Inicio Fenix Comunidad 2.0

OPINIÓN | ¿Por qué el primer juicio penal contra Trump tiene un nombre incorrecto que debe ser cambiado?

OPINIÓN | ¿Por qué el primer juicio penal contra Trump tiene un nombre incorrecto que debe ser cambiado?
Claves para entender los cuatro juicios penales contra Trump 2:13

Nota del editor: Norman Eisen es analista jurídico de CNN y editor del libro «Trying Trump: A Guide to His First Election Interference Criminal Trial». Fue asesor de la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes de EE.UU. en el primer juicio de destitución contra Donald Trump. Los comentarios expresados en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN) — El juez Juan Merchán comenzó el lunes el esperado juicio penal en Manhattan contra el expresidente Donald Trump entrevistando a los posibles miembros del jurado. El debate se ha desatado sobre cada aspecto de este juicio histórico –incluyendo cómo llamarlo–. Es el primero de los cuatro juicios penales previstos en los que está implicado Trump, y el único en la historia de Estados Unidos en el que el acusado es un expresidente.

Aunque durante mucho tiempo se le ha llamado el caso del «dinero por silencio», las primeras palabras sustantivas del juez al jurado dejaron claro que eso es incorrecto. A partir de ahora deberíamos llamarlo juicio de «interferencia electoral».

Cuando el juez describió el caso a los posibles jurados, dijo. «Las acusaciones son, en sustancia, que Donald Trump falsificó registros comerciales para ocultar un acuerdo con otros para influir ilegalmente en las elecciones presidenciales de 2016». (Trump se ha declarado inocente y ha negado todo delito en los casos en su contra).

El punto de Merchán: La cuestión central en el juicio que comenzó el lunes no son los pagos a la estrella de cine para adultos Stormy Daniels, en octubre de 2016, para ocultar su supuesta aventura con Trump (él niega que la aventura tuviera lugar). La cuestión central es por qué Trump los hizo.

El pago de dinero por silencio en sí mismo no es un delito. El delito que se alega en este caso es falsificación de documentos, como detalló el juez. Eso requiere la intención de ocultar, ayudar o cometer otro delito. En este caso, la Fiscalía alega que la intención era violar las leyes federales de financiación de campañas y también la ley estatal que prohíbe la «influencia ilícita» en unas elecciones, es decir, la interferencia electoral.

Este punto también se trató de forma inteligente durante la primera mitad de los procedimientos del lunes. La mañana se dedicó a resolver las disputas legales que quedaban antes de que comenzara el juicio, sobre todo acerca de las pruebas que podían utilizarse. El fiscal adjunto Joshua Steinglass avanzó hábilmente en la teoría de la interferencia electoral estructurando sus puntos probatorios en orden cronológico dentro de ese marco.

Steinglass comenzó con cuestiones relacionadas con la supuesta reunión de agosto de 2015, en la Torre Trump, en la que Trump, su antiguo amañador Michael Cohen y David Pecker, expresidente y consejero delegado de American Media, que publica el National Enquirer, supuestamente acordaron beneficiar a la campaña de Trump a través de un esquema de «atrapar y matar» para comprar historias salaces y luego enterrarlas para disminuir su capacidad de manchar la campaña presidencial de Trump.

Steinglass planteó entonces cuestiones legales que golpearon los otros momentos clave mientras se desarrollaba el supuesto esquema a lo largo de 2015 y 2016, terminando en los dos actores cruciales del pago: Daniels y Cohen. Fue un resumen virtuoso de lo que podemos esperar en el juicio.

Por supuesto, una cosa es, como también explicó el juez, que el fiscal haga esas acusaciones. Otra cosa es probarlas, y el fiscal Alvin Bragg debe hacerlo ahora. Trump, como recordó el juez a los posibles miembros del jurado, es inocente hasta que se demuestre su culpabilidad y el caso contra él debe probarse más allá de toda duda razonable. Trump dice que es inocente y, según todos los indicios, se opondrá enérgicamente al proceso.

Pero tenemos que ser precisos sobre cuál es la acusación que ahora será objeto de esa impugnación. En un nuevo libro, sostengo que dada la acusación y las pruebas probables, el uso de la etiqueta de «dinero por silencio» distrae de la cuestión principal del caso y disminuye su gravedad. Eminentes expertos están cada vez más de acuerdo, entre ellos uno de los principales constitucionalistas del país y otros destacados comentaristas jurídicos.

La esencia de los cargos aquí, por lo tanto, son tan significativos a su manera como los relativos a la interferencia electoral en la campaña de 2020, que han recibido más atención, un caso federal presentado por el fiscal especial Jack Smith y un caso de Georgia presentado por la fiscal del condado de Fulton, Fani Willis.

El supuesto intento de Trump en 2020 de derrocar a nuestro Gobierno distorsiona la percepción de la gravedad de los cargos relacionados con las elecciones de 2016. No podemos permitir que la naturaleza extrema del comportamiento posterior de Trump cambie el punto de referencia de lo que es un presunto delito grave. El caso de Manhattan cumple esa norma y algo más.

Los escépticos de la interferencia electoral sostienen que los cargos aquí son por falsificación de documentos por parte de la organización Trump en 2017, después de que concluyeran las elecciones de 2016, para ocultar lo que sucedió el año anterior de ser revelado. ¿Cómo podemos llamar a esto un juicio de interferencia electoral, preguntan, si las elecciones ya habían terminado cuando se produjeron los 34 presuntos delitos de falsificación de documentos?

Estas preguntas malinterpretan que el pago a Daniels fue en sí mismo presuntamente ilegal en virtud de la legislación federal y estatal, y estaba claramente destinado a influir en las elecciones de 2016. Cohen, como individuo, estaba limitado por ley a 2.700 dólares en contribuciones a la campaña. Sin embargo, transfirió US$ 130.000 en beneficio de la campaña, supuestamente por orden de Trump.

Por eso Cohen se declaró culpable de violaciones de la financiación de campañas federales (además de otros delitos), por los que fue encarcelado. Y nadie puede discutir seriamente que la razón por la que él y Trump supuestamente urdieron el plan fue privar a los votantes de información que podría haber cambiado el resultado de unas elecciones extremadamente reñidas.

La legitimidad del Gobierno estadounidense se basa en la honestidad de nuestras elecciones. Cuando se oculta información a los votantes, como alega Bragg que ocurrió aquí, se socava la democracia. Llamar a este juicio un mero caso de «dinero subrepticio» corre el riesgo de minimizar lo que está en juego. Se trata de una interferencia electoral y debemos decirlo.

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *