Inicio Fenix Comunidad 2.0

Exguionista de «Friends» recuerda que trabajar en la serie no fue un «trabajo de ensueño»

Exguionista de «Friends» recuerda que trabajar en la serie no fue un «trabajo de ensueño»
Matthew Perry dice que estuvo al borde de morir cuando estaba en «Friends» 1:22

(CNN) — La exguionista de televisión Patty Lin dice que, aunque trabajar en «Friends» sigue siendo su mérito más reconocible, eso no significa que le encantara su tiempo en la exitosa serie.

Lin escribe en sus memorias, próximas a publicarse, «End Credits: How I Broke Up with Hollywood», que después de trabajar como guionista de televisión durante una década abandonó Hollywood en 2008, tras escribir guiones para «Freaks and Geeks», «Desperate Housewives» y «Breaking Bad».

Cuando se le presentó la oportunidad de escribir para «Friends», no pudo negarse. Escribió para la séptima temporada de la serie, de 2000 a 2001.

«Mi desilusión [con el negocio] había comenzado en mi primer trabajo como guionista, pero se aplacó momentáneamente por una experiencia positiva en ‘Freaks and Geeks'», escribe Lin en un extracto de su libro, publicado por Time.

Dice que le entusiasmó conocer al reparto: Jennifer Aniston, Courteney Cox, Lisa Kudrow, Matthew Perry, David Schwimmer y Matt LeBlanc.

«La novedad de ver grandes estrellas de cerca se esfumó rápidamente, junto con mi entusiasmo por el desayuno», escribe Lin, y añade: «Los actores parecían descontentos de estar encadenados a un viejo y cansado programa cuando podrían estar diversificándose, y sentí que se preguntaban constantemente cómo les serviría específicamente cada guion».

Lin afirma que si a los actores no les gustaba un chiste «lo estropeaban deliberadamente, sabiendo que lo reescribiríamos».

«Decenas de chistes buenos se desechaban solo porque uno de ellos murmuraba la frase con la boca llena de tocino», escribe.

«Luego todos se sentaban en torno al departamento de Mónica y Chandler y discutían el guion. Era la primera oportunidad que tenían los actores de expresar sus opiniones, y lo hacían a gritos», continúa. «Rara vez tenían algo positivo que decir y, cuando planteaban problemas, no sugerían soluciones viables. Como se consideraban guardianes de sus personajes, a menudo decían que nunca harían o dirían tal o cual cosa. A veces resultaba útil, pero, en general, esas sesiones tenían un carácter funesto y agresivo que carecía de la ligereza que cabría esperar del rodaje de una sitcom«.

Lin añade que había camarillas entre el personal y que sus jornadas eran de 12 horas. Sufría el síndrome del impostor porque «al ser la única guionista asiática», se preguntaba si era una contratación por diversidad.

«Más tarde, me enteré de que el síndrome del impostor es una experiencia común entre las minorías raciales que trabajan en campos en los que carecen de representación», escribe Lin.

Al final, dice Lin, «no aprendí mucho, salvo que no quería volver a trabajar en una comedia de situación. Pero la elección estaba clara en aquel momento. Y, para bien o para mal, «Friends» seguiría siendo mi crédito más reconocible».

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *