Inicio Fenix Comunidad 2.0

Descubren un antiguo delfín gigante en el Amazonas

Descubren un antiguo delfín gigante en el Amazonas
Una reconstrucción artística representa al pebanista yacuruna en las turbias aguas de la protoamazonia peruana. Crédito: Jaime Bran.

(CNN) — Imagínate un delfín. Ahora imagina uno que duplique el tamaño de una persona.

Hace unos 16 millones de años, un delfín gigante nadó por las profundidades de su dominio acuático. Pero, a diferencia de la mayoría de los delfines modernos, su hogar no era un océano: vivía en un lago de agua dulce en la Amazonía peruana. Y aunque hoy en día existen especies vivas de delfines de agua dulce del Amazonas, no son parientes cercanos de ese antiguo cetáceo. Sus parientes vivos más cercanos son los delfines de río que viven a más de 10.000 kilómetros de distancia en el sur de Asia, según investigadores que recientemente describieron este mamífero extinto, hasta ahora desconocido.

El análisis del cráneo del antiguo delfín le reveló a los paleontólogos que su cuerpo habría medido al menos 3,5 metros de largo, lo que lo hace entre un 20% y un 25% más grande que los delfines de río modernos y el delfín de agua dulce más grande conocido.

Pero el cráneo, que medía alrededor de 70 centímetros de largo, estaba incompleto, por lo que el antiguo delfín podría haber sido incluso más grande que eso, informaron los científicos el 20 de marzo en la revista Science Advances, que publica la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia.

Lo que hace que el hallazgo sea aún más excepcional es la información que ofrece sobre la historia evolutiva de los delfines de agua dulce, ya que estas criaturas son extremadamente raras en el registro fósil, según indicaron los autores del estudio. Esto se debe a que tiende a haber menos delfines individuales en los ecosistemas de agua dulce y las fuertes corrientes de agua suelen impedir que los fósiles se conserven bien.

La especie recién descubierta fue llamada Pebanista yacuruna: el género hace referencia a la Formación Pebas de Perú, donde se encontró el fósil, y “yacuruna” es un término para los pueblos acuáticos míticos de la leyenda local, en el idioma indígena quechua.

«Creo que este es un descubrimiento notable, especialmente teniendo en cuenta que América del Sur tiene una especie de delfín de río que pertenece a un grupo completamente diferente de odontocetos (ballenas dentadas)», dijo Jorge Vélez-Juarbe, curador asociado de mamíferos marinos del Centro Natural Museo de Historia del Condado de Los Ángeles, en un correo electrónico.

“(Esto) también hace que me pregunte cuántos otros registros de delfines de río extintos están esperando ser descubiertos”, dijo a CNN Vélez-Juarbe, quien no participó en la investigación.

Ejemplar tipo (holotipo) de Pebanista yacuruna, incluyendo una fotografía del ejemplar y un modelo 3D de superficie en vista dorsal. Crédito: Aldo Benites Palomino.

‘Todo el mundo se asustó’: las características fósiles revelan un hallazgo extraño

Los delfines de agua dulce modernos son conocidos por sus narices muy alargadas, en comparación con los hocicos más rechonchos de los delfines marinos. Está el delfín de río del sur de Asia (género Platanista) y el delfín del río Amazonas (género Inia), también conocido como delfín rosado de río, y los dos grupos incluyen varias especies y subespecies.

El delfín del río Yangtze de China (Lipotes vexillifer) representa un tercer género, pero la especie no se ha visto en estado salvaje en 40 años y puede estar extinta, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN, por sus siglas en inglés). De hecho, todas las especies de delfines de río existentes están en peligro o en peligro crítico, dice la UICN.

Los investigadores descubrieron el fósil de delfín amazónico en 2018, cerca del río Napo en Loreto, Perú. El autor principal del estudio, Aldo Benites-Palomino, candidato a doctorado en el Departamento de Paleontología de la Universidad de Zurich, se detuvo para examinar algunos fragmentos rocosos de aspecto extraño en el suelo, le dijo a CNN. Al mismo tiempo, el coautor del estudio, John J. Flynn, conservador de mamíferos fósiles en el Museo Americano de Historia Natural de la ciudad de Nueva York, señaló lo que parecía un cráneo que sobresalía de un terraplén.

Un equipo internacional de investigadores descubrió el fósil durante una expedición en 2018 al río Napo en Perú. Crédito: Aldo Benites Palomino.

“Le dije: ‘Oye, John, ¿se conecta esto con esta pieza que tengo en la mano?’”, recordó Benites-Palomino. Lo que sostenía resultó ser una rostra (la punta redondeada de una nariz) del cráneo incrustado. Mientras lo limpiaban lo suficiente como para ver las formas de las cavidades de los dientes, Benites-Palomino se dio cuenta de que estaban viendo algo inusual.

“Comenzamos a gritar: ‘¡Es un delfín! ¡Es un delfín!’”, dijo Benites-Palomino.

Al principio, pensaron que resultaría ser un antiguo pariente de los modernos delfines del río Amazonas. Pero una limpieza más profunda reveló que el tamaño y la forma de la cuenca del ojo se parecían a los de los delfines de río del sur de Asia, que tienen ojos mucho más pequeños que sus primos sudamericanos.

«Ese fue un momento en el que todos se asustaron, porque no era un delfín del río Amazonas», dijo Benites-Palomino. Esto indicó a los científicos que dos tipos de delfines se habían desplazado de forma independiente y en diferentes momentos hacia el interior de la región.

Desenterrar la diversidad de delfines

Los platanistoideos, el grupo que incluye a P. yacuruna y los modernos delfines de río del sur de Asia, estaban muy dispersados hace unos 20 millones de años. Los ancestros de los delfines de río amazónicos modernos eran comunes en los océanos hace entre 10 y 6 millones de años, dijo Benites-Palomino.

Debido a que ambos grupos de cetáceos eran tan diversos, algunas especies probablemente se aventuraron en ecosistemas fluviales y lacustres, en busca de menos competencia por el alimento. Este entorno de agua dulce amazónico era rico en nutrientes y repleto de vida, hogar de cocodrilos, tortugas y peces, así como de mamíferos como perezosos, roedores, ungulados y primates.

«En general, en estos ecosistemas los ‘delfines de río’ pueden considerarse depredadores superiores», dijo Vélez-Juarbe.

P. yacuruna estuvo entre la primera ola de delfines que probó las aguas de los ríos y lagos del Amazonas. Según el estudio, la falta de depredadores en su nuevo hogar podría explicar cómo la especie evolucionó hasta llegar a ser tan grande. Pero los cambios ambientales como la sequía pueden haber condenado posteriormente a P. yacuruna y haberlo llevado a la extinción, abriendo el hábitat de agua dulce a los ancestros de los delfines rosados ​​de río existentes.

El paleontólogo Aldo Benites-Palomino prepara el cráneo holotipo de Pebanista yacuruna en el Museo de Historia Natural de Lima en 2018. Crédito: Rodolfo Salas Gismondi.

«Ahora sabemos que esta especie vivió allí en el pasado, pero también la Amazonía es importante para nuestra Inia geoffrensis existente», dijo Benites-Palomino. «(El descubrimiento) denota que este es un entorno tremendamente importante para la evolución de los cetáceos de agua dulce».

La desaparición de P. yacuruna es un sombrío recordatorio de que este importante entorno se altera con demasiada facilidad. Hoy en día, los delfines de río amazónicos modernos se enfrentan a un futuro incierto, principalmente debido a la contaminación por mercurio procedente de la minería de oro que invade la cadena alimentaria, según el Fondo Mundial para la Naturaleza. El fósil recién descubierto insinúa la fragilidad de los ecosistemas de agua dulce y la vulnerabilidad de sus habitantes (pasados ​​y presentes) a los cambios ambientales, ya sean naturales o provocados por el hombre, añadió Vélez-Juarbe.

«Pebanista añade otra capa a la intrincada historia evolutiva de los cetáceos y particularmente de los ‘delfines de río’; las pocas especies que sobreviven hasta el día de hoy no son más que los últimos restos de grupos que alguna vez fueron más diversos».

Mindy Weisberger es una escritora científica y productora de medios cuyo trabajo ha aparecido en las revistas Live Science, Scientific American y How It Works.

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *