Inicio Fenix Comunidad 2.0

Los críticos de Trump esperan que una opinión del juez conservador Antonin Scalia pueda influir en la Corte Suprema en el litigio sobre la 14° Enmienda

Los críticos de Trump esperan que una opinión del juez conservador Antonin Scalia pueda influir en la Corte Suprema en el litigio sobre la 14° Enmienda
Juez Antonin Scalia y Donald Trump. Crédito: Getty

(CNN) — Los grupos liberales que esperan mantener al expresidente Donald Trump fuera de la votación por su papel en el ataque al Capitolio de Estados Unidos del 6 de enero de 2021 están recurriendo a una fuente sorprendente mientras presentan su caso ante la Corte Suprema: el fallecido juez Antonin Scalia y varios de los actuales conservadores de la corte.


Las fuerzas que se oponen a Trump están citando una opinión coincidente de 2014 de Scalia, un héroe del movimiento legal conservador que murió en 2016, como prueba de que la «prohibición de insurrección» de la 14° Enmienda se aplica a los expresidentes, no solo a los funcionarios federales de base.

El caso de gran repercusión determinará si Trump puede volver a presentarse a las elecciones presidenciales. Los argumentos orales están programados para el próximo jueves.

En un tribunal donde los conservadores tienen una supermayoría de 6-3, incluidos tres designados por Trump, citar a Scalia no es una coincidencia. Los defensores esperan convencer a los jueces de que pueden descartar los argumentos de Trump de una forma que siga ajustándose a los principios legales conservadores.

«Invocar a Scalia es una especie de intento de citar alguna autoridad moral para uno de los grandes originalistas del tribunal», dijo el profesor de la Facultad de Derecho de Notre Dame Derek Muller, experto en el caso. «No están citando a cualquiera».

Trump alega que los presidentes no son «funcionarios» de Estados Unidos, término utilizado en la 14° Enmienda posterior a la Guerra Civil, por lo que la prohibición no se le aplica. En su lugar, argumenta, el término «funcionarios» está destinado a capturar a aquellos cargos que son nombrados por el presidente, prestan juramento de defender la Constitución y luego se involucran en una insurrección.

Sus oponentes, entre los que figuran grupos liberales y varios exfuncionarios republicanos, se oponen a esa interpretación en una serie de escritos de «amigos del tribunal» presentados el miércoles.

El «texto llano exige» que la enmienda se aplique a los expresidentes, dijo a los jueces el Centro de Responsabilidad Constitucional, una organización progresista de defensa legal, en un escrito que citaba a Scalia. Históricamente, escribió el grupo, «los funcionarios de cada rama del gobierno se referían al presidente como un funcionario de Estados Unidos».

El exjuez de apelaciones conservador J. Michael Luttig, que se ha convertido en un crítico abierto de Trump, también citó a Scalia en un escrito al tribunal esta semana.

La opinión coincidente de Scalia, a la que se unieron el presidente de la Corte Suprema, John Roberts, y otros dos conservadores, se refería a una disputa entre un sindicato y un distribuidor de soda. El difunto juez escribió que todos los «funcionarios» de Estados Unidos deben ser nombrados por el presidente «excepto cuando» la Constitución «disponga otra cosa».

Es en esa salvedad en la que los críticos de Trump basan su argumento.

La interpretación de Scalia ha suscitado fuertes críticas de otros conservadores, en particular de Joshua Blackman, profesor de la Facultad de Derecho del Sur de Texas, en Houston, que espera participar en los argumentos la próxima semana, en parte para explicar su lectura de la opinión de Scalia y de una breve carta que el difunto juez escribió semanas después.

Blackman cree que sería un error considerar el lacónico lenguaje de Scalia en la concurrencia y en la carta como una declaración definitiva de cuál era su postura.

«Parte del problema de este caso es que la gente litiga sobre este asunto en blogs y artículos de revistas jurídicas que no se revisan», dijo Blackman. «Algunos de estos argumentos tienen problemas sustanciales».

La opinión concurrente de Scalia es una instancia en la que los defensores anti-Trump están destacando declaraciones pasadas de los conservadores de la corte para contrarrestar los argumentos del expresidente.

Juez Antonin Scalia y Donald Trump. Crédito: Getty

Otros han llamado la atención sobre una opinión que el juez Neil Gorsuch escribió en 2012 cuando era juez del 10° Tribunal de Apelaciones del Circuito de Estados Unidos. Gorsuch escribió que a los estados se les permitía excluir a los candidatos de la votación si eran constitucionalmente inelegibles para servir en el cargo que buscaban.

Aunque no se menciona en los escritos recientes, un caso del mes pasado abordó indirectamente una de las cuestiones más técnicas en la disputa sobre la papeleta electoral de Colorado: si ciertas disposiciones constitucionales pueden aplicarse por sí solas (lo que se conoce como «autoejecución») o si primero requieren que el Congreso apruebe una ley. El Partido Republicano de Colorado argumenta que la cláusula antiinsurrección del caso de Colorado exige que el Congreso intervenga primero.

Durante los argumentos del 16 de enero en un caso sobre si los estados pueden ser demandados directamente cuando el gobierno se apropia de propiedad privada, el juez Samuel Alito, conservador, planteó preguntas difíciles a ambas partes, pero en un momento dado pareció cuestionar la noción de un derecho constitucional que requiera una ley del Congreso.

«Parece un derecho muy débil si… está sujeto a limitaciones de ese tipo», dijo Alito.

La cuestión de si las referencias a tales declaraciones pasadas influyen en el tribunal está abierta.

«Muchas veces, los miembros del tribunal se respetan mucho entre sí, pero no están de acuerdo con lo que han dicho», dijo Muller. «Pero para consumo público, ciertamente puede ser persuasivo».

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *