Inicio Fenix Comunidad 2.0

El ministro principal de Escocia, Humza Yousaf, dimite tras un año en el poder, sumiendo a su partido independentista en el caos

El ministro principal de Escocia, Humza Yousaf, dimite tras un año en el poder, sumiendo a su partido independentista en el caos
Yousaf se convirtió en líder del SNP en marzo pasado, pero tomó la arriesgada decisión de abandonar a sus socios de coalición del Partido Verde. Jeff J. Mitchell/Getty Images

(CNN) — El ministro principal de Escocia, Humza Yousaf, renunció apenas un año después del colapso de su gobierno de coalición, una partida humillante y caótica que sume al gobernante partido independentista de Escocia en el caos.

El gobierno de coalición de Yousaf se desmoronó inesperadamente la semana pasada cuando rompió un acuerdo de coalición con legisladores del Partido Verde, una medida arriesgada que fracasó espectacularmente cuando los Verdes dijeron que votarían en su contra en una moción de confianza.

El gobernante SNP tendrá ahora un candidato de liderazgo para reemplazar a Yousaf, anunció en una conferencia de prensa el lunes.

Yousaf asumió como líder del Partido Nacional Escocés (SNP) en marzo pasado, con la esperanza de extender el dominio de la política del partido al norte de la frontera a una tercera década y fortalecer los argumentos a favor de un nuevo referéndum sobre la independencia de Escocia.
Pero los problemas legales cada vez peores del partido y un tumultuoso acuerdo de coalición pusieron su liderazgo en una posición frágil, y un error no forzado al expulsar a dos legisladores verdes de su gobierno envió a Yousaf a una lucha de cinco días por su puesto.

«Desafortunadamente, al poner fin al Acuerdo de Bute House de la manera en que lo hice, claramente subestimé el nivel de dolor y malestar que causaron a los colegas verdes», admitió en su conferencia de prensa.

«Para que un gobierno minoritario pueda gobernar eficazmente, la confianza cuando trabaja con la oposición es claramente fundamental», afirmó.

El SNP, de tendencia izquierdista, ha liderado el gobierno descentralizado de Escocia desde 2007 y forzó una votación de independencia en 2014 en la que los votantes escoceses optaron por seguir siendo parte del Reino Unido.

Yousaf ha abogado por la celebración de otra votación en los próximos años, insistiendo en que la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea –contra la cual los escoceses habían votado– cambió el cálculo.

Pero sus llamamientos han sido rechazados en Westminster y socavados por una larga investigación policial sobre irregularidades financieras del SNP, que ha erosionado su apoyo público.

El SNP ahora buscará elegir un reemplazo para liderar el gobierno de Yousaf, pero están a dos escaños de la mayoría en Holyrood, la sede del poder en Escocia, lo que significa que cualquier líder potencial tendría que ganarse a los legisladores de la oposición para poder gobernar efectivamente.

Yousaf dijo que permanecería en el cargo hasta que se elija a su sucesor. Andy Buchanan/AFP/Getty Images

Si la oposición se une para obstaculizar un nuevo nombramiento, Escocia podría enfrentarse en última instancia a la perspectiva de acudir a las urnas en unas elecciones anticipadas. Las encuestas de opinión sugieren que el SNP enfrentaría una batalla bidireccional con el resurgido Partido Laborista y pro-sindical por el control del parlamento, habiendo perdido una parte de su apoyo desde la última votación en 2021.

Pero el SNP espera evitar esa posibilidad encontrando un líder que pueda obtener suficiente apoyo de los partidos de oposición. Yousaf dijo el lunes que permanecería en el cargo hasta que se elija un nuevo líder.

Sin embargo, la caída del SNP en el desorden ha empañado una notable racha de supremacía de 17 años en Escocia, oscureciendo las perspectivas de que el bloque logre su santo grial: abandonar la unión con Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte y lanzarse solo como un país independiente.

Un mandato histórico pero breve
En un emotivo discurso el lunes, Yousaf dijo que había sido un “honor” liderar el SNP en el gobierno. Pero su período en el poder fue difícil y su breve mandato ha dañado aún más la posición de su partido después de un año brutal para el grupo.

Yousaf reemplazó a la exlíder del SNP, Nicola Sturgeon, el año pasado, convirtiéndose en el primer jefe del gobierno escocés no blanco. Sobre su victoria, destacó sus propios orígenes –nacido en Glasgow, con padre de Pakistán y madre de Kenia– y sus puntos de vista como ejemplos de la Escocia progresista y multiétnica que el SNP ha promovido.
Pero nunca disfrutó de los niveles de popularidad entre los votantes que alguna vez tuvo Sturgeon, y con frecuencia se vio atrapado entre las tendencias liberales de sus aliados verdes y partes de su partido, por un lado, y los miembros socialmente más conservadores del SNP, por el otro.

Una ampliación especialmente controvertida de la legislación sobre delitos de odio de Escocia, que amplió las protecciones para las personas transgénero, fue aclamada por los grupos LGBTQ+, pero atacada por los críticos como una medida que sofocaría la libertad de expresión.

En última instancia, la decisión de Yousaf de abandonar objetivos climáticos clave para 2030 enfureció a los Verdes, lo que lo llevó a romper el llamado Acuerdo Bute entre las partes y en su lugar intentar gobernar como un gobierno minoritario. En respuesta, los Verdes le retiraron por completo su apoyo, lo que significa que una estrecha mayoría del Parlamento escocés se posicionó en su contra.

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *