Inicio Fenix Comunidad 2.0

Cómo fue la incisiva llamada entre el presidente Biden y Benjamin Netanyahu

Cómo fue la incisiva llamada entre el presidente Biden y Benjamin Netanyahu
Israel reconoce «graves errores» en ataque a WCK 2:57

(CNN) — El presidente Joe Biden enumeró varias cosas que necesitaba que hiciera inmediatamente el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu: abrir el paso fronterizo de Erez hacia el norte de Gaza y el puerto de Ashdod en el sur de Israel para la ayuda humanitaria, y aumentar significativamente los suministros que llegan a través de Kerem Shalom.

Una persona familiarizada con la llamada del jueves parafraseó la respuesta de Netanyahu: «Joe, vamos a hacerlo».

Pero Biden no había terminado. El primer ministro debía anunciar los movimientos esa misma tarde, insistió el presidente.

Para el jueves por la noche, el gabinete de seguridad israelí había aprobado esas tres medidas para aumentar la ayuda humanitaria que entra en el enclave asediado.

La llamada telefónica relativamente breve entre los dos líderes esta semana marcó la primera vez desde el ataque de Hamas a Israel en octubre que Biden amenazó a Netanyahu con graves consecuencias si Israel no cambiaba la forma en que estaba librando su guerra en Gaza. Biden, que se ha mantenido firme en su apoyo al derecho de Israel a defenderse —incluso en medio de la creciente reacción política interna—, advirtió al primer ministro que si las condiciones no mejoraban rápidamente para los civiles en el enclave, reconsideraría la forma en que Estados Unidos respaldaba a Israel en el conflicto.

La oficina del primer ministro declinó hacer comentarios sobre el intercambio. La Casa Blanca declinó hacer comentarios para este artículo.

Tanto en la lectura oficial de la Casa Blanca de la llamada telefónica entre Biden y Netanyahu como en las declaraciones públicas posteriores a la llamada, los funcionarios estadounidenses se han negado a especificar exactamente qué cambios en la política de EE.UU. se están considerando.

Un alto funcionario de la administración dijo a CNN que el cambio más probable sería reducir el suministro de armas de EE.UU. a Israel, señalando un memorando de seguridad nacional publicado recientemente que establece las normas que deben cumplir los gobiernos extranjeros que reciben ayuda militar de EE.UU.

Pero ese funcionario subrayó que no se ha tomado ninguna decisión y que la cuestión de cómo apoya Estados Unidos la actual guerra de Israel es complicada. Hay otras palancas de las que la administración podría potencialmente tirar, dijeron, incluidas las relacionadas con la ayuda militar en general o las Naciones Unidas, así como cambiar drásticamente la retórica pública de Biden sobre el apoyo de su administración a la guerra.

Incluso mientras la administración estudia qué cambios podría hacer si Israel no responde, el gobierno estadounidense sigue enviando armas mortíferas a su aliado. Biden está a punto de dar luz verde a una venta estimada en US$ 18.000 millones de aviones de combate de fabricación estadounidense a Israel, y la administración también ha autorizado recientemente la transferencia de más de 1.000 bombas de 450 kg y más de 1.000 bombas de pequeño diámetro a Israel, según informó CNN previamente. La Casa Blanca ha defendido esas ventas y transferencias como el producto de un proceso en el que se ha estado trabajando durante años.

A lo largo del mes de abril, la administración de Biden tiene previsto supervisar las nuevas medidas que adopte Israel para aliviar la crisis civil y humanitaria en Gaza. Pero tampoco está claro cómo medirá exactamente Biden el compromiso de Israel con una corrección del rumbo.

Los funcionarios estadounidenses no han especificado públicamente la cantidad de ayuda humanitaria diaria que desean que entre en Gaza, ni han dicho cómo determinarían si las Fuerzas de Defensa de Israel están siendo lo suficientemente cuidadosas a la hora de proteger a los civiles, incluidos los trabajadores humanitarios, en Gaza.

Denuncian la muerte de cerca de 200 de trabajadores humanitarios en Gaza 6:35

Altos funcionarios de la administración han afirmado que fue el ataque de las FDI en el que murieron siete trabajadores de World Central Kitchen (WCK) el lunes lo que provocó la llamada del jueves entre los dos líderes. Los funcionarios estadounidenses consideran el incidente, en el que murió un ciudadano canadiense con doble nacionalidad estadounidense, como una tragedia flagrante que captura la creciente preocupación de la administración de Biden por la estrategia operativa de Israel.

El Gobierno israelí presentó el viernes los resultados de una investigación sobre la muerte de los trabajadores del WCK que revelan una serie de evaluaciones erróneas y fallos en la toma de decisiones. Las FDI también despidieron a dos oficiales superiores y amonestaron a un alto mando.

Públicamente, los funcionarios de la Casa Blanca han evitado describir las exigencias de Biden a Netanyahu esta semana como un ultimátum.

«Yo calificaría esta llamada de muy directa, muy como de negocios y muy profesional por ambas partes», declaró a la prensa John Kirby, portavoz de la Casa Blanca, momentos después de finalizar la llamada. El presidente dejó claro, añadió Kirby, que EE.UU. está «dispuesto a reconsiderar nuestros propios planteamientos políticos aquí dependiendo de lo que hagan o dejen de hacer los israelíes».

La relación entre los dos hombres, que se conocen desde hace unas cuatro décadas, ha sido sometida a prueba por la guerra entre Israel y Hamas, mientras la condena mundial de la conducta de Israel es cada día más enérgica. Tanto el presidente como el primer ministro se enfrentan a un electorado enfadado en casa, y ambos podrían ver su destino político determinado por el resultado del conflicto.

Para Biden, el final de la guerra no puede llegar lo bastante pronto. Su apoyo entre grupos clave como los musulmanes y árabes estadounidenses, los progresistas y los votantes jóvenes se ha erosionado desde octubre. Y en casi todos los lugares a los que acude, Biden parece encontrarse con airadas protestas que exigen un alto el fuego permanente.

Netanyahu, por su parte, se enfrenta a un ajuste de cuentas político una vez que la guerra llegue a su fin. El momento podría muy bien conducir a la fractura de su ya tenue coalición de derechas.

El propio Biden indicó recientemente que creía que se avecinaba una ruptura en su cada vez más tensa relación con Netanyahu, y que era solo cuestión de tiempo.

Eugenia Ugrinovich de CNN contribuyó con este reporte.

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *