Inicio Fenix Comunidad 2.0

Estas son las bebidas más y menos saludables según Harvard

Estas son las bebidas más y menos saludables según Harvard

La cantidad de líquido que una persona debe consumir diariamente puede variar según diversos factores, como la edad, el peso, el nivel de actividad física, el clima y la salud general. Sin embargo, una recomendación general es beber unos 2 litros al día. Algunas fuentes sugieren incluso mayores cantidades, como 3 litros para los hombres y 2,2 litros para las mujeres.

Una hidratación adecuada es esencial para la regulación de la temperatura corporal, la lubricación de las articulaciones, el transporte de nutrientes y la eliminación de desechos a través de la orina. Mantenerse bien hidratado es clave para la concentración y la función cognitiva, así como a la salud de la piel.

Opciones para hidratarse hay muchas. La primera es el agua y los humanos dependieron de ella durante millones de años. Con la introducción de la agricultura y la ganadería llegó la leche. Más tarde se introdujo la cerveza, el café o el . Y ya en las sociedades modernas llegaron las refrescos, la bebidas deportivas, las dietéticas… Con tantas opciones es difícil saber cuáles son más sanas y cuáles no lo son tanto.

Y es que tomar el líquido necesario es esencial para el organismo, pero obviamente no todas las bebidas son iguales. Lo que bebes, como lo que comes, tiene un impacto en tu salud. Tanto es así que, aunque se consuman alimentos sanos, el consumo excesivo de bebidas poco saludables (aunque no sean alcohólicas) puede contrarrestar los beneficios de una dieta equilibrada.

Para salir de dudas, la nueva Guía de Vida Saludable 2023/2024 elaborada por expertos de la Universidad de Harvard nos orienta sobre las bebidas que son más y menos sanas.

Las bebidas más sanas

El agua es la mejor opción para saciar la sed. El café y el té , sin edulcorantes añadidos, también son opciones saludables. Estas son las razones que apunta Harvard:

Agua

«Hay muchas opciones sobre qué beber, pero el agua es la mejor opción. No tiene calorías y es tan fácil de encontrar como el grifo más cercano», apunta la guía de Harvard.

El agua representa el 60% del peso corporal de un adulto. Ayuda a restaurar los líquidos perdidos a través del metabolismo, la respiración, la sudoración y la eliminación de desechos. Es la bebida sin calorías perfecta para saciar la sed y rehidratar el cuerpo.

Café

Los estudios sugieren que cuando se consume con moderación, el café puede considerarse una bebida saludable.

Harvard apunta que una cantidad moderada de café durante el día son de 2 a 5 tazas, lo que equivale a 400 mg de cafeína. Esta cantidad se asocia con menos riesgo de enfermedades crónicas.

El es la bebida más popular del mundo después del agua. La mayoría de los tés tradicionales son ricos en polifenoles, unos compuestos bioactivos con acción antioxidante que protegen las células del daño de los radicales libres.

Los estudios sugieren que el consumo de 2 a 3 tazas de té al día se asocian con menos riesgo de muerte prematura, enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y diabetes tipo 2, recuerda Harvard.

Bebidas para tomar con moderación

Harvard apunta que los zumos de frutas, la leche y las bebidas dietéticas elaboradas con edulcorantes bajos en calorías deben tomarse en cantidades moderadas. «El alcohol, con moderación, también puede ser saludable para algunas personas, pero no para todas», asegura la institución.

Zumos de frutas envasados

Los zumos de fruta envasados carecen de fibra y de algunos nutrientes que se destruyen o eliminan durante el procesamiento. Sin fibra, se digieren rápidamente y pueden causar picos de azúcar en la sangre, lo que provoca hambre poco después de beberlos. Los zumos de frutas envasados se relacionan con aumento de peso y más riesgo de diabetes.

Si son zumos naturales, es importante no colarlos para aprovechar al máximo la fibra.

Leche

Aunque siempre se ha defendido el consumo de leche por su contenido en calcio, Harvard recuerda que las investigaciones sobre sus beneficios son contradictorias. Si bien puede tener efectos positivos en la presión arterial o los hueso, sus grasas no son buenas para la salud cardiovascular. Entre los productos lácteos, los yogures presentan más beneficios.

Bebidas dietéticas con edulcorante bajos en calorías

Los edulcorantes bajos en calorías se utilizan para endulzar bebidas dietéticas y otros muchos productos.

Aunque los resultados no son concluyentes, estudios han asociado el consumo de edulcorantes bajos en calorías con más riesgo de diabetes tipo 2 y aumento de peso, posiblemente debido a una menor saciedad y un aumento de los niveles de azúcar e insulina en la sangre, lo que provoca resistencia a la insulina.

Alcohol

La polémica está servida con el alcohol. Por consumo moderado se entiende una copa de vino al día y hay estudios que sugieren que puede tener beneficios cardiovasculares. Respecto a si el vino es mejor, Harvard recuerda que hay investigaciones que apuntan que el tipo de bebida alcohólica parece tener poco efecto sobre los beneficios cardiovasculares.

Bebidas que hay que evitar

En general, es mejor evitar las bebidas azucaradas como los refrescos, las bebidas deportivas y las bebidas energéticas, según Harvard.

Bebidas azucaradas

Estas bebidas son la mayor fuente de calorías y azúcar agregada en la dieta. Aportan muchas calorías y prácticamente ningún otro nutriente. Más allá del aumento de peso, el consumo habitual de estas bebidas cargadas de azúcar puede aumentar el riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas y otras enfermedades crónicas.

Bebidas deportivas

Las bebidas deportivas se anuncian para reponer la glucosa y los líquidos perdidos durante el ejercicio, pero faltan investigaciones en niños. Y el consumo de este tipo de bebidas entre los niños es bastante elevado según alerta la comunidad médica.

Las bebidas deportivas contienen menos azúcar que los refrescos y las bebidas energéticas, pero también aportan azúcares simples. Si se consumen sin practicar ejercicio pueden aumentar el riesgo de obesidad.

Bebidas energéticas

Suelen confundirse con las bebidas deportivas, pero las energéticas contienen cafeína, por lo que son aún peores si las consumen los niños.

Muchas bebidas energéticas contienen alrededor de 200 mg de cafeína, la cantidad que hay en dos tazas de café preparado. «Lo más preocupante es la falta de regulación sobre la seguridad de estas bebidas, así como las tácticas agresivas de marketing dirigidas a los adolescentes«, apunta Harvard.

El problema no es solo la cafeína. Después del agua, el azúcar es el ingrediente principal de las bebidas energéticas.

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *