Inicio Fenix Comunidad 2.0

El cambio climático ayuda a los hongos peligrosos a ‘infectar e invadir’ mejor a los humanos

El cambio climático ayuda a los hongos peligrosos a ‘infectar e invadir’ mejor a los humanos

Los patógenos fúngicos han afectado a los humanos durante mucho tiempo, pero la amenaza que representan está aumentando debido al calentamiento global.

El cambio climático está acelerando la propagación de hongos peligrosos, empujando a los organismos a adaptarse para «infectar e invadir» mejor a las personas. Aunque los patógenos fúngicos han afectado a los humanos durante mucho tiempo, la amenaza está aumentando debido al calentamiento global.

Candida auris, que tiene una tasa de mortalidad de entre el 30 y el 72%, es motivo de especial preocupación

La advertencia se produce cuando Asia se sofoca en una ola de calor sin precedentes, mientras que los científicos advierten que las temperaturas probablemente aumentarán más de 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales antes de 2027, un umbral clave que se considera punto de inflexión irreversible.

Dado que muchos de estos patógenos fúngicos normalmente existen en la naturaleza, no están tan bien adaptados a la temperatura corporal humana o de los mamíferos a 37 ºC. De particular preocupación es Candida auris, que tiene una tasa de mortalidad entre el 30 y 72 %.

Identificado por primera vez en Japón en 2009, desde entonces se ha detectado en más de 30 países. Así, Gran Bretaña informó 295 casos entre 2013 y 2020 y EE. UU. ha informado al menos 7413 infecciones.

Lo que parece especialmente devastador es el impacto en los pacientes individuales, identificar y tratar los hongos puede llevar más de 18 meses.

Los casos se duplicaron en 2021

Candida auris también es increíblemente difícil eliminar una vez que se aloja en la ropa de cama y en otras superficies, lo que ha provocado brotes en hospitales de todo el mundo. El hongo también aprovecha los sistemas inmunológicos debilitados y es muy resistente a los medicamentos disponibles en la actualidad.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. afirmó recientemente que se considera una amenaza «urgente», ya que los casos casi se duplicaron en 2021 y, en algunas áreas, la mayoría de los casos son resistentes a, al menos, un tratamiento antimicótico.

Las tasas de resistencia son cada vez mayores, aumentando el número de pacientes inmunodeprimidos en todo el mundo… y ahora se está adaptando a temperaturas más altas.

Por otro lado, un aumento en las condiciones que incluyen diabetes, enfermedades cardíacas e incluso, covid-19 prolongado también se adaptará a los hongos siendo más susceptibles a estas infecciones micóticas nosocomiales.

Desde mi punto de vista, no se está investigando lo suficiente para nuevos antimicrobianos, específicamente para tratar Candida auris y otras infecciones fúngicas, a pesar de los riesgos evidentes, no deberíamos ser dependientes de las vacunas para detener las epidemias, en un momento en el que disponemos de terapia y de un rápido y eficiente diagnóstico.

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *