Inicio Fenix Comunidad 2.0

El repudio de Israel a un acuerdo con Hamas provoca la furia de las familias de los rehenes

El repudio de Israel a un acuerdo con Hamas provoca la furia de las familias de los rehenes
Así son los túneles bajo Khan Younis, en Gaza 2:56

(CNN) — Los mortíferos ataques de Hamas del 7 de octubre unieron a un conmocionado y afligido Israel en torno a sus líderes, enterrando de un plumazo las divisiones que habían dividido al país durante años. Cuatro meses después de la guerra y con las esperanzas puestas en un nuevo acuerdo para el retorno de los rehenes israelíes de Gaza en entredicho, esas divisiones están resurgiendo, y los israelíes están cada vez más dispuestos a decir lo que piensan.

Muchos, incluidas las familias de los rehenes que aún están retenidos por Hamas, dirigen su enojo hacia el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien desestimó los términos de un alto el fuego y un acuerdo sobre rehenes propuestos por Hamas en términos directos.

«Ceder a las delirantes demandas de Hamas sólo provocará otro desastre para el Estado de Israel, otra masacre», dijo Netanyahu, añadiendo que continuar la presión militar era una «condición necesaria» para la seguridad de Israel.

Los supervivientes del ataque terrorista del 7 de octubre y las familias de los rehenes estaban furiosos por el repudio intransigente de un acuerdo que, en última instancia, podría haber resultado en el regreso de todos los rehenes restantes en Gaza.

Adina Moshe, de 72 años, que fue liberada durante un acuerdo de alto el fuego acordado en noviembre, fue una de los cinco ex rehenes que se pronunciaron contra Netanyahu el miércoles.

Rehenes liberado, desde la segunda a la izquierda, Sahar Kalderon, Aviva Siegel, Adina Moshe, Nili Margalit y Sharon Aloni Cunio, en una rueda de prensa en Tel Aviv el 7 de febrero de 2024. Susana Vera/Reuters

«Señor Netanyahu, me dirijo a usted. Todo está en sus manos. Usted es el elegido. Y tengo mucho miedo de que si continúa como hasta ahora, con la destrucción de Hamas, no haya rehenes que liberar», dijo Moshe en una conferencia de prensa del Foro de Rehenes y Familiares Desaparecidos. Las palabras de Moshe tenían fuerza: fue secuestrada por Hamas en el kibutz Nir Oz y retenida como rehén en Gaza durante siete semanas. Su marido, David (Sa’id) Moshe, fue asesinado por Hamas.

Otra exrehén, Sahar Kalderon, de 16 años, dijo que estaba agradecida al gobierno por traerla de regreso, pero preguntó: «¿Pero qué pasa con mi padre, que es abandonado de nuevo todos los días, sin saber si vivirá o morirá?».

«Tráiganlo de vuelta, no me hagan perder la fe en nuestro país por segunda vez», dijo la adolescente.

Los manifestantes vuelven a las calles

A medida que se prolonga la guerra, el gobierno de unidad de emergencia que se estableció tras los atentados parece cada vez más frágil, con desacuerdos crecientes sobre la estrategia de Netanyahu para traer a casa a los rehenes, el futuro de Gaza y los intentos de reclutar más soldados.

Las familias de los rehenes retenidos en Gaza se han convertido en la voz cantante y cuentan con un gran apoyo entre los israelíes. Durante meses se abstuvieron de criticar al gobierno y se mantuvieron al margen de la política. Pero esto ha cambiado.

Antes del ataque de Hamas, Israel estaba consumido por meses de protestas semanales contra el gobierno: el 7 de octubre iba a ser el 44º sábado consecutivo de manifestaciones masivas contra los controvertidos planes de Netanyahu de reformar el sistema judicial.

La reforma propuesta habría debilitado el poder de los tribunales y habría dado al gobierno más control sobre el nombramiento de jueces. La oposición y los manifestantes criticaron el plan como un intento de tomar el poder por parte de Netanyahu.

Lital Shochat Chertow, de Israel Democracy HQ, el grupo que organiza las protestas, dijo que la mayoría de los israelíes se encontraron en “modo de supervivencia” después de los ataques del 7 de octubre y que el enfoque de todos pasó inmediatamente de la protesta política a la ayuda. Había una sensación de que no era el momento de oponerse al gobierno.

Los manifestantes exigen un acuerdo de rehenes en medio del actual conflicto entre Israel y Hamas, en una manifestación en Tel Aviv, Israel, el 1 de febrero de 2024. Susana Vera/Reuters

Hubo protestas y reuniones, pero fueron de naturaleza apolítica y solemne. La mayoría se llevaron a cabo para expresar solidaridad con los rehenes y sus familias, pedir más acciones para traerlos de regreso y honrar a las víctimas.

Manifestantes políticos como Shochat Chertow se mantenían alejados de estos actos.

«Y antes incluso de que nos atreviéramos a pensar en salir a protestar, se nos acercaron familias desconsoladas y nos dijeron ‘hemos perdido a nuestro hijo o hija, a toda nuestra familia, y no hemos tenido noticias del gobierno’. No vinieron al funeral, no vinieron a la shivá, no recibimos una carta, nada», dijo Shochat Chertow. La shivá es el periodo de duelo judío tradicional de siete días.

Shochat Chertow habló con CNN mientras miles de personas comenzaban a reunirse para una protesta antigubernamental en el centro de Tel Aviv el sábado. Fue la décima semana consecutiva de protestas desde que se reiniciaron a principios de diciembre.

Multitudes llenaron la plaza frente al teatro nacional de Israel, ondeando banderas y portando carteles que llamaban a Netanyahu “Ministro del Crimen”, un juego de palabras con su título oficial que hace referencia al hecho de que el primer ministro está actualmente siendo juzgado por cargos de fraude, abuso de confianza y soborno.

Los manifestantes han instado al gobierno a convocar nuevas elecciones lo antes posible: la primera vez que se hace tal exigencia desde los ataques terroristas. Estas protestas antigubernamentales todavía están estrictamente separadas de los actos de las familias rehenes, que suelen tener lugar justo al final de la calle, en lo que se conoce como la Plaza de los Rehenes. Pero cada vez más gente acude a ambos.

Doron Shabtai, que vive con su familia en Sderot, una ciudad cercana a Gaza que durante años ha sido objeto de frecuentes ataques con cohetes por parte de Hamas, dijo a CNN que se sentía abandonado.

Militantes de Hamas irrumpieron en la ciudad durante los ataques del 7 de octubre, matando a 18 policías y unos 20 civiles. En un momento, estaban en el techo de Shabtai, dijo. La gran mayoría de los residentes de la ciudad fueron evacuados después de los ataques, pero el gobierno ahora está tratando de convencerlos de que regresen, algo que Shabtai dijo que no estaba dispuesto a hacer dado que los cohetes todavía apuntan a Sderot de manera regular.

El lunes, Shabtai pasó cinco horas viajando a Jerusalén con un pequeño grupo de personas para protestar frente al edificio de gobierno.

En declaraciones a CNN durante la protesta, dijo que creía que la evacuación de personas en peligro subrayaba la supremacía moral de Israel sobre Hamas.

«En Gaza, vemos que se utiliza mucho a los civiles con fines militares (como escudos humanos); en Israel, el gobierno me ha pagado para que encuentre refugio», afirmó.

Como cientos de miles de israelíes, Shabtai sirve en las reservas y ha pasado los últimos tres meses combatiendo en Gaza. Ahora lo están enviando al norte, a la frontera de Israel con el Líbano.

La idea de enviar a su mujer y a sus dos hijos pequeños de vuelta a Sderot está descartada. «Por decirlo amablemente, no estoy de acuerdo. Tengo la sensación de que mi gobierno está intentando traernos de vuelta antes de que puedan asegurarse de que es seguro, por el costo económico (de alojar a las familias en otro lugar)», dijo.

Shochat Chertow dijo que esta es exactamente la razón por la que los manifestantes han vuelto a las calles.

«Esta es la peor crisis y las familias (de las víctimas del ataque) han sido abandonadas y siguen sin recibir apoyo del gobierno», dijo.

«Dicen ‘es tiempo de guerra, no hacemos política y no protestamos en tiempo de guerra’, pero el gobierno está haciendo política», dijo, señalando una reciente controversia sobre el presupuesto estatal, en el que Netanyahu asignó miles de millones de shekels para proporcionar pagos mensuales a judíos ultraortodoxos que estudian la Torá a tiempo completo, en lugar de invertir dinero en ayudar a los sobrevivientes de los ataques del 7 de octubre y a los soldados que regresan de la guerra.

La gente se reúne para una protesta antigubernamental frente al teatro nacional de Israel en Tel Aviv el sábado 3 de febrero de 2024. Ivana Kottasova/CNN

El gobierno ha dejado las críticas en gran medida sin respuesta. Netanyahu ha mantenido un par de reuniones con representantes de las familias rehenes, pero se informó que la mayoría de las familias fueron hostiles y terminaron enojadas con él.

La última disputa política que consume al país es la propuesta del gobierno de ampliar la duración tanto del servicio militar obligatorio como del tiempo de servicio en las reservas para los ciudadanos israelíes.

Al mismo tiempo, el gobierno insiste en mantener la exención para los hombres ultraortodoxos haredíes, que no tienen que servir en el ejército, aunque pueden alistarse si lo desean, y desde los atentados del 7 de octubre se han alistado más.

La minoritaria comunidad ultraortodoxa es un electorado clave para Netanyahu, lo que convierte la polémica excepción en una cuestión vital para él.

El ex primer ministro israelí Yair Lapid, del partido centrista Yesh Atid, dijo en la red social X que la ley propuesta sería una “traición a los soldados de las FDI”.

“No se trata de ‘juntos ganamos’, ni de ‘luchamos juntos’. Son los hombres y mujeres jóvenes quienes servirán al país y arriesgarán sus vidas, a diferencia de aquellos que quedaron exentos”, dijo.

Pero incluso mientras algunos piden unas nuevas elecciones –que serían las sextas de Israel en sólo cuatro años–, muchos no están dispuestos a deshacerse de Netanyahu. El primer ministro, conocido como «Bibi» en Israel, puede contar con un reducido pero considerable número de votantes que votarían por él pase lo que pase.

E incluso algunos de los que no votaron por él antes lo ven como la única posibilidad.

Evyatar Cohen, estudiante de Derecho, dijo que aunque no es un admirador de Netanyahu, y nunca le ha votado, no ve otra opción.

“Él es nuestra mejor alternativa en este momento. Como persona racional, tengo que elegir entre alternativas. Como persona de derecha, por supuesto, quiero a alguien que sea más agresivo, que no tenga tolerancia contra los terroristas… pero es la mejor alternativa real que tenemos en este momento”.

Amy Cassidy y Lauren Kent de CNN en Londres y Lauren Izso en Tel Aviv contribuyeron a este reportaje.

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *