Inicio Fenix Comunidad 2.0

Ensangrentados y con frío, estos venezolanos cruzaron la frontera de EE.UU. y quedaron atrapados en la batalla entre Texas y el Gobierno de Biden

Ensangrentados y con frío, estos venezolanos cruzaron la frontera de EE.UU. y quedaron atrapados en la batalla entre Texas y el Gobierno de Biden
Persiste el alambre de púas en el límite Texas-México 1:53

Eagle Pass, Texas (CNN) — A medida que la crisis de los migrantes continúa en la frontera entre Estados Unidos y México y más allá, las tensiones entre Texas y los funcionarios federales siguen siendo altas.

Aquí están los últimos acontecimientos:

Con frío, hambre y ensangrentados por los rasguños del alambre de púas.

Esta era la realidad de una pareja de venezolanos mientras esperaban durante dos días para entregarse a las autoridades de inmigración en el lado estadounidense del río Grande, bordeado de afiladas alambradas de púas y barreras fronterizas de contenedores de transporte.

Kevin, de 25 años, y Vanessa, de 21, abandonaron su hogar en Venezuela para dirigirse a México hace tres semanas, huyendo de un régimen contra el que han protestado durante años, según declararon el miércoles a CNN. Ahora se encuentran en medio de la actual batalla fronteriza entre Texas y el gobierno federal estadounidense.

Por motivos de seguridad, CNN solo facilita los nombres de pila de las parejas.

Con solo la ropa que llevaban puesta y una riñonera, los estudiantes de arquitectura, que hablaron con CNN a través de las gruesas capas de alambre de púas, dijeron que solo tenían una opción viable: cruzar el río a través de los altos niveles de agua y las fuertes corrientes, perdiendo la mayoría de sus pertenencias durante el viaje.

Su hogar ya no estaba en Venezuela, un lugar en el que, según la pareja, no tienen derechos. Y su hogar tampoco podía ser México, por lo peligroso que es, dijeron.

Su objetivo final, tras haber soportado las difíciles condiciones del viaje hasta Estados Unidos, era pedir asilo una vez que llegaran.

«Nos morimos de sed y de frío», dijo Kevin.

Vanessa y Kevin no habían comido desde que empezaron a esperar a las autoridades y solo pudieron compartir una botella de agua entre los dos, que un soldado de la Guardia Nacional de Texas les entregó a primera hora del miércoles, según dijeron.

Según la política federal, los inmigrantes como Kevin y Vanessa se habrían entregado hace dos días, habrían sido puestos bajo custodia de las autoridades federales y trasladados para ser procesados por inmigración. Pero en Eagle Pass, la zona apoderada recientemente por Texas, los inmigrantes que saltan la valla o se arrastran entre el alambre de púas son detenidos y acusados de allanamiento de morada, según el Departamento de Seguridad Pública de Texas.

El alambre de púas que bordea la frontera es tan denso que apenas se puede ver a través de él. Lo que sí se ve son trozos de tela, presumiblemente ropa, atrapados en medio de los bucles de alambre que se extienden a lo largo de los 3,5 kilómetros de valla.

Kevin y Vanessa, una pareja venezolana, detrás de un alambre de púas en la frontera entre México y Estados Unidos.
Crédito: CNN

A pesar de la sentencia de la Corte Suprema de esta semana que permite a los agentes federales de la Patrulla Fronteriza retirar la alambrada mientras se resuelve el recurso legal del estado contra su retirada, ésta sigue intacta.

La valla de alambre de púas fue instalada por las autoridades de Texas en la zona de Eagle Pass, que se convirtió recientemente en el epicentro de la crisis de migrantes y cerca de donde tres migrantes se ahogaron este mes.

El gobierno federal no tiene un plan inmediato para una expulsión masiva a menos que la situación cambie drásticamente o haya una emergencia, dijo a CNN una fuente policial familiarizada con las operaciones.

Sin embargo, teniendo en cuenta el fallo de la Corte Suprema del lunes, las fuerzas de seguridad federales pueden y van a cortar o retirar el alambrado según sea necesario para hacer cumplir las leyes de inmigración y en el caso de emergencias médicas, dijo la misma fuente.

Los agentes federales estaban preparados para romper la alambrada para prestar ayuda a cualquier persona en apuros o si se consideraba «necesario desde el punto de vista operativo», dijo otra fuente policial a CNN el martes.

La única forma de llegar al otro lado es subiendo y saltando por encima de uno de los contenedores de transporte que discurren paralelos a la valla de alambre de púas, y eso es exactamente lo que hicieron Kevin y Vanessa varias horas después de hablar con CNN, ayudándose mutuamente a saltar a la zona de Shelby Park.

Momentos después, se vio a miembros de la Guardia Nacional de Texas ponerse en contacto con agentes del DPS de Texas, que llegaron y se los llevaron bajo custodia, según observó un equipo de CNN.

La toma de Shelby Park por las autoridades de Texas es una disputa separada de la batalla legal del alambre de púas que también se espera que se desarrolle en los tribunales, añadió la misma fuente.

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *