Inicio Fenix Comunidad 2.0

Grecia legaliza el matrimonio entre personas del mismo sexo por primera vez en un país cristiano ortodoxo

Grecia legaliza el matrimonio entre personas del mismo sexo por primera vez en un país cristiano ortodoxo
Miembros de la comunidad LGBTQ+ y simpatizantes celebran frente al parlamento griego, después de la votación a favor de un proyecto de ley que aprobó el matrimonio civil entre personas del mismo sexo, en Atenas el 15 de febrero. Louisa Gouliamaki/Reuters

(CNN) — El parlamento griego aprobó el jueves una ley que legaliza el matrimonio entre personas del mismo sexo, en una victoria histórica para los derechos humanos en Grecia y convirtiéndolo en el primer país de mayoría cristiana ortodoxa en establecer el matrimonio igualitario para todos.

La decisión, apoyada por 176 de los 300 legisladores del parlamento y con 76 en contra, sigue a meses de discurso político y público polarizado, y ha sido bienvenida como una reivindicación largamente esperada por las parejas LGBTQ+ del país.

«Este es un hito para los derechos humanos, que refleja la Grecia actual: un país progresista y democrático, apasionadamente comprometido con los valores europeos», dijo el primer ministro de Grecia, Kyriakos Mitsotakis, en una publicación en X después de la votación.

Andrea Gilbert, miembro fundador de Atenas Pride, que ahora se acerca a su vigésimo aniversario, dijo a CNN: “Comenzamos como una comunidad invisible y marginada. Seguimos votando. Pagamos nuestros impuestos. Se hizo campaña. La legislación proporciona una base jurídica sobre la que seguir avanzando. Es particularmente significativo para las parejas jóvenes”.

Los derechos de los padres y de los niños son una piedra angular de la legislación, que permitirá a las parejas del mismo sexo adoptar y recibir pleno reconocimiento parental.

Aunque Grecia introdujo las uniones civiles para parejas homosexuales hace casi una década bajo el gobierno de izquierda de Syriza, sólo los padres biológicos de los niños en esas relaciones fueron reconocidos como tutores legales. Ahora, ambos padres del mismo sexo pueden ser reconocidos como padres legales de sus hijos.

«La nueva ley finalmente brindará a los padres del mismo sexo cierta tranquilidad en cuestiones fundamentales, incluidos los derechos parentales del progenitor sobreviviente en caso de muerte de su pareja», dijo Katerina Trimmi, miembro de la Comisión Nacional Griega de Derechos Humanos y miembro del comité y abogada de la organización Rainbow Families. Sin embargo, señaló que esos padres deberán pasar por procedimientos formales de adopción, y dijo que los derechos de los padres podrían haberse establecido «de una manera más sencilla».

Las parejas del mismo sexo ahora también podrán adoptar en Grecia, pero no tener un bebé a través de una madre de alquiler. Como en gran parte de la Unión Europea, la gestación subrogada sigue siendo un tema espinoso y el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, quien presentó la legislación como “una cuestión de igualdad”, aclaró desde el principio que no era algo que estuviera dispuesto a abordar. «La idea de que las mujeres se conviertan en máquinas de producir hijos a pedido… eso no va a suceder».

El primer ministro de Grecia, Kyriakos Mitsotakis, habla en el parlamento el 15 de febrero. Louisa Gouliamaki/Reuters

Sin embargo, la nueva legislación reconoce el estatus de los hijos existentes, incluidos los adoptados o nacidos de madres de alquiler en el extranjero.

Afuera del Parlamento en Atenas el jueves, miembros de la comunidad LGBTQ+ dijeron a CNN que se sintieron vistos por primera vez mientras los legisladores se preparaban para votar el proyecto de ley. El estudiante de ingeniería informática Sergio Berezovski, de 20 años, describió la votación como un “verdadero momento histórico” y agregó que “puedo salir, ser yo mismo y tener los mismos derechos que el resto de la gente de la sociedad. Simplemente me siento visibilizado, esa es la parte más importante”.

Sociedad dividida

La preparación para la votación fue una batalla cuesta arriba con muchas emociones. En Grecia, el impulso provino de un partido de centro derecha, en el que muchos de sus votantes apoyan los valores familiares tradicionales.

Hasta el momento 15 de los 27 miembros de la Unión Europea ya han legalizado el matrimonio entre personas del mismo sexo y Mitsotakis, fortalecido por un nuevo mandato reciente, se mantuvo firme para llevar adelante el proyecto de ley, señalando su intención de que su Gobierno se alinee aún más con las fuerzas más progresistas de la UE.

Las encuestas muestran que, en esencia, la sociedad griega sigue siendo un país de valores y estructuras familiares tradicionales, mientras que sigue a la zaga de otros países occidentales en cuestiones de igualdad de género. En 2022, Atenas ocupó el último lugar en el Índice de Igualdad de Género de la UE, con solo una ligera mejora en 2023.

Una encuesta reciente realizada por Metron Analysis mostró que, aunque el 62% de los encuestados dijeron estar a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo, el 69% estaba en contra de la paternidad entre personas del mismo sexo. Las encuestas dirigidas exclusivamente a los jóvenes encuestados mostraron tasas de apoyo más altas.

El proyecto de ley sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo provocó la ira de la influyente Iglesia Ortodoxa Griega, a la que pertenece más del 80% de la población.

En una carta dirigida a los 300 parlamentarios de Grecia antes de la votación, el órgano rector de la Iglesia dijo que el proyecto de ley coloca los derechos de los adultos homosexuales por encima de los intereses de sus futuros hijos, al permitirles «ser criados por parejas del mismo sexo y crecer sin padre ni madre en un entorno de roles de género confusos”.

Personas grecoortodoxas participaron en una protesta contra la legislación el 15 de febrero en Atenas. Crédito: Milos Bicanski/Getty Images

Los obispos de alto rango han amenazado con movilizaciones. En una manifestación de protesta frente al parlamento, manifestantes con crucifijos, incluidos sacerdotes vestidos con túnicas, se unieron a simpatizantes de ultraderecha para cantar “Quiten sus manos de nuestros niños”.

El Gobierno de centroderecha de Nueva Democracia que patrocinó el proyecto de ley no logró obtener el apoyo de algunos de sus 158 políticos en el parlamento de 300 escaños, lo que requirió votos de los partidos de oposición de centro y de izquierda para que la legislación fuera aprobada.

El estudiante de informática Alexis Rafailides, de 21 años, dijo que la votación del jueves fue importante porque hay “mucha” discriminación contra la comunidad en Grecia. «No sentí que podía ser yo mismo durante tanto tiempo hasta que conocí a más personas como yo», dijo.

Impulso político

Días después de su segundo mandato, fortalecido por una victoria electoral aplastante que vio al centro y al centroizquierda sufrir pérdidas catastróficas, Mitsotakis prometió su apoyo a la legislación sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo.

El ascenso de Stefanos Kasselakis, un desconocido político greco-estadounidense abiertamente gay cuyas habilidades de comunicación ayudaron a catapultarlo al mando de Syriza, el principal partido de oposición, en septiembre, puede haber servido como un impulso político. «Me pareció como si Mitsotakis estuviera dando a las fuerzas progresistas una zanahoria que usaría en el momento conveniente, pero sin dar detalles específicos», dijo Kasselakis.

Acompañado por su antiguo socio estadounidense Tyler McBeth durante toda su campaña, Kasselakis mantuvo su relación entre personas del mismo sexo en el ojo público griego.

En octubre, la pareja se casó en Estados Unidos. Al dirigirse a los medios griegos en ese momento, Kasselakis generó más controversia: «Nos gustaría tener dos niños, Apolo y Elías… a través de una madre sustituta».

Dijo que la nueva ley era un paso en la dirección correcta. “He sido muy afortunado. He vivido en sociedades muy abiertas. Pero no todos en Grecia lo han hecho”.

Stelios Pandazopoulos, de 48 años, dijo a CNN que nunca consideró el matrimonio “porque nunca tuve la oportunidad. No se me permitió pensar en eso. Era un derecho para otras personas”. La votación es “la primera vez que me siento un poco más completo, un poco más humano, un poco más igualitario”, añadió el arquitecto.

Libertad para soñar

El momento político es significativo más allá de las fronteras de Grecia. La legislación alinea al país con otras 20 naciones europeas y fortalece sus credenciales en materia de derechos humanos antes de las próximas elecciones europeas. También ayuda a distanciar al partido gobernante de las recientes acusaciones de escuchas telefónicas de sus oponentes, rechazo de inmigrantes y retroceso en la libertad de prensa. Grecia ocupó el último lugar entre los países de la UE en la Clasificación Mundial de Libertad de Prensa 2023 de Reporteros Sin Fronteras.

Sin embargo, existe un riesgo político. En las últimas elecciones griegas hubo un aumento de la ultraderecha, con tres partidos ingresando al parlamento. Juntos ostentan un bloque de más de 30 escaños. Los tres votaron en contra de la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo, y la legislación aún podría impulsar a algunos votantes enojados hacia la derecha antes de las elecciones europeas de junio.

Para activistas y miembros de la comunidad LGBTQ+ como Angelo, de 24 años, que dejó su aldea cerca de la ciudad agrícola de Karditsa para vivir con su novio en Atenas y que se negó a dar su apellido “para asegurarse de que su familia no se entere”, se ha ganado una batalla en su lugar de nacimiento, el lugar de nacimiento de la democracia.

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *