que actuar es mi trabajo», dice Paul Mescal (Maynooth, Irlanda, 1996), y FOTOGRAMAS no puede hacer más que creerle. Porque por mucho que todo el mundo lo etiquete como la última gran sensación de la inagotable cantera de actores británicos, la respuesta –terrenal, cercana, con conciencia de clase y consciente de sus orígenes – a la generación justo anterior, forjada desde el privilegio, él insiste en que está aquí ‘por accidente’. O casi.

Getty Images

«Yo de niño no soñaba con ser actor», asegura. «Yo quería ser jugador profesional de fútbol gaélico. Pero con 16 años en mi escuela representamos un musical y eso me abrió los ojos al mundo de la interpretación. Pero nunca pensé que uno podía ser eso, actor, insiste. Supongo que en España a la gente le pasa igual… o no, porque vosotros sí tenéis una industria cinematográfica en vuestra lengua, pero ¿en Irlanda? Pensaba que eso solo le pasaba a la gente que vivía en Londres, en Nueva York, en Los Ángeles… Yo no tenía referentes, no conocía a nadie que estudiara para ser actor, que se ganara la vida actuando. Estaba bien para pasar el rato, pero no para dedicarse a ello. Y de repente, un día, me di cuenta de que aquello que parecía inalcanzable, no lo era. Que podía formarme, que podía ser mi profesión. Así que a partir de entonces no me planteé nada más, haría lo que fuera necesario para convertirme en actor. Y la suerte es que aquí estoy y que me siento igual que cuando tenía 16 años y estaba sobre el escenario de mi escuela: no lo vivo como un trabajo… pero lo es, y hay mucho esfuerzo detrás. Pero también es como estar en un recreo para adultos.»

Una carrera fulgurante

Hijo de un maestro de escuela y una agente de la Garda Síochána irlandesa y el mayor de tres hermanos, Paul Mescal irrumpió en los hogares de medio mundo en 2020 con la adaptación para TV de la novela de Sally Rooney ‘Normal People’. Gracias a su interpretación, Connell Waldron, el estudiante brillante, atlético pero también hermético y torturado de las páginas cobraba vida. Un trabajo que pilló a toda la industria con el pie cambiado, por su intensidad y, sobre todo, por su imprevisibilidad. ¿De dónde había salido este chico? Si ninguna de las entradas previas de su currículum parecía anticipar semejante talento, las de después no hicieron sino confirmarlo: ‘La hija oscura’ (M. Gyllenhaal,2021), ‘Criaturas de Dios’ (S. Davis y A.R.Holmer, 2022) y, en especial, ‘Aftersun’ (C. Wells, 2022), su tercer largo como actor y su primera nominación al Oscar.

Disney

Ahora, tras un par de títulos más –’Intruso’ (G. Davis, 2023), estrenada en enero en Prime Video, y ‘Carmen’, el debut como director de Benjamin Millepied, inédito en nuestro país– ya la espera de verlo en el futuro en la arena de ‘Gladiator 2‘, llega ‘Desconocidos’, un drama con toques fantásticos dirigido y escrito por Andrew Haigh (45 años) en el que Mescal acompaña a Andrew Scott en su reencuentro con sus padres fallecidos, interpretados por Jamie Bell y Claire Foy. «Que la huelga de actores haya terminado me hace feliz por muchas razones», asegura Mescal. «Pero una de ellas es porque durante mucho tiempo me aterraba el hecho de no poder hablar de ‘Desconocidos’, ayudar a que la gente la conociera. Dice tantas cosas, estoy tan inmensamente orgulloso de este film, que habría sido una decepción no poder hacerlo.»

Buenos días, tristeza

En ‘Desconocidos‘, Mescal es Harry, un personaje quebrado por el dolor, en lo que parece ser un hilo desgarrado e invisible que une este nuevo rol con los dos más celebrados de su corta carrera: Connell, de ‘Normal People’, y Calum, de ‘Aftersun’. «Con este último sí que veo una clara conexión», confirma. «Y si hay algo que tienen en común los tres, al menos bajo mi punto de vista, es que todos sufren alguna forma de depresión, navegan a su manera por evidentes enfermedades mentales. Los tres se sienten muy solos, aunque Connell lo disimula menos que Calum… y Harry esconde su sufrimiento a plena luz del día, en un sinfín de fiestas, sexo y drogas… Es un alma solitaria aparentemente muy funcional, que intenta ocultar su angustia. Es un privilegio interpretar personajes así», sigue.

Disney

«Y soy muy consciente de la suerte que tengo de que me ofrezcan roles tan bien escritos. A decir verdad, no puedo decir que no me atraigan estas personalidades: conecto con ellas, las entiendo. Y siento como una especie de obligación personal que me lleva a interpretarlas, porque sé que puedo hacerlo. En el caso de ‘Desconocidos’, hubo una línea de diálogo que me emocionó mucho e hizo que me lanzara de cabeza al proyecto: ‘Sé lo que es dejar de cuidarse uno mismo’. Me pareció tan triste. Es el lamento de alguien que sabe hasta qué punto está solo. Y para mí fue una revelación, me hizo comprender algo que es muy difícil de entender, pero que lo ves en un instante y te dices, ‘¡Joder!’ Como artista, creo que es vital trabajar en aquello que te estimula.»

Hablemos de sexo

Desde la presentación de ‘Desconocidos’ el verano pasado en el Festival de Telluride, las redes sociales se han llenado de comentarios tanto sobre los lloros desconsolados con los que el film fue recibido como sobre los encendidos encuentros sexuales de Adam y Harry, los personajes de Andrew Scott y el propio Mescal. «Esa química no se puede trabajar y buena parte del mérito es de Andrew, que sabe en todo momento lo que su personaje, el mío o toda la escena necesita. Hemos conectado maravillosamente, él, yo y Andrew Haigh, el director», dice Mescal que tras finiquitar el conato de polémica que cuestionaba que él, un actor heterosexual, interpretara un personaje gay, rompe una lanza por la necesidad de que el cine y las series de TV mainstream muestren la importancia del sexo en nuestras vidas. «Es una parte importantísima de la condición humana. En lo que concierne a las escenas de sexo queer o gay, creo que hemos estado expuestos durante tanto tiempo, desde siempre de hecho, al sexo hetero en la pantalla que ya no puede seguir siendo así de unilateral. El sexo en el cine es sexy más allá del sexo de los personajes que lo practiquen o los actores que los interpreten. Creo que es importante reconocer que no hay nada más excitante que el sexo saludable, comprometido incluso con amor de por medio. No pasa nada por decirlo, no tiene que dar miedo.»

Getty Images

Golpe de suerte

«Estos últimos años he tenido una buena racha», dice Mescal comentando el recibimiento de sus trabajos previos y los rumores de premio que saludaron ‘Desconocidos’ tras sus primeros pases. «No espero que toda mi carrera sea así, aunque me encantaría, ¿dónde tengo que firmar?», bromea. «Tengo asumido que voy a participar en proyectos que yo adoraré… pero que quizás no gusten. Y está bien, no pasa nada», ríe. «La integridad artística es algo fácil de mantener cuando todas tus películas gustan… pero eso no va a pasar siempre», conformado pero seguro de lo que busca en su oficio: Buenas colaboraciones. «Como actor no quiero que me expliquen nada, quiero preguntas. También se puede trabajar siguiendo el dictado de otro, pero limitas toda sorpresa, para uno mismo y también para el director. Eso son ejercicios de precisión, no creativos.»

Cuando el cine nos alcance

Entre sus próximos ejercicios, destaca la citada secuela de ‘Gladiator’, cuyo rodaje en Malta fue interrumpido por las huelgas del año pasado. Ridley Scott decidió que Mescal liderara el film, y un reparto con Denzel Washington y Pedro Pascal, porque «Paul tiene un rostro muy romano, con ese perfil, esa nariz de boxeador». Lo que cuentan los productores es distinto. Fueron los suspiros del Almeida Theatre cuando Mescal se quitó la camiseta interpretando al Stanley Kowalski de ‘Un tranvía llamado Deseo’ lo que los convenció.

Disney

Pero, quizás, el proyecto por el que más suspira Mescal es uno que no veremos en breve: ‘Merrily We Roll Along’, la adaptación de Richard Linklater del musical homónimo de Stephen Sondheim que cuenta cómo un joven compositor deja Nueva York para ser productor en Los Ángeles. «Es un compromiso a largo plazo, ahora mismo estamos en el segundo año de rodaje de un plan de 20», cuenta Mescal del film, con Beanie Feldstein y Ben Platt en el cast, que, como ‘Boyhood (Momentos de una vida)’ (2014) se rueda en orden cronológico. «Es como si, en una cinta convencional, me preguntaras en el segundo día de trabajo. Lo único que puedo decir es que me lo estoy pasando muy bien, pero es vital que el proyecto siga teniendo el halo de misterio que ahora mismo tiene. El hype es muy peligroso y me gustaría que siguiera siendo algo único y precioso los 20 próximos años. Al menos eso querrá decir que sigo dedicándome a esto de actuar.»

Entrevistas

Publicidad – Sigue leyendo debajo

Publicidad – Sigue leyendo debajo

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *