Inicio Fenix Comunidad 2.0

EE.UU. demanda a Apple en histórico caso antimonopolio

EE.UU. demanda a Apple en histórico caso antimonopolio
Grandes tecnológicas están obligadas a cambiar por nueva ley de la UE 1:45

(CNN) — El Departamento de Justicia de Estados Unidos y más de una docena de estados presentaron el jueves una gran demanda antimonopolio contra Apple. Es la más reciente –pero la más grande– de una serie de grandes empresas tecnológicas que enfrentan acusaciones de monopolio por parte del Gobierno de Estados Unidos, que toma medidas enérgicas contra la enorme industria cuyo poder ha estado en gran medida sin control durante las últimas décadas.

«Apple cobra casi US$ 1.600 por un iPhone, pero como alega nuestra demanda, Apple mantiene un poder de monopolio en el mercado de teléfonos inteligentes no simplemente por adelantarse a la competencia en cuanto a los méritos, sino también por violar la ley federal antimonopolio», dijo el secretario de Justicia Merrick Garland en una conferencia de prensa en la que anunció la demanda, que fue presentada en el Tribunal de Distrito de Nueva Jersey.

«Los consumidores no deberían tener que pagar precios más altos porque las empresas infringen la ley», añadió.

La esperada demanda se produce tras años de acusaciones por parte de críticos de que Apple perjudicó a la competencia con términos restrictivos en las tiendas de aplicaciones, tarifas elevadas y su enfoque de «walled-garden» para su hardware y software, en el que Apple controla estrictamente cómo otras empresas de tecnología pueden interactuar con los productos y servicios del gigante tecnológico. En algunos casos, Apple ofrece a sus propios productos un mejor acceso y funciones que sus competidores. La compañía dijo que negaba las acusaciones de la demanda y que las disputaría.

«Apple socava aplicaciones, productos y servicios que de otro modo harían que los usuarios dependieran menos del iPhone», dijo el Departamento de Justicia (DOJ, por sus iniciales en inglés) en un comunicado de prensa. «Apple ejerce su poder de monopolio para extraer más dinero de consumidores, desarrolladores, creadores de contenido, artistas, editores, pequeñas empresas y comerciantes, entre otros».

Por ejemplo, Apple permite a los clientes de iPhone enviarse fotos y vídeos de alta calidad entre sí sin problemas, pero los textos multimedia a teléfonos Android son más lentos y granulados. A fines del año pasado, la compañía cedió y acordó mejorar el estándar de calidad que utiliza para interactuar con teléfonos Android a través de mensajes de texto.

La empresa también ofrece a sus propios productos la posibilidad de acceder a determinadas partes de su hardware cuyo uso restringe a otras empresas. Esto desata una experiencia casi mágica sobre cómo los iPhone interactúan con AirTags, mientras que los productos de la competencia tienen capacidades mucho más limitadas.

Este año, las regulaciones europeas obligaron a Apple a dar acceso a otras empresas al chip de hardware de pago del iPhone, lo que permitió la creación de billeteras digitales competidoras. Pero esas reglas se supeditan solo a la Unión Europea.

Además, Apple mantiene una gran comisión del 30% sobre la mayoría de las ventas a través de su tienda de aplicaciones, una queja frecuente de las empresas que intentan vender suscripciones, alegando que la enorme participación de Apple en el mercado de teléfonos inteligentes las obliga a pagar lo que, según ellos, es una comisión innecesariamente alta.

«Consideramos que esta demanda es errónea desde el punto de vista de los hechos y de la ley, y nos defenderemos enérgicamente contra ella», dijo Apple en un comunicado.

La demanda del jueves afirma que Apple monopolizó ilegalmente los mercados de teléfonos inteligentes mediante el uso de una compleja red de términos contractuales que perjudican todo, desde mensajes de texto hasta pagos móviles. Entre otras cosas, dice el DOJ, Apple utilizó su control sobre iOS, el sistema operativo del iPhone, para bloquear nuevas aplicaciones innovadoras y servicios de streaming en la nube del público; degradar la forma en que aparecen los mensajes de Android en los iPhone; restringió la forma en que los relojes inteligentes de la competencia pueden funcionar con los iPhone; y obstaculizó las soluciones de pago rivales.

«Al sofocar estas tecnologías, y muchas otras», indica la denuncia del jueves, «Apple refuerza el foso alrededor de su monopolio de teléfonos inteligentes al no hacer que sus productos sean más atractivos para los usuarios, sino desalentando la innovación que amenaza el monopolio de teléfonos inteligentes de Apple».

Apple, en un comunicado, señaló que la demanda obstaculizaría su capacidad para desarrollar la tecnología atractiva y amigable para el consumidor que ha convertido a la compañía en una de las más valiosas del mundo.

«En Apple, innovamos todos los días para hacer que la gente ame la tecnología: diseñamos productos que funcionan perfectamente juntos, protegen la privacidad y la seguridad de las personas y crean una experiencia mágica para nuestros usuarios», dijo la compañía en su comunicado. «Esta demanda amenaza quiénes somos y los principios que distinguen a los productos Apple en mercados ferozmente competitivos».

Años de escrutinio

Apple ha hecho caso omiso de los desafíos legales y las críticas durante años de que sus prácticas son anticompetitivas. Su excelente reputación en el consumidor y su disciplinada estrategia legal y de relaciones públicas reflejan la precisión con la que Apple fabrica y supervisa sus productos.

Sin embargo, la histórica demanda del Departamento de Justicia cuestiona una amplia gama de prácticas de Apple.

El caso representa el más reciente esfuerzo de la administración de Joe Biden para responsabilizar a un gigante tecnológico bajo la ley antimonopolio de Estados Unidos. Apple es la única empresa de tecnología importante a la que el Gobierno federal aún no ha demandado por presuntas violaciones antimonopolio.

Apple fue mencionada en un extenso informe de la Cámara de Representantes en 2020 que encontró que el fabricante del iPhone, junto con Meta, Google y Amazon, tienen “poder de monopolio”.

La acción legal podría afectar el precio de las acciones de Apple, que actualmente valora a la compañía en poco menos de US$ 3 billones, y podría forzar cambios en las políticas, estrategias comerciales, productos y aplicaciones del gigante tecnológico. Incluso la desinversión de algunos activos no está descartada para Apple, la empresa de tecnología fundada por Steve Jobs en los años 1970.

Las acciones de Apple cayeron menos del 3% el jueves. La demanda era ampliamente esperada.

Junto con un par de casos antimonopolio en curso contra Google, es probable que la demanda del Departamento de Justicia contra Apple se convierta en un símbolo del compromiso de la administración de Joe Biden con la competencia y la reducción de precios. También será una prueba de hasta dónde están dispuestos a llegar los tribunales para aplicar leyes antimonopolio de décadas de antigüedad a la economía digital moderna.

El caso de Apple puede ser una de las demandas más seguidas presentadas por Jonathan Kanter, el principal funcionario antimonopolio del Departamento de Justicia de Biden. Kanter, que en su práctica en el sector privado alguna vez representó a rivales de Google, incluidos Microsoft y Yelp, es visto como parte de una nueva generación de reguladores.

Junto con su homóloga en la Comisión Federal de Comercio, Lina Khan, Kanter argumentó que Estados Unidos permitió durante décadas una ola de consolidación corporativa y prácticas anticompetitivas que en última instancia perjudicaron al público a través de precios más altos, menos opciones o menor innovación.

“Apps” vs. Apple

Para resolver el problema de la “burbuja verde” de los clientes de teléfonos Android, Eric Migicovsky, un empresario tecnológico, dice que Apple cerró rápidamente una aplicación que creó, denominada Beeper Mini, para ayudar a los usuarios de Android a enviar mensajes a los usuarios de iPhone sin esas limitaciones.

«Duró un total de tres días antes de que Apple comenzara a atacarnos», comentó Migicovsky. «Tecnológicamente, trabajaron muy duro para tomar medidas para penalizar a los usuarios de Beeper Mini desconectando la conexión o haciéndola progresivamente menos confiable».

Ese tipo de interacciones han convertido a la tienda de aplicaciones de Apple en el foco de quejas antimonopolio.

A partir de 2020, Apple libró una batalla judicial muy pública contra Epic Games, creador del videojuego “Fortnite”.

Apple no es un monopolio ilegal en la distribución de aplicaciones iOS, decidieron los tribunales federales en ese caso, destacando la dificultad de imputar a Apple cargos federales antimonopolio. Apple, sin embargo, fue sancionada por violar una ley de competencia de California y modificó algunas de las prácticas de su tienda de aplicaciones en respuesta a una orden judicial.

Esos fallos judiciales resaltan los desafíos que enfrenta el Departamento de Justicia, que necesitará presentar una teoría legal sólida sobre cómo Apple supuestamente perjudicó la competencia, dicen los expertos legales. El Departamento de Justicia también necesitaría demostrar que los beneficios que Apple brinda a los consumidores no superan sus supuestas violaciones antimonopolio.

Los líos de Apple en Europa

El Gobierno de Estados Unidos no es el único que presiona a Apple para que cambie sus prácticas comerciales. En marzo entró en vigor una nueva ley de la Unión Europea que obligó a Apple a realizar ajustes importantes.

En un movimiento enorme para cumplir con la Ley de Mercados Digitales (DMA) de la UE, Apple dijo por primera vez que permitiría a los usuarios del bloque comercial descargar aplicaciones de tiendas de aplicaciones de terceros.

Pero los críticos, incluido Epic, ya acusan a Apple de violar la ley de la UE. Justo antes de que la DMA entrara en vigor, Epic se quejó ante las autoridades de competencia de que Apple le impidió lanzar su propia tienda de aplicaciones en iOS. La Comisión Europea investiga el asunto.

Advenedizo convertido en gigante

Desde sus inicios, Apple se ganó la reputación de ser una marca de élite y de alto diseño. A menudo se centra en una experiencia de usuario premium y una estética de diseño, lo que distingue a sus productos de rivales como Microsoft y Google. Ese enfoque limitado funcionó durante años, hasta que una ola de quejas de desarrolladores de aplicaciones y consumidores llamó más la atención sobre las posibles desventajas de las restricciones de Apple.

En la era liderada por el fundador Steve Jobs, “Apple era un fenómeno cultural que enfrentaba los zapatos formales contras las sandalias; los trajes contra las camisetas”, dijo James Bailey, profesor de desarrollo de liderazgo en la Escuela de Negocios de la Universidad George Washington. “Apple innovó sin descanso. Siempre estuvieron un paso por delante de la competencia”.

Ahora, sin embargo, los avances de Apple son más “incrementales” que trascendentales, añadió Bailey. «[El director ejecutivo Tim] Cook se ha centrado en la gestión financiera y en la ampliación de la cuota de mercado».

«Apple está financieramente sana», dijo Bailey, pero su reputación de innovación está «atenuándose».

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *