Inicio Fenix Comunidad 2.0

Escabroso caso de asesinato adolescente conmociona a China y pone en evidencia a los niños «abandonados»

Escabroso caso de asesinato adolescente conmociona a China y pone en evidencia a los niños «abandonados»
Estudiantes de secundaria revisando exámenes, antes del Examen Nacional de Ingreso a la Universidad (NCEE), conocido como «gaokao», en Handan, en la provincia septentrional china de Hebei. (Crédito: Stringer/AFP/Getty Images)

Hong Kong (CNN) — El presunto asesinato de un niño de 13 años por parte de sus compañeros de clase en una zona rural del norte de China ha conmocionado a la nación, encendiendo acalorados debates sobre el acoso escolar, el crimen juvenil y la difícil situación de decenas de millones de niños criados en ausencia de sus padres trabajadores migrantes.

Tres adolescentes fueron detenidos por la Policía bajo sospecha de matar al niño en su escuela secundaria en una aldea en las afueras de la ciudad de Handan, en la provincia de Hebei, después de que su cuerpo desfigurado fuera encontrado enterrado en un invernadero abandonado, informaron los medios estatales la semana pasada.

Las autoridades en Handan dijeron que el niño, identificado por su apellido Wang, fue asesinado el 10 de marzo, y que todos los sospechosos fueron llevados bajo custodia policial al día siguiente.

El crimen aparentemente había sido planeado, ya que los investigadores encontraron que los sospechosos comenzaron a cavar la tumba poco profunda de Wang un día antes de que fuera asesinado, según la Policía.

La familia de Wang y su abogado dijeron en redes sociales que el niño había sido acosado durante mucho tiempo por los tres compañeros de clase, quienes tienen menos de 14 años.

Sus jóvenes edades, las acusaciones de acoso y la naturaleza macabra del presunto asesinato premeditado atrajeron amplia atención e indignación. Las discusiones sobre el incidente han dominado las redes sociales chinas en los días siguientes, atrayendo cientos de millones de vistas, con muchos exigiendo severos castigos para los perpetradores, incluida la pena de muerte.

La tragedia también puso el foco en la generación de niños «abandonados» de China, que viven en áreas rurales a menudo al cuidado de parientes, mientras sus padres buscan trabajo en ciudades. Wang y los tres sospechosos eran todos hijos de trabajadores migrantes rurales, informaron los medios estatales.

El bienestar de los niños «abandonados» se ha convertido en un sacrificio oculto del rápido ascenso económico de China, impulsado por cientos de millones de trabajadores migrantes rurales que pasaron años trabajando lejos de casa para mantener a su familia.

Más de uno de cada cinco niños en China, casi 67 millones menores de 17 años, son «abandonados» por sus padres, según el último censo de población del país en 2020. Numerosos estudios y encuestas han demostrado que tales niños son más vulnerables a problemas de salud mental como la depresión y la ansiedad, y al abuso y acoso.

La muerte de Wang es la última de una serie de incidentes trágicos que involucran a niños «abandonados» que han causado indignación pública en China en los últimos años. Estos niños a menudo fueron víctimas, pero en algunos casos también perpetradores, de crímenes violentos.

«Creo que este incidente puede ser solo la punta del iceberg. Todo el grupo de niños ‘abandonados’ necesita más apoyo en salud mental», dijo Shuang Lu, profesora asistente de trabajo social en la Universidad de Florida Central, quien ha estudiado el bienestar de estos niños.

El presunto asesinato

Wang, quien vivía con sus abuelos mientras su padre trabajaba en una provincia costera, desapareció la tarde del 10 de marzo después de salir de casa para encontrarse con sus compañeros de clase, informó el Beijing News, un medio estatal.

Fue visto por última vez en imágenes de una cámara de seguridad tomadas desde una tienda junto a la puerta de la escuela, sentado en la parte trasera de una motocicleta scooter con tres de sus compañeros de clase.

Antes de que desapareciera y su teléfono dejara de responder, todo su dinero en WeChat, la superaplicación de China, que ascendía a 191 yuanes (US$ 26), fue transferido a uno de los compañeros de clase, según su padre, quien corrió a casa al enterarse de su desaparición e inició sesión en la cuenta de redes sociales de su hijo en busca de pistas sobre su paradero.

A la mañana siguiente en la escuela, la Policía interrogó a los tres compañeros de clase, quienes previamente le habían negado a la familia de Wang que habían visto al niño. Uno de ellos finalmente le dijo a la Policía que Wang había sido asesinado y reveló dónde estaba enterrado, según el Beijing News.

El invernadero cubierto de maleza, rodeado por hierbas secas, estaba a solo unos 100 metros de la casa de uno de los sospechosos, según el Beijing News. El tío del niño, quien identificó el cuerpo, le dijo al medio que el rostro de Wang estaba «gravemente dañado».

El padre de Wang escribió en Douyin, la versión china de TikTok, que su hijo fue «golpeado hasta la muerte» y que su cuerpo quedó desfigurado «más allá del reconocimiento».

«(Espero que) el Gobierno sea justo, abierto y justo, imponga castigos severos, ¡y que los asesinos paguen con sus vidas!», escribió debajo de un video que mostraba capturas de pantalla de las imágenes de la cámara de seguridad que capturaron la última aparición pública de su hijo.

El padre de Wang no respondió a la solicitud de comentarios de CNN.

El abogado de la familia, Zang Fanqing, dijo en un video publicado en la red social Weibo este lunes que Wang había «sufrido acoso a largo plazo por parte de tres de sus compañeros de clase». El mensaje ha sido eliminado desde entonces.

Otro compañero de clase le dijo al canal estatal CCTV que los tres sospechosos habían encerrado repetidamente a Wang en un cobertizo cuando iban al baño durante los descansos de clase.

«(Wang) una vez escribió una nota al compañero de clase que estaba sentado frente a él, diciendo que no quería ir a clases, que quería morir», le dijo al canal.

La tía de Wang le dijo a CCTV que el niño recientemente había estado renuente a ir a la escuela y a menudo le pedía dinero a su abuelo antes de ir.

«Pensamos que el niño solo quería comprar algo de comida, así que no pensamos mucho al respecto. Ahora, pensándolo bien, todo parece un poco extraño», dijo.

Se culpó a sí misma por no notar las señales, recordando una publicación que Wang había escrito en redes sociales diciendo que tenía pensamientos suicidas.

«Pensé que estaba bajo presión académica, así que le dije: ‘No sientas ninguna presión sobre tus estudios. No importa si estudias bien o no'», dijo la tía.

Niños «dejados atrás»

Las preocupaciones sobre el acoso y la violencia entre los niños en edad escolar han ido en aumento en toda China, ya que un número creciente de incidentes han sido filmados con teléfonos celulares y difundidos en plataformas de video corto.

Los niños «abandonados» son particularmente vulnerables. En un estudio publicado en 2021, casi uno de cada tres informó acoso y victimización recurrentes, en comparación con uno de cada cuatro niños rurales que viven con sus padres.

Una encuesta de 2019 sobre niños «abandonados» realizada por una ONG con sede en Beijing encontró que el 90% de ellos sufrió abuso emocional, el 65% experimentó violencia física y el 30% dijo que había sido abusado sexualmente.

El crimen juvenil también ha aumentado en China en los últimos años. Entre 2020 y 2023, los fiscales acusaron a 243.000 menores, con un aumento promedio del 5% por año, informó CCTV a principios de este mes.

En 2021, China redujo la edad de responsabilidad penal de 14 a 12 años en una enmienda a su ley penal, aunque ordenó que tal enjuiciamiento debe ser aprobado por la Fiscalía Popular Suprema, el órgano superior del país para investigación y enjuiciamiento.

Lu, la académica que vive en EE.UU., dijo que la ley es solo un aspecto para abordar el problema después de que ha ocurrido, pero la clave para la prevención radica en una mejor atención a la salud mental de los niños.

«Debe haber algunas razones familiares o sociales profundamente arraigadas detrás del comportamiento de un niño. Si sus problemas de salud mental no se abordan fundamentalmente, (este tipo de tragedia) podría ocurrir nuevamente en el futuro», dijo, citando la necesidad de mejorar la conciencia sobre la salud mental, la prevención y la intervención entre los niños en la vasta campiña de China, donde el tema aún suele estar estigmatizado.

A largo plazo, la difícil situación de millones de niños «abandonados» solo puede abordarse reduciendo la desigualdad abismal entre el campo y las ciudades, dijo Lu. Durante décadas, las prósperas ciudades y fábricas de China han confiado en la mano de obra barata de innumerables migrantes sin otorgarles acceso a los beneficios sociales urbanos, incluida la educación para sus hijos.

Muchos niños «dejados atrás» solo pueden ver a sus padres durante las vacaciones, no más de unas pocas veces al año.

En Douyin, el padre de Wang publicó un video de su hijo jugando junto al mar y mirando hacia la cámara con una sonrisa.

«Papá te llevó a ver el océano por primera vez y te preguntó si te gustaba. Dijiste que sí, y desde entonces, cada vacaciones de verano te traería aquí. Incluso ahora, siento que estoy en un sueño», escribió.

«Papá nunca volverá a llevarte a ver el océano, mi pobre hijo».

— Los corresponsales de CNN Hassan Tayir y Wayne Chang contribuyeron a esta historia.

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *