Inicio Fenix Comunidad 2.0

Cinco cosas para no perder de vista en las asambleas partidistas republicanas de Iowa

Cinco cosas para no perder de vista en las asambleas partidistas republicanas de Iowa
Trump gana primarias de Iowa. DeSantis y Haley se disputan el segundo lugar 0:28

(CNN) — Los republicanos de Iowa dispuestos a afrontar temperaturas mínimas sin precedentes dieron el pistoletazo de salida al proceso de elección de candidato republicano a la presidencia para 2024 con las asambleas partidistas este lunes por la noche.

El frío ártico congeló en gran medida la contienda en los últimos días de campaña, con el expresidente Donald Trump, la exgobernadora de Carolina del Sur Nikki Haley, el gobernador de Florida Ron DeSantis y otros acortando sus listas de eventos programados.

Ahora, los votantes de Iowa emitirán el primer veredicto de las elecciones de 2024, sopesando qué republicano debería enfrentarse al presidente Joe Biden en noviembre.

He aquí cinco cosas a tener en cuenta en las asambleas partidistas de Iowa:

Trump ganará en Iowa, proyecta CNN. ¿Cuán grande será la diferencia?

El expresidente Donald Trump ganará las asambleas partidarias republicanas de Iowa, según proyecta CNN. Pero ahora la pregunta es si lo hará de una forma que demuestre que el electorado del Partido Republicano no tiene interés en una alternativa a Trump.

La encuesta final de Des Moines Register/NBC News/Mediacom, publicada el sábado, encontró a Trump con un 48% de apoyo, muy por delante del 20% de Haley y el 16% de DeSantis, y cerca de superar el umbral del 50%.

Trump sigue siendo el claro favorito para ganar la candidatura presidencial republicana por tercera elección consecutiva. Lo que no está tan claro es si el camino hacia la candidatura se complicará después de Iowa. Haley y DeSantis siguen compitiendo por ver quién queda en pie para enfrentarse a Trump en un mano a mano, pero los principales donantes y funcionarios del partido que estarían interesados en apoyar al ganador de esa carrera por el segundo puesto también estarán atentos para calibrar si Trump es vulnerable.

Donald Trump habla en Clive, Iowa, el 15 de enero de 2024. Crédito: Kevin Dietsch/Getty Images

«No va a ser tanta gente la que participe a grandes rasgos, y puede que sea significativamente menos de lo que ocurrió la última vez», dijo DeSantis el domingo en Dubuque. «Así que su voto importa».

Sin embargo, la base de seguidores acérrimos de Trump no ha dado muestras de que vaya a abandonarlo, haga el tiempo que haga. Y el expresidente aprovechó su mitin del domingo en Indianola para tratar de dejarles una sensación de urgencia.

«No pueden quedarse sentados en casa. Si estás enfermo como un perro, dices: ‘Cariño, tengo que hacerlo’. Aunque votes y luego fallezcas, vale la pena», dijo Trump.

Trump pide el voto antes de las asambleas partidarias de Iowa 0:37

La carrera por el segundo lugar

La pregunta más importante de la noche del lunes podría ser quién queda en segundo lugar, y si ese candidato lo hace de forma decisiva.

Las encuestas nacionales de probables votantes de las primarias republicanas muestran a Trump con la misma ventaja dominante que ha mantenido durante meses.

Pero, incluso si es una posibilidad remota, en las últimas semanas ha surgido un camino para que Haley desafíe seriamente a Trump: una victoria en Nueva Hampshire, donde una encuesta reciente de CNN la mostraba a un solo dígito del expresidente, seguida de otra buena actuación en su estado natal de Carolina del Sur, lo que establecería una carrera de uno a uno en marzo, a tiempo para las competiciones del supermartes, en las que se concederán enormes cuotas de delegados.

Ese camino hacia un mano a mano con Trump se facilitaría con un claro segundo puesto, por delante de DeSantis, este lunes. Pero la ventaja numérica de Haley sobre él en la encuesta del Des Moines Register estaba dentro del margen de error, y sus partidarios en esa encuesta eran mucho menos entusiastas que los de él o los de Trump.

Nikki Haley en el Horizon Event Center el 15 de enero de 2024 en Clive, Iowa. Crédito: Kevin Dietsch/Getty Images

«Iowa marca la pauta de por dónde va el país en estas elecciones. No hay conclusiones previsibles. Pero tenemos la oportunidad de volver a encarrilar nuestro país», dijo Haley el domingo en un foro virtual.

El gobernador de Florida, por su parte, ha encontrado por fin su camino en las últimas semanas, abandonando sus frecuentes referencias a las guerras culturales, mostrando su afabilidad en entrevistas con los principales medios de comunicación que ignoró durante la mayor parte de la carrera y centrándose en un mensaje final. «Donald Trump se presenta por sus problemas; Nikki Haley se presenta por los problemas de sus donantes», dice con frecuencia. «Yo me presento por tus problemas».

Sin embargo, en contraste con Haley, Iowa parece probable que sea la mejor oportunidad de DeSantis para una victoria temprana en el estado, y no hay otro concurso en el que se vea preparado para competir por una victoria en el horizonte inmediato. DeSantis tendrá que asegurar a los votantes republicanos y donantes que buscan la alternativa más fuerte a Trump que todavía hay una razón para considerarlo.

Por su parte, Trump parece que ahora está centrado de lleno en Haley. Intensificó sus ataques contra Haley, que fue embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas durante la presidencia de Trump, el domingo durante su último mitin antes de los caucus de Iowa, llamándola «no lo suficientemente dura» para ser presidenta y afirmando que «no es muy republicana».

Haley dijo el domingo a Dana Bash, de CNN, que los comentarios de Trump no le molestan.

«Está diciendo esto porque ahora sabe que está en problemas», dijo.

Haley responde a Trump sobre si es lo suficientemente dura 0:40

¿Reducirá Iowa el campo?

Las asambleas partidarias de Iowa tienen un historial de reducción de candidatos presidenciales de ambos partidos.

En 2012, la exdiputada por Minnesota, Michele Bachmann, abandonó tras quedar en el sexto lugar. En 2016, dos exganadores de Iowa, el exsenador de Pensilvania Rick Santorum y el exgobernador de Arkansas Mike Huckabee, abandonaron tras actuaciones decepcionantes, al igual que el senador de Kentucky Rand Paul.

¿Y en 2024?

DeSantis será el principal foco de atención si queda en un decepcionante tercer lugar. A diferencia de Haley, cuyo apoyo es mucho más fuerte en Nueva Hampshire, el gobernador de Florida hizo una gran apuesta en Iowa, invirtiendo tiempo (visitó los 99 condados) y dinero en un estado donde esperaba que los primeros esfuerzos de organización, el apoyo de los conservadores evangélicos y el respaldo de la gobernadora Kim Reynolds dieran sus frutos.

Ron DeSantis en Sergeant Bluff, Iowa. Crédito: Anna Moneymaker/Getty Images

En un movimiento claramente destinado a enviar el mensaje de que está en la carrera a largo plazo, la campaña de DeSantis dijo que después de dejar su fiesta de observación de los resultados de Iowa el lunes por la noche, viajaría primero al estado natal de Haley, Carolina del Sur, que celebra sus primarias el 24 de febrero, para un evento el martes por la mañana antes de dirigirse a Nueva Hampshire.

El empresario Vivek Ramaswamy, que se convirtió en un objetivo tardío de Trump a pesar de llevar meses elogiando al expresidente, y el exgobernador de Arkansas Asa Hutchinson, que se presenta como una voz anti-Trump, también siguen en la carrera, aunque las encuestas muestran a Ramaswamy en un solo dígito y a Hutchinson apenas registrando apoyos.

Una prueba del apoyo evangélico de Trump

Desde la carrera presidencial republicana de 2016, el apoyo de Trump entre los votantes evangélicos, en particular los que no tienen títulos universitarios, ha confundido a sus rivales.

Iowa volverá a poner a prueba si algún otro republicano puede romper el dominio de Trump sobre esos votantes, que históricamente han sido un bloque crucial en los caucus. Algunos, como el exvicepresidente Mike Pence, ya lo intentaron y abandonaron la carrera después de que les resultara imposible.

DeSantis, en particular, ha cortejado a los evangélicos. Cuenta con el respaldo de Bob Vander Plaats, presidente y CEO de Family Leader, una voz influyente en el estado. Gobernó en Florida como un «guerrero», en particular sobre el aborto y las cuestiones LGBT, y ha cuestionado el compromiso de Trump con las posiciones conservadoras en esos temas.

Los evangélicos serían un motor importante del resultado del lunes en Iowa. Pero el voto de esa parte del electorado también será una señal temprana de lo que está por venir, con las primarias de Carolina del Sur, donde una gran parte del electorado del Partido Republicano se identifica como evangélico, perfilándose como un posible enfrentamiento entre Trump y Haley.

¿Qué importancia tiene la organización?

En medio de preguntas sobre quién acudirá a votar a las asambleas en temperaturas bajo cero, tanto Trump como DeSantis están contando con su fuerza organizativa en Iowa.

DeSantis, en particular, ha apostado durante mucho tiempo por la estrategia desde sus bases construida hasta 2023 por su comité independiente de campaña Never Back Down para ayudarle a entregar un resultado más fuerte que las encuestas en las semanas previas a las asambleas electorales sugerirían.

«Hemos creado un gran ejército. Mañana va a ser divertido para nosotros», dijo el domingo en Dubuque.

Haley, por su parte, empezó mucho más tarde a construir una operación en Iowa, pero contó con el apoyo de Americans for Prosperity Action, un influyente grupo político financiado por los Koch que la respaldó en noviembre.

La cuestión más importante, sin embargo, es que, con unas elecciones presidenciales cada vez más nacionalizadas, ¿hasta qué punto importa realmente que los partidarios de un candidato hayan llamado más a las puertas o hayan formado la mejor red de capitanes de distrito?

Ni Huckabee, el ganador del Partido Republicano en los caucus de Iowa en 2008, ni Santorum, el vencedor en 2012, pudieron igualar el poder organizativo de rivales mejor financiados.

Trump admitió el domingo que «realmente no tenía una estrategia» en 2016, cuando terminó en segundo lugar detrás del senador de Texas Ted Cruz en los caucus de Iowa.

«Creo que esta vez tenemos una estrategia básica realmente grande. Pero lo más importante, creo que tenemos una política que todo el mundo quiere», dijo Trump a los periodistas en una gasolinera Casey’s en Waukee el domingo.

En los meses previos a los caucus de Iowa en 2020, muchos votantes demócratas parecían dedicar más tiempo a intentar averiguar qué candidatos tenían más posibilidades de derrotar a Trump que a decidir quién les gustaba más. (En última instancia, tanto Iowa como Nueva Hampshire, donde el presidente Joe Biden terminó cuarto y quinto, erraron tanto que los demócratas cambiaron más tarde su calendario de nominación para degradar a ambos estados).

Cuatro años más tarde, aunque los temas son muy diferentes en la carrera republicana de 2024, la dinámica de una carrera guiada más por lo que está sucediendo en la televisión nacional que por qué candidato pone más esfuerzo en los estados de votación temprana es similar.

Las batallas legales de Trump dominaron los titulares, dificultando que sus rivales del Partido Republicano se abrieran paso, al tiempo que unían a las bases del partido en defensa del expresidente. Se saltó los debates de las primarias presidenciales del partido, celebrando a menudo duelos televisados, lo que privó aún más a otros republicanos del oxígeno que habría supuesto enfrentarse a Trump cara a cara. Y ha estado en gran medida protegido del escrutinio de los medios de comunicación conservadores, una realidad que DeSantis lamentó mientras hablaba con los periodistas el sábado después de una visita a su oficina de campaña en Urbandale, Iowa.

«Tiene básicamente una guardia pretoriana de los medios conservadores, Fox News», dijo el gobernador de Florida sobre Trump, mientras ignoraba su propio hábito de realizar entrevistas solo con medios amigos durante la mayor parte de 2023. «No le piden cuentas porque les preocupa perder espectadores y no quieren que bajen los índices de audiencia».

«Esa es simplemente la verdad. Y no me quejo de ello. Preferiría que no fuera así», dijo.

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *