Inicio Fenix Comunidad 2.0

Las Fuerzas Armadas de Ucrania anuncian su retirada de la ciudad clave de Avdiivka

Las Fuerzas Armadas de Ucrania anuncian su retirada de la ciudad clave de Avdiivka
Ucrania: El reto para movilizar nuevos soldados 2:31

(CNN) —  Rusia capturó a algunos soldados ucranianos durante la retirada de las fuerzas de Kyiv de la ciudad clave de Avdiivka, según el comandante de las fuerzas del sur de Ucrania.

Ucrania anunció el viernes su retirada de la localidad, al noroeste de la ciudad de Donetsk, tras algunos de los combates más intensos de la guerra rusa en Ucrania.

La medida se adoptó tras la intensificación de los ataques de Moscú contra la zona en las últimas semanas, cuando Rusia la bombardeó con ataques aéreos y artillería y envió oleadas y más oleadas de asaltos terrestres con vehículos blindados y soldados.

La retirada de la ciudad era «la única solución correcta», dijo el comandante de las fuerzas del sur de Ucrania, Oleksandr Tarnavskyi, en un mensaje de Telegram el viernes, añadiendo que algunos soldados habían sido capturados durante el proceso.

«En una situación en la que el enemigo avanza sobre los cadáveres de sus propios soldados con una ventaja de diez a uno en proyectiles, bajo un bombardeo constante, esta es la única solución correcta», dijo. Las tropas rusas son «numéricamente superiores en personal, artillería y aviación», añadió Tarnavskyi.

Las fuerzas de Moscú habían llevado a cabo 20 ataques aéreos y más de 150 ataques de artillería en la zona en las últimas 24 horas, dijo, añadiendo que los rusos estaban «prácticamente borrando la ciudad de la faz de la tierra».

La decisión se produce pocos días después de que el nuevo jefe militar de Ucrania, Oleksandr Syrskyi, y el ministro de Defensa, Rustem Umerov, visitaran las líneas del frente en Avdiivka, comprometiéndose a enviar refuerzos para «impedir que el enemigo avance más profundamente».

Sin embargo, el jueves las fuerzas ucranianas que luchaban por mantener la ciudad describían unas condiciones «infernales» y al enemigo «llegando desde todos los flancos».

Syrskyi dijo en un post de Facebook el viernes que ordenó la retirada «para evitar el cerco y preservar la vida y la salud de los militares» y que estaba moviendo las tropas para defender «líneas más favorables».

Oleksandr Syrskyi (Crédito: Valentyn Ogirenko/Reuters)

Dijo que los soldados ucranianos habían hecho «todo lo posible para destruir las mejores unidades militares rusas e infligido pérdidas significativas al enemigo en términos de mano de obra y equipo».

Ucrania estaba «tomando medidas para estabilizar la situación y mantener las posiciones,» dijo, añadiendo que «la vida del personal militar es del más alto valor.»

El comandante de la 3ª Brigada de Asalto ucraniana, que como una de las unidades más aguerridas de Ucrania había sido enviada a defender Avdiivka, dijo que la retirada significaba que las tropas ucranianas podrían «volver y golpear aún más fuerte».

«Agradezco al mando su meditada decisión», dijo Andrii Biletsky en un post de Telegram el sábado. «Doy las gracias a los soldados por la valiente lucha que han librado contra el enemigo en Avdiivka ante la absoluta superioridad numérica de los rusos en hombres, equipos y proyectiles», añadió.

Rusia también ha sufrido inmensas pérdidas en su ofensiva sobre Avdiivka, pero Moscú parece haber calculado que, dada su ventaja numérica, merecían la pena.

Un golpe indudable para Ucrania

La retirada de Ucrania representa una ganancia tangible para Moscú y es un indicio de cómo la guerra parece haber girado a favor de Putin en los últimos meses.

La localidad se encuentra inmediatamente al noroeste de la ciudad de Donetsk, bajo control ruso desde 2014. Como tal, la captura de Avdiivka hace que Donetsk esté mucho mejor protegida y que para Ucrania sea más difícil de atacar. También cuenta con una enorme planta de coque en sus afueras, así como con una línea de ferrocarril que la atraviesa, lo que podría facilitar líneas de suministro rusas más eficaces.

Su pérdida es un golpe indudable para Ucrania.

Una contraofensiva lanzada hace meses con el objetivo de recuperar un territorio sustancial ha fracasado y el país está viendo señales de que el apoyo de Occidente, antaño sólido como una roca, está disminuyendo, sobre todo por parte de su aliado clave, Estados Unidos.

Y con Ucrania a la zaga en otras partes del frente, el nuevo jefe del ejército ucraniano, Syrskyi, se enfrenta a un enorme desafío para enfrentarse a Rusia.

Las tropas de Moscú pasaron a la ofensiva en torno a Avdiivka en octubre. Desde entonces, se convirtió en un punto de intensos combates con bombardeos rusos a todas horas y oleadas de soldados y vehículos blindados presionando.

Rusia había concentrado sus esfuerzos en cercar Avdiivka y hacerse con el control de las zonas cercanas.

Un oficial ucraniano, Serhii Tsekhotskyi, declaró recientemente a la televisión ucraniana que Rusia estaba desplegando un gran número de soldados en la batalla por Avdiivka. Insistió en que estaban matando a muchos.

«No perdonan a su pueblo», afirmó.

El asalto ruso fue similar a las tácticas de «picadora de carne» utilizadas para capturar Bajmut el año pasado, donde una fuente de la OTAN estimó que por cada soldado ucraniano muerto, Rusia perdió cinco.

Sin embargo, los avances de Moscú en Avdiivka se habían visto frenados por las tropas ucranianas, fuertemente atrincheradas en la zona.

En noviembre, CNN detalló cómo el soldado ucraniano Oleh Sentsov, anteriormente un famoso cineasta, filmó una batalla de 5 horas con cascos y cámaras corporales en Avdiivka, ilustrando la crueldad de la guerra y los horrores de las trincheras. Él y sus hombres se encontraron luchando desde todos los flancos, atrapados en un movimiento de las tropas rusas.

«Nuestro grupo de asalto tenía que mantener una trinchera de 150 metros de ancho. Entramos, avanzamos 50 metros y no pudimos avanzar más porque allí había una fuerte resistencia por parte de mucha infantería enemiga», dijo Sentsov en una rara entrevista con CNN.

Ucrania afirmó haber asestado golpes masivos a personal y equipos militares rusos desde el comienzo de la renovada ofensiva rusa.

El presidente Volodymyr Zelensky calificó en diciembre los combates en la ciudad de «embestida» y dijo que la batalla podía «determinar en muchos sentidos el curso general de la guerra».

Presión en el frente

La toma de la ciudad se produce mientras Ucrania advierte que se enfrenta a una renovada ofensiva rusa en gran parte de la línea del frente, con intensos combates en el noreste a lo largo de un tramo de territorio en el que confluyen las regiones de Járkov y Luhansk.

Las fuerzas de Moscú no han logrado grandes avances en esa zona, pero Ucrania se ha visto obligada a renunciar a algunos focos de territorio que había reconquistado en su exitoso avance de finales del verano de 2022.

La reciente oleada de ofensivas rusas se produce cuando Ucrania también ha dicho que se enfrenta a una grave escasez de municiones, esenciales para sus tropas en el campo de batalla.

El asesor de seguridad nacional del presidente Joe Biden advirtió a finales del año pasado: «Nos estamos quedando sin dinero y casi sin tiempo».

El 7 de febrero, los republicanos del Senado bloquearon un importante acuerdo fronterizo bipartidista y un paquete de ayuda exterior con asistencia para Ucrania e Israel, en medio de un torrente de ataques al proyecto de ley por parte del expresidente Donald Trump y los principales republicanos de la Cámara de Representantes. La Casa Blanca está haciendo otro intento de obtener la aprobación del Congreso para la ayuda militar a Kyiv, pero no está nada claro si los republicanos de la Cámara, en particular, la apoyarán.

Desde el ataque de Hamas a Israel el año pasado y el creciente conflicto en Medio Oriente, existe la preocupación de que Ucrania esté perdiendo importancia en la agenda de Occidente.

Mientras tanto, Zelensky anunció a principios de febrero la destitución del general Valerii Zaluzhnyi, máximo comandante de Ucrania, lo que supone la mayor reorganización militar desde el inicio de la invasión rusa a gran escala hace casi dos años.

Las elecciones rusas del mes que viene ofrecen a Putin un incentivo aún mayor para obtener una victoria en Ucrania. El líder del Kremlin se presenta a un quinto mandato y se espera que consiga una victoria que le mantenga en el cargo hasta 2030.

De cara a 2024, los aliados de la OTAN temen que el presidente ruso intente una ofensiva más amplia tras su esperada victoria en las elecciones presidenciales de su país en marzo, unas elecciones que los observadores externos consideran una mera formalidad.

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *