La segunda mitad del clásico del fútbol peruano dejó buenas sensaciones futbolísticas en Universitario de Deportes pese a que el marcador no se movió y se regresaron a Ate con un punto en el bolsillo, un remate de Edison Flores al palo, una jugada ‘Maradoniana’ de Piero Quispe y un Matías Di Benedetto golpeado que dejó la cancha a los 48 minutos. El fútbol y dominio de la medular se dio con el ingreso de ‘Orejas’ por el combativo ‘Tunche’ Rivera.

En poco tiempo, el mundialista de Rusia 2018 despertó el nivel futbolístico de los cremas expuesto en los primeros 45 minutos para el olvido. Potenció el fútbol de Piero Quispe, quien se mostró más atrevido, y dio seguridad a Andy Polo para cambiar el rumbo a las arremetidas adivinadas por los íntimos.

Con ADN crema, los canteranos asoman como el tridente futbolístico que necesita la ‘U’ para acercarse más al gol a través de Alex Valera. La juventud y seguridad que transmite Diego Romero, el arquero crema de 21 años, despertó dudas en la reaparición de José Carvallo bajo los tres palos en el clásico, pero al final pesó la experiencia del seleccionado para su elección.

Carvallo y el mensaje a Alianza

Durante su visita al rival de toda la vida en Matute, el número ‘1′ del equipo de Ate resolvió cuando fue requerido por aire, apeló a su ‘maña’ para hacer tiempo y lo salvó el palo en el remate más claro de Alianza Lima por parte del atacante colombiano Pablo Sabbag. Después, Carvallo no tuvo mucha exigencia en su pórtico. Eso sí, camino a las duchas fue intervenido por la prensa y soltó una frase que tendrá eco en La Victoria. “Alianza siempre está acostumbrado a que le cobren todo, pero ahora con el VAR es diferente”, dijo el arquero.

Además, el experimentado jugador de 37 años saludó la buena noticia de volver a ver en libertad al preparador físico uruguayo Sebastián Avellino, quien estuvo detenido en una cárcel de Brasil por actos racistas.

Por otro lado, mientras estuvo en la cancha, el ‘Tano’ Di Benedetto anuló al ‘Jeque’ Sabbag, el ‘9′ potente que jugó como esperanza de gol de los blanquiazules en Matute. Sin embargo, en una jugada, el argentino se torció el tobillo al caer y por más que volvió a jugar tuvo que pedir su cambio y dejar la cancha por el insoportable dolor que no lo dejaba ni pisar bien. Marco Saravia, su compañero de zaga, lo suplió desde el minuto 48 haciendo dupla con ‘Tarzán’ Riveros, de gran valor futbolístico.

“Espero que sea leve y no un esguince”, dijo el argentino, quien se hará una resonancia magnética para saber la gravedad de la lesión.

Recibe : te enviaremos el mejor contenido deportivo, como siempre lo hace Depor.

TE PUEDE INTERESAR