Inicio Fenix Comunidad 2.0

«Nadie debería tener que vivir con miedo»: Gobierno de Biden promulga una nueva norma para proteger la intimidad de quienes buscan atención sanitaria reproductiva

«Nadie debería tener que vivir con miedo»: Gobierno de Biden promulga una nueva norma para proteger la intimidad de quienes buscan atención sanitaria reproductiva
Prohibición del aborto con 6 semanas de gestación, a las urnas en Florida 4:57

(CNN) — Los pacientes tienen derecho a la intimidad en lo que respecta a su información médica, incluso cuando viajan a otro estado para someterse a un aborto, a un procedimiento de fertilización in vitro, a un control de natalidad u otros tipos de atención de la salud reproductiva, declararon funcionarios federales en una nueva regla.

La norma final, denominada Regla de privacidad de la HIPAA para apoyar la privacidad de la atención sanitaria reproductiva, se anunció este lunes y prohíbe la divulgación de la información sanitaria de un paciente en lo que se refiere a la atención sanitaria reproductiva, además de reforzar la protección de la privacidad de ese paciente, su familia y los médicos que le prestan o facilitan la atención.

Esto significa que la norma impide que los historiales médicos se utilicen en contra de las personas por proporcionar o recibir ciertos tipos de atención sanitaria reproductiva, incluso si un paciente viajó a otro estado para recibir esa atención, dijo Melanie Fontes Rainer, directora de la Oficina de Derechos Civiles, en una conferencia de prensa este lunes.

«Esta norma prohíbe a los regulados por la HIPAA —proveedores de atención sanitaria, planes de salud, cámaras de compensación y sus asociados comerciales— utilizar o divulgar la información sanitaria protegida de una persona para llevar a cabo una investigación o imponer responsabilidad a cualquier persona por el mero hecho de buscar, obtener, proporcionar o facilitar atención sanitaria reproductiva legal, incluido el aborto», dijo Rainer, refiriéndose a la Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico de 1996.

«Si una persona recibe atención médica reproductiva, como una prueba de embarazo o tratamiento para un embarazo ectópico, y esa atención médica reproductiva es legal en el estado donde se recibe la atención, la información sobre la atención no puede ser revelada o utilizada por el proveedor de atención médica o plan de salud para una investigación, o para imponer la responsabilidad por la aplicación de la ley en el paciente o el proveedor», dijo. «Y si la atención sanitaria reproductiva, como la anticoncepción, está protegida, exigida o autorizada por la legislación federal, incluida la Constitución, tampoco podrá utilizarse ni divulgarse en virtud de esta norma».

En general, «nadie debería tener que vivir con el temor de que sus conversaciones con su médico o los datos de sus reclamaciones médicas puedan utilizarse para perseguirle o seguirle la pista por buscar atención médica reproductiva legal», dijo Rainer.

El año pasado, la Oficina de Derechos Civiles publicó los cambios propuestos a la Norma de Privacidad de la HIPAA y recibió casi 30.000 comentarios del público en respuesta a lo que debería implicar la norma final, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU..

Ahora, la norma definitiva forma parte de un esfuerzo continuado de la administración Biden-Harris por proteger el acceso a la atención sanitaria reproductiva tras la anulación del caso Roe vs. Wade, declaró el Secretario del HHS, Xavier Becerra.

«Todos y cada uno de los estadounidenses siguen teniendo derecho a su intimidad, especialmente cuando se trata de información sanitaria muy privada y personal», declaró Becerra este lunes. «Según la legislación federal, tienen derecho a su intimidad. De eso se trata hoy: de asegurarse de que los estadounidenses que transmiten información sanitaria muy personal y privada a un proveedor sepan que tienen derechos».

La nueva norma llega en un momento en que 14 estados tienen prohibiciones totales del aborto.

Tras la sentencia del Tribunal Supremo de junio de 2022 en el caso Dobbs contra Jackson Women’s Health Organization, que eliminó el derecho constitucional al aborto en todo el país, casi dos decenas de estados de EE.UU. han prohibido o limitado el acceso a este procedimiento. Los estados donde el aborto está más limitado registran tasas más elevadas de mortalidad materna e infantil, así como una mayor inseguridad económica.

Muchas pacientes que viven en estados con restricciones al aborto han tenido que viajar a estados sin restricciones para poder recibir atención, dijo Rainer este lunes.

Según la nueva norma, «cuando una mujer viaja de un estado donde la atención podría estar prohibida a otro para recibir atención sanitaria reproductiva legal, independientemente de cuál sea esa atención sanitaria —ya sea una píldora, un procedimiento o simplemente un examen médico—, cuando esa mujer vuelva a casa, su historial médico estará protegido», dijo Rainer.

«Ella misma, sus proveedores, sus proveedores a domicilio que literalmente no tuvieron nada que ver con la atención que recibió en primera instancia, estarán protegidos, y podrán decir ‘No, no pueden tener esta información'», dijo Rainer. «El proveedor del estado al que viajó también estará protegido frente a la posibilidad de que la gente intente obtener ese tipo de atención médica, que es uno de los principales objetivos de esta norma: que las mujeres puedan buscar atención, incluso frente al mosaico de leyes que tenemos ahora en todo el país».

La lucha en torno al aborto continúa en muchas legislaturas y tribunales estatales. Recientemente, el 9 de abril, el Tribunal Supremo de Arizona restableció una ley de 1864, de la época de la Guerra Civil, que prohibía el aborto en casi todas las circunstancias. La sentencia, sin embargo, se ha suspendido durante dos semanas, y mientras tanto sigue vigente la prohibición de las 15 semanas.

La ley antiaborto de 1864, vigente en Arizona 1:00

Además, el Tribunal Supremo de EE.UU. escuchó en marzo los argumentos de un caso contra la píldora abortiva y esta semana verá un recurso contra la prohibición casi total de Idaho. En Florida, una prohibición de seis semanas sustituirá a la actual prohibición de 15 semanas el 1 de mayo.

Aunque la nueva norma final es un paso en el esfuerzo por proteger los derechos reproductivos de las mujeres en Estados Unidos, Becerra dijo que no deshará por completo los efectos que la anulación de Roe contra Wade ha tenido en las pacientes de todo el país.

«No nos hacemos ilusiones de que todo lo que el presidente nos ha instado a hacer con nuestras autoridades vaya a deshacer Dobbs», dijo Becerra. «Dobbs quitó derechos. Hasta que no tengamos una ley nacional que reinstaure Roe v. Wade, vamos a tener problemas».

— Annette Choi y Devan Cole de CNN contribuyeron a este informe.

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *