Inicio Fenix Comunidad 2.0

El traslado de Estados Unidos a la «zona azul» de Costa Rica transformó la vida de esta familia para siempre

El traslado de Estados Unidos a la «zona azul» de Costa Rica transformó la vida de esta familia para siempre
Kema Ward-Hopper en Costa Rica con su marido Nicholas, su hija Aaralyn y su hijo Nicolai. (Fotografía: Kema C. Ward)

(CNN) — Cuando Kema Ward-Hopper y su entonces prometido Nicholas Hopper, ambos estadounidenses, decidieron casarse en Costa Rica, no tenían ni idea de que acabarían trasladándose allí unos años más tarde.

Pero una serie de acontecimientos devastadores llevaron a la pareja y a su hija Aaralyn, que ahora tiene 15 años, a una nueva vida en la «zona azul» del país centroamericano, una de las regiones del mundo donde la gente vive más y goza de mejor salud.

A Ward-Hopper, coach de salud y vida, le diagnosticaron cáncer de mama unos meses antes de su boda en 2016.

«[Había] empezado el tratamiento y todo», cuenta Ward-Hopper a CNN Travel. «Si ves fotos de mi boda, no tenía pelo, y realmente no me veía como yo misma. Pero estaba enferma».

Costa Rica, un lugar especial

Aunque no se había sentido bien antes de viajar a Costa Rica para su gran día, Ward-Hopper notó un cambio en sus niveles de energía durante el tiempo que pasaron allí.

«Me sentí mejor que nunca desde que me diagnosticaron la enfermedad», dice. «Cuando volvimos.

«Esa sensación de bienestar… pensé que estaba mejorando. Pero realmente parecía que era ambiental, porque al cabo de una semana, volvía a sentirme mal.

«Así que ese fue el primer indicador de que había algo especial en Costa Rica».

Ward-Hopper se sometió a una mastectomía unilateral antes de someterse a una operación de reconstrucción y la familia, afincada en Houston, Texas, intentó volver a la normalidad.

Sin embargo, sufrieron otro duro golpe cuando su casa fue destruida por un huracán de categoría 4 en agosto de 2017.

«Me sometí a la cirugía y luego el huracán Harvey golpeó Houston», dice ella. «Y acabamos perdiendo nuestra casa. Así que parecían un montón de cosas malas [sucediendo] una tras otra tras otra».

Después de luchar para encontrar un nuevo hogar, la pareja se dio cuenta de que ya no había nada que los retuviera a Houston, y decidieron que era hora de seguir adelante.

«Mi marido me dijo: ‘Bueno, vámonos del país'», añade Ward-Hopper.

Al principio se plantearon cuatro posibles destinos: Ghana, Suecia, México y, por supuesto, Costa Rica.

«Costa Rica acabó imponiéndose a los demás lugares de nuestra lista», añade Ward-Hopper, explicando que les impresionó el sistema sanitario y educativo del país, así como la protección del medio ambiente (Costa Rica es el primer país tropical que ha invertido la deforestación).

«Desde que nos fuimos de luna de miel, sentimos que queríamos volver allí y sentirnos bien», añade. Hay algo energético en estar en Costa Rica».

Un paso «fortuito»

«Hay algo enérgico en estar en Costa Rica», dice Ward-Hopper (Crédito: Kema C. Ward)

Ward-Hopper explica que la proximidad del país a Estados Unidos —Costa Rica está a menos de cuatro horas de Houston en avión— fue un factor importante en su decisión.

«Fue una casualidad», afirma. «Siento que si hubiéramos elegido uno de los otros lugares, habríamos investigado y preparado mucho más de lo que hicimos para Costa Rica».

En 2018, unos ocho meses después de decidir hacer de Costa Rica su nuevo hogar, la familia dejó Houston para empezar de nuevo en Pueblo Nuevo, un barrio situado en la península de Nicoya, una de las zonas azules del mundo, junto con Loma Linda en California, la italiana Cerdeña, la japonesa Okinawa y la griega Ikaria.

«Mi marido y yo vinimos primero y estuvimos aquí seis semanas sin mi hija», dice Ward-Hopper, explicando que habían firmado un contrato de alquiler en una propiedad que un amigo les había encontrado.

«Fue como una segunda luna de miel».

La pareja pasó el tiempo cuidando el jardín, conociendo a los lugareños y acostumbrándose a su nuevo entorno.

«Estábamos en la selva», dice ella, recordando cómo tuvieron que adaptarse a los sonidos y criaturas que venían con su nuevo entorno.

«Fue una aventura. Mi recuerdo de aquella época es muy grato. Cuando volvimos con nuestra hija, era temporada alta de lluvias. Así que fue toda una aventura en sí misma».

Como habían entrado en Costa Rica con un visado de turista, la pareja sólo podía permanecer en el país 90 días seguidos, y volvían periódicamente a Estados Unidos para renovar sus visados.

Afortunadamente, Ward-Hopper ya hablaba español antes de llegar y su hija tenía algunos conocimientos del idioma, lo que ayudó a la familia a hacer la transición más rápidamente.

«No sé si habríamos conseguido algunos de los acuerdos que hemos conseguido si no hubiéramos podido comunicarnos», dice, y añade que su marido, que dirige una empresa de logística, ha estado aprendiendo español durante su estancia allí.

Cuando la familia se instaló en Costa Rica, a Ward-Hopper, que describe su primer año en el país como «una larga experiencia de aprendizaje», le impresionó especialmente el fuerte sentido de comunidad del país.

«Tenía una idea de lo que creía que era la comunidad, pero se desvaneció por completo cuando llegué aquí y experimenté la verdadera comunidad», dice.

«Los lugareños te ayudaban tanto si te conocían como si no… Era increíble. La comunidad se preocupaba de verdad por los demás», agrega.

Se agrandó la familia

Su hijo Nicolai nació en Costa Rica en 2020. (Crédito: Kema C. Ward)

Según Ward-Hopper, Aaralyn se adaptó muy rápido y disfrutó de poder pasar tanto tiempo en la playa e ir a «muchas caminatas».

«Mi marido y yo comentamos que pudo tener una infancia como la que tuvimos nosotros en los años 80 y 90», dice.

«Poder salir fuera y jugar sin la vigilancia de tus padres».

La familia también descubrió que se sentía con más energía, lo que Ward-Hopper atribuye al acceso a fruta fresca, verduras y alimentos integrales, así como a un aire más limpio.

«Los beneficios para la salud de la zona azul, creo, aparecen más tarde en la vida», dice.

«Pero hemos notado que nos sentimos mejor cuando estamos aquí. Nuestra salud cardíaca y pulmonar parece ser mejor».

En agosto de 2019, Ward-Hopper se enteró de que estaba embarazada de su segundo hijo.

«Fue un giro extraño de los acontecimientos», admite. «No esperaba quedar embarazada».

Cuando la pandemia global de covid-19 golpeó en 2020, cerrando gran parte del mundo, a la familia se le concedió permiso para permanecer en Costa Rica con sus visas de turista.

Ward-Hopper dio la bienvenida a su hijo Nicolai en su casa de Pueblo Nuevo en abril de 2020.

Aparte de no poder tener a su familia extendida con ella debido a las restricciones fronterizas, dice que dar a luz en Costa Rica resultó ser una experiencia maravillosa.

«El nacimiento de mi hijo fue como una meditación», añade. «Todo fue tan intencionado… Ojalá hubiera podido tener la experiencia con mi hija».

Por desgracia, la hermana de Ward-Hopper falleció repentinamente unos meses después.

Debido a las complicaciones en torno a las restricciones fronterizas de la época y al hecho de que Nicolai había nacido en Costa Rica y no habría podido marcharse en ese momento, Ward-Hopper tomó la difícil decisión de no regresar a Estados Unidos para estar con su familia.

«También fue un momento muy duro de nuestro viaje», dice, antes de relatar la forma en que la comunidad local se unió a ellos para asegurarse de que «se sintieran queridos y apoyados».

«Ese es el tipo de comunidad en la que vivimos», añade.

La familia de cuatro miembros, que desde entonces se ha mudado a una casa más grande en Nicoya, está ahora instalada en Costa Rica y sus vidas no podrían ser más diferentes de lo que eran en Houston.

Para Ward-Hopper, una de las mejores cosas del estilo de vida costarricense es el modo en que los niños participan en casi todos los aspectos de la vida cotidiana.

«Creo que en Estados Unidos te sientes presionado por llevar a tu hijo pequeño a cenar o algo así», dice.

«Aquí, si tu hijo quiere jugar y pasearse por la mesa, te dicen que le dejes en paz y que le dejes. Así que es diferente».

La familia es lo primero

Ward-Hopper dice que poder criar a sus hijos en Costa Rica ha sido un regalo increíble. (Crédito: Kema C. Ward)

«Les encantan los niños. Y no sé si yo sentía lo mismo cuando mi hija era pequeña.

«Es un país muy familiar. Las familias son lo primero».

Ward-Hopper, que lleva varios años «libre de cáncer», se ha adaptado a un ritmo de vida más lento y ha aprendido a «no ser tan tenso».

«En Estados Unidos, todo es superrápido», afirma Ward-Hopper, y señala que ha tenido que aprender a dejar de disculparse cada vez que llega unos minutos tarde.

«Ya conoces el dicho: ‘Si llegas a tiempo, llegas tarde’. Pero aquí no es así».

Se dice que la esperanza de vida media en Nicoya ronda los 85 años y que la región cuenta con varios centenarios.

«Es encantador hablar con ellos [los centenarios]», dice Ward-Hopper, señalando que siempre le conmueve ver la forma en que las familias locales se cuidan unas a otras, con los viejos cuidando de los jóvenes y los jóvenes cuidando de los viejos.

«Los ancianos cuidan de la generación más joven, sus nietos o bisnietos, porque están en muy buena forma», explica.

«Y es así porque son gente muy trabajadora, y caminan por muchos sitios y comen muy bien.

«Así que creo que todas esas cosas contribuyen a su larga vida. También viven con la tierra y no a pesar de ella».

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *