Inicio Fenix Comunidad 2.0

ANÁLISIS | ¿Qué pasa con OpenAI, la empresa detrás de ChatGPT, y qué nos dice del futuro de la inteligencia artificial?

ANÁLISIS | ¿Qué pasa con OpenAI, la empresa detrás de ChatGPT, y qué nos dice del futuro de la inteligencia artificial?
Empleados de OpenAI amenazan con renunciar tras el despido de Sam Altman 0:32

(CNN) — La batalla por la tecnología más trascendental en décadas se está poniendo fea rápidamente. La increíble agitación de OpenAI, con el ex-CEO Sam Altman atrapado en el medio, podría tener amplias implicaciones sobre quién controlará el futuro de la inteligencia artificial.

Hace un año, OpenAI era una startup desconocida que desató una tecnología tan poderosa que casi de inmediato generó comparaciones con Prometeo trayendo fuego desde el reino de los dioses. ChatGPT —la herramienta de inteligencia artificial que suena impresionantemente humana— y la organización sin fines de lucro que la construyó, rápidamente se convirtieron en sinónimo del campo emergente de la inteligencia artificial generativa.

Ahora, apenas 12 meses después, una desastrosa reorganización en la sala de juntas ha alterado el equilibrio de poder en la industria. Con OpenAI enfrentando un posible motín, es Microsoft (el gigante de 50 años mejor conocido por sus pesados ​​software de trabajo de oficina como Excel y PowerPoint) el que de repente se encuentra a la vanguardia de la innovación tecnológica más significativa en décadas.

Microsoft anunció que Altman y varios otros miembros clave de OpenAI se unirían a la empresa para ayudar con su innovación en inteligencia artificial. Su plan para integrar el grupo de expertos ChatGPT bajo su propia marca podría impulsar la expansión de las herramientas impulsadas por IA, haciendo realidad potencialmente los peores temores de los fundadores de OpenAI que temían que la tecnología peligrosa en las manos equivocadas también pudiera implementarse rápidamente en el esfuerzo por obtener ganancias.

¿Qué pasó?

En resumen: la junta directiva de OpenAI despidió abruptamente a su CEO y cofundador, Sam Altman, el viernes, lo que desencadenó un fin de semana caótico en el que la junta intentó, sin éxito, revertir la decisión. En 48 horas, Microsoft anunció que había elegido a Altman para liderar un nuevo grupo interno de inteligencia artificial (IA).

La ira dentro de OpenAI se desbordó el lunes, más de 500 de sus empleados amenazaron con renunciar a menos que recuperaran a Altman y la junta actual dimitió.

El lunes, la noticia de que Altman y otro cofundador de OpenAI, Greg Brockman, desertarían impulsó las acciones de Microsoft a un máximo récord.

También el lunes, el CEO de Microsoft, Satya Nadella, admitió en entrevistas con Kara Swisher, colaboradora de CNBC y CNN, en su podcast, “On with Kara Swisher”, que la batalla por Altman aún no ha terminado. Reconoció que Altman podría en última instancia volver a liderar OpenAI si los cientos de empleados que amenazaron con renunciar tienen éxito en su intento de atraerlo de regreso.

Sin embargo, Microsoft ya ganó la guerra: es el accionista más importante de OpenAI, con una inversión prometida de US$ 13.000 millones. Eso significa que Nadella y compañía obtienen a Altman de cualquier manera: pueden quedarse con su pastel de IA y comérselo también.

«Todos esos capitalistas de riesgo y fondos soberanos se habrían alineado para darle a Altman cualquier dinero que necesitara para hacer lo que quisiera», dijo Jason Schloetzer, profesor asociado de la Escuela de Negocios McDonough de Georgetown.

«Y ahora no pueden acceder a eso… lo único que pueden hacer es invertir en Microsoft».

El factor Altman

Altman es la cita de IA que todos quieren llevar al baile de graduación. El año pasado, se convirtió en la cara pública de la industria y jugó un papel decisivo en forjar la asociación de OpenAI con Microsoft, que comenzó en 2019. Y el año pasado, presentó ChatGPT al mundo, una tecnología que se ha convertido en sinónimo de IA e hizo que su promesa fuera real y tangible para millones de personas que no tenían idea de que el software era capaz de aproximarse a algo tan… humano.

Pero Altman no es el premio final: el liderazgo en el espacio de la inteligencia artificial sí lo es. La tecnología se está utilizando o tiene amplias implicaciones para revolucionar todas las industrias: desde los automóviles sin conductor hasta las finanzas, las aulas y el periodismo, e incluso el arte y la música.

Y Microsoft tiene una enorme ventaja sobre la competencia. Nada está garantizado, pero su relación con Altman y OpenAI ha colocado a Microsoft en la pole position.

La relación entre OpenAI y Microsoft ha sido benéfica para ambas empresas. OpenAI depende en gran medida de la infraestructura de computación en la nube de Microsoft, Azure. Y la asociación de Microsoft con la startup más popular de Silicon Valley ha ayudado a restaurar su imagen entre los desarrolladores.

Si Altman se une a Microsoft, “podrá aprovechar gran parte del progreso logrado en OpenAI de manera más directa y no independiente”, dijo Gil Luria, director general y analista sénior de software de D.A. Davidson. “[Microsoft] ahora controla el equipo que ha logrado este notable progreso, lo que los coloca en posición de controlar el camino de desarrollo de esta tecnología durante los próximos años.

El futuro de OpenAI tiene muchas nuevas empresas tecnológicas en el espacio de la IA luchando por descubrir qué sucederá a continuación: la tecnología de OpenAI se ha convertido en el estándar para los desarrolladores, dijo Luria, y Microsoft intentará mantener ese estándar en lugar de ceder terreno a sus rivales en Google o Anthropic.

«Cuando usas los estándares OpenAI, estás usando Azure», dijo. «El mayor beneficio para Microsoft de esta relación con OpenAI fue revitalizar el crecimiento en Azure».

Al contratar a Altman para liderar un equipo interno de IA, Microsoft cuenta con el magnetismo del fundador para atraer talento y dinero de los inversores, y superar los obstáculos regulatorios que podrían retrasar el lanzamiento de herramientas impulsadas por la IA.

Tensión filosófica

La junta directiva de OpenAI solo ha hecho declaraciones públicas vagas sobre el motivo del despido de Altman, diciendo que «no fue consistentemente sincero en sus comunicaciones con la junta».

Pero varias personas le dijeron a Kara Swisher, colaboradora de CNN, que un factor clave en la decisión fue un desacuerdo sobre la rapidez con la que llevar la IA al mercado. Altman, dicen las fuentes, quería actuar con rapidez, mientras que la junta directiva de OpenAI quería actuar con más cautela.

“La debacle de OpenAI es el resultado de una tensión entre las personas que creen que los descubrimientos de IA son lo suficientemente seguros y deberían llevarse a cabo rápidamente ahora mismo, versus las personas que creen que los descubrimientos de IA deberían moderarse con cierto discernimiento sobre cuál podría ser el costo potencial de liberarlos”, dijo Schloetzer.

Altman ha sido una de las voces más fuertes que han pedido regulación. Al mismo tiempo, ha sido uno de los que más rápido ha avanzado, convirtiendo el brazo rentable de OpenAI en una empresa de US$ 90.000 millones prácticamente de la noche a la mañana.

Ambos logros son posibles, y la extraña estructura de OpenAI (una organización sin fines de lucro que supervisa una empresa con fines de lucro) fue diseñada para evitar que la IA destruya a la humanidad. Sin embargo, la telenovela de OpenAI amenaza con alterar ese equilibrio. Pronto, es posible que tengamos que confiar en Microsoft, una de las empresas más grandes y poderosas del mundo, para garantizar que la IA se utilice para el bien y no para el mal.

Clare Duffy contribuyó a este artículo.

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *