Inicio Fenix Comunidad 2.0

ANÁLISIS | El supermartes puede subrayar la transformación del Partido Republicano por parte de Trump

ANÁLISIS | El supermartes puede subrayar la transformación del Partido Republicano por parte de Trump
¿Cuál es la importancia del supermartes en EE.UU.? 2:51

(CNN) — De cara al supermartes, el expresidente Donald Trump sigue en camino de ganar potencialmente más primarias y caucus que cualquier candidato presidencial republicano anterior que no sea el actual.

Su desempeño hasta ahora refleja su éxito en transformar el Partido Republicano a su imagen. Remodeló el Partido Republicano para convertirlo en un partido más obrero, populista y belicoso, centrado más en su volátil mezcla de resentimientos contra las élites y el cambio cultural y racial que en las prioridades de la era de Ronald Reagan de un Gobierno más pequeño y un liderazgo global activo que la exgobernadora de Carolina del Sur,  Nikki Haley, subrayó. La negativa de casi todos los funcionarios electos del Partido Republicano a respaldar a su último rival restante –a pesar de los escrúpulos que algunos de ellos tienen sobre la dirección que Trump está imponiendo al partido– es testimonio de su reconocimiento de que el expresidente ahora cuenta con una lealtad casi incuestionable de la mayoría de la coalición republicana.

Pero si bien las primarias han subrayado el control de Trump sobre el Partido Republicano, también demostraron su continua vulnerabilidad en las áreas donde trabajó desde que anunció por primera vez su candidatura en 2015, particularmente entre los votantes suburbanos de cuello blanco (oficinistas, administradores, ejecutivos) que en su mayoría se inclinaban hacia el Partido Republicano antes de su aparición. Las elecciones republicanas de principios de 2024 demostraron que una minoría sustancial de votantes de tendencia republicana sigue resistiéndose a la visión de Trump. Incluso aunque logró victorias tan convincentes, ha tenido problemas con los votantes moderados y con educación universitaria. Trump ha ganado solo alrededor del 40% de los votantes independientes que participaron en las tres contiendas donde se realizaron encuestas de entrada o salida de votantes.

Captando tanto fortaleza como debilidad, las primarias presidenciales, como siempre, ofrecieron pistas importantes sobre la dirección del partido que las celebra. A medida que Trump se acerca a lo que podría ser una actuación aplastante este martes, he aquí un vistazo a algunas de las lecciones clave sobre el Partido Republicano sugeridas por los resultados y patrones de apoyo de las primarias de este año.

El mensaje más importante de las primarias es el más sencillo: la coalición de Trump es la facción dominante en el Partido Republicano. La victoria de Haley en las primarias de baja participación de este domingo en Washington, evitará que Trump gane todas las primarias y caucus (como lo han hecho los últimos cuatro presidentes republicanos en ejercicio). Pero a Trump todavía le está yendo mejor que a cualquier otro republicano que no fuera titular. (Reagan en 1980, Bob Dole en 1996, George W. Bush en 2000 y Mitt Romney en 2012 ganaron alrededor de 45 contiendas).

El veterano encuestador republicano Whit Ayres dijo que las primarias demostraron que los votantes republicanos ven a Trump, de hecho, como un presidente en ejercicio en mayor medida de lo que esperaban los demás candidatos. Trump está tratando de convertirse en el primer titular derrotado en ganar una revancha cuatro años después contra el hombre que lo derrocó de la Casa Blanca desde que el demócrata Grover Cleveland venció al republicano Benjamin Harrison en 1892. Trump “se postula como un cuasi titular”, dijo Ayres. Para comprender su dominio, Ayres continuó: “Lo que realmente necesitamos son encuestas de entrada y de salida de la coalición demócrata de 1892 para Grover Cleveland. Ésa es la analogía: un expresidente que se postula nuevamente para derrotar al tipo que lo venció”.

¿Cómo se verifican las boletas de las elecciones en EE.UU.? 1:54

Chris Wilson, quien realizó una encuesta para el súper PAC que apoya al gobernador de Florida, Ron DeSantis, durante las primarias, también dijo que “la ventaja de Trump en la carrera republicana en este momento” tiene sus raíces en “la percepción entre un gran número de votantes primarios republicanos de que Trump es efectivamente nuestro candidato en ejercicio”. Ninguno de los otros candidatos, dijo, “encontró el mensaje que les haga pensar que deberían deshacerse de su titular de facto”.

Sin embargo, en aspectos importantes, Trump es un candidato diferente de lo que fue en 2016. Esta vez es mucho más fuerte entre los elementos más conservadores del partido y más dependiente de ellos. En su primera campaña, Trump atrajo casi exactamente el mismo nivel de apoyo entre los votantes que se describieron como muy conservadores, algo conservadores y moderados, según un análisis acumulativo realizado por Gary Langer de ABC News de todas las encuestas a boca de urna realizadas ese año. Esta vez –en Iowa, Nueva Hampshire y Carolina del Sur, los tres estados donde se realizaron encuestas de entrada o de salida– los votantes que se describen a sí mismos como muy conservadores le han otorgado una proporción mucho mayor de sus votos que los otros dos grupos; ha perdido mucho entre los moderados en los tres estados, y nunca superó el 28% de los votos entre ellos.

De la misma manera, Trump está registrando enormes ventajas este año entre los votantes republicanos que se identifican como cristianos evangélicos blancos, mientras enfrenta una división mucho más estrecha entre los votantes que no lo hacen. La brecha en su apoyo entre los evangélicos y todos los demás es mucho más amplia que en 2016.

La educación ya era la línea divisoria más importante en la carrera de 2016: Trump obtuvo 12 puntos porcentuales mejor entre los votantes sin título que aquellos con al menos una educación universitaria de cuatro años, en el análisis acumulativo. Esa brecha también es mucho más amplia esta vez: Trump ha obtenido al menos 25 puntos mejor entre los votantes sin título que aquellos con uno en cada uno de los tres estados que fueron encuestados el día de las elecciones. (También hay alguna evidencia preliminar de que esos votantes no universitarios representan una proporción mayor del voto total que en 2016).

“La fuerza de Trump ha cambiado en cierto modo”, dijo Kyle Kondik, editor en jefe del boletín político Sabato’s Crystal Ball, publicado por el Centro de Política de la Universidad de Virginia. “Esto lo ha convertido en un candidato republicano más duradero. Pero queda por ver qué significa eso para las elecciones generales”.

A pesar de toda la fuerza de Trump, se enfrentó a una tenaz resistencia por parte de una minoría significativa de votantes en las primarias. A pesar de haber arrasado en las primeras elecciones de nominación, su porcentaje de votos no ha alcanzado las alturas de otros candidatos primarios de ambos partidos. Contando Iowa, Nueva Hampshire, Carolina del Sur y Michigan, Trump ha ganado un poco más de las tres quintas partes del total de votos combinados hasta ahora. Eso excede ligeramente la proporción que ganó Reagan en 1980 e iguala el porcentaje que ganó George W. Bush en 2000, según los resultados compilados por el politólogo de la Universidad Northeastern, William Mayer. Pero Trump todavía está por detrás de los dos últimos candidatos que más se acercaron a sus ventajas como casi titular: los vicepresidentes George HW Bush en 1988 (que alcanzó el 68%) y el demócrata Al Gore en 2000 (que alcanzó el 75%), según las tablas estadísticas de Mayer.

El porcentaje total de votos de Trump puede acercarse a esas alturas después del supermartes, cuando seis estados del sur profundamente conservadores se encuentren entre los 15 contendientes. Pero el tamaño y la consistencia de la coalición que respalda a Haley sorprendidó  a muchos en el Partido Republicano. Incluso con todas sus ventajas, Trump en Iowa solo ganó un poco más de un tercio de los votantes con al menos un título universitario de cuatro años. Haley lo venció rotundamente entre ese grupo en Nueva Hampshire y Carolina del Sur. No se realizó ninguna encuesta a pie de urna en Michigan, pero los totales de Trump también quedaron por debajo de su porcentaje estatal allí en lugares de cuello blanco como los condados de Oakland, Washtenaw y Kent. Es probable que estas tendencias continúen el supermartes.

La constante ventaja de Haley entre los independientes que participan en las primarias republicanas explica en parte esa tendencia, pero incluso una proporción sustancial de republicanos con educación universitaria votó contra Trump en los tres estados donde se encuestaron a los votantes el día de las elecciones. Los moderados también han acudido en masa a Haley en las primeras contiendas.

Sin embargo, el mensaje claro de las primarias es que esos republicanos tradicionales de centroderecha, a menudo suburbanos, constituyen ahora la minoría subordinada en un partido dominado por la coalición más populista y volátil de Trump. Este cambio de poder ha cambiado tanto la agenda del partido como sus prioridades.

El cambio más significativo es evidente en la política exterior. Cuando el internacionalista Dwight Eisenhower venció al senador aislacionista Robert Taft en la nominación presidencial del Partido Republicano en 1952 , marcó un punto de inflexión duradero en el equilibrio de poder interno del Partido Republicano. En cada presidencia republicana durante las siguientes seis décadas, las fuerzas internacionalistas que apoyaron un papel sólido de Estados Unidos en el mundo marcaron el rumbo. Trump rechazó ese consenso cuando fue elegido en 2016, pero incluso durante su mandato, los internacionalistas republicanos en el Congreso y su propia administración resistieron muchos de sus esfuerzos por restar importancia o abandonar las alianzas tradicionales.

Ahora esa resistencia se está desmoronando, tanto en la élite como en las bases del partido. El otoño pasado, la mayoría de los republicanos de la Cámara de Representantes votaron en contra de proporcionar más ayuda a Ucrania; lo mismo hizo la mayoría de los republicanos del Senado este año. El Consejo de Asuntos Globales de Chicago concluyó el año pasado que, por primera vez en medio siglo de encuestas sobre las actitudes estadounidenses respecto de la política exterior, una mayoría de republicanos ahora dice que a Estados Unidos le iría mejor si se mantuviera al margen de los asuntos globales; esa opinión era más fuerte entre los republicanos que más simpatizaban con Trump.

Más que cualquier otro republicano prominente, el líder del Partido Republicano en el Senado, Mitch McConnell, quien fue elegido por primera vez el año en que Reagan ganó su reelección aplastante en 49 estados en 1984, defendió la visión reaganiana de Estados Unidos como el líder incondicional del mundo libre: la “ciudad brillante”. en una colina». El anuncio de McConnell la semana pasada de que dimitiría como líder republicano en noviembre marcó un reconocimiento implícito de que, en el Partido Republicano de Trump, la antorcha reaganista está parpadeando.

Al igual que el anuncio de McConnell, las elecciones de los funcionarios electos del Partido Republicano en las primarias indican su reconocimiento de la dirección del partido. La proporción de funcionarios electos del Partido Republicano que respaldaron a Haley no es tan grande como su proporción del voto total. (Su lista de partidarios destacados no se extiende mucho más allá del gobernador de Nueva Hampshire, Chris Sununu, y dos senadores moderados que la respaldaron en los últimos días, Susan Collins y Lisa Murkowski). Mientras tanto, los republicanos luchan unos sobre otros para doblar la rodilla ante Trump.

La larga lista de funcionarios electos del Partido Republicano que respaldan a Trump refleja muchos factores. Demolió la reputación de sus críticos –desde la exrepresentante Liz Cheney hasta DeSantis– entre los votantes republicanos, y la mayoría de los republicanos se volvieron profundamente reacios a desafiarlo. Las primeras victorias de Trump en las primarias y su enorme ventaja en las encuestas primarias nacionales convencieron a otros funcionarios republicanos de que oponerse a él era una misión suicida.

Pero un factor más profundo también explica el desequilibrio en el apoyo entre los funcionarios electos del Partido Republicano. Trump cambió los incentivos electorales para prácticamente todos los miembros del Partido Republicano. En la era Trump, casi nadie en el partido que se postula en un estado competitivo puede ahora contar con tanto apoyo de los votantes con educación universitaria que alguna vez anclaron su coalición. Eso significa que prácticamente todos los republicanos necesitan una gran participación y márgenes entre los mismos votantes obreros, no urbanos y culturalmente conservadores más apasionados por Trump. Eso da a otros republicanos un poderoso incentivo electoral para avanzar en la dirección de Trump, en tono y sustancia. «No hay duda de que la composición de nuestra base está cambiando», afirmó Wilson.

La renuencia de otros funcionarios republicanos electos a contrariar a Trump en las primarias sugiere que enfrentaría incluso menos resistencia interna en un segundo mandato que en el primero. En ocasiones durante ese primer mandato, los líderes del Congreso republicano se le resistieron, particularmente en política exterior. Eso parece mucho menos probable ahora, con Mike Johnson, un acérrimo leal a Trump, instalado como presidente de la Cámara de Representantes, y McConnell dimitiendo como líder del Partido Republicano en el Senado. “Nadie podría argumentar que McConnell o Kevin McCarthy dieron a Trump un rechazo significativo”, dijo Jennifer Horn, expresidenta del Partido Republicano en Nueva Hampshire y que se ha convertido en una acérrima crítica de Trump. “Y no fueron suficientes. Ninguno de ellos podría ser lo suficientemente leal para él”.

Mientras Trump se acerca a un posible golpe de gracia este martes, la pregunta sin respuesta más importante es qué harán Haley y sus votantes en noviembre. Las primarias demostraron que su coalición no es lo suficientemente grande como para negarle a Trump la candidatura. Pero es más que suficiente para negarle una victoria en las elecciones generales. En Iowa, Nueva Hampshire y Carolina del Sur, cuatro quintas partes constantes de los votantes de Haley dijeron que no creen que Trump sea apto para ocupar el cargo de presidente si es declarado culpable de un delito, según las encuestas de entrada y salida. En las encuestas de AP/NORC VoteCast, dos tercios de los votantes de Haley en Iowa, tres cuartos en New Hampshire y alrededor de tres quintos en Carolina del Sur dijeron que no votarían por Trump en una elección general.

Donald Trump derrota a Nikki Haley en la primaria de Nueva Hampshire 2:09

En la práctica, es poco probable que tantos votantes de Haley rechacen a Trump. En los días previos a las primarias de Carolina del Sur, casi todas las personas con las que hablé en los eventos de Haley menospreciaron a Trump, pero dijeron que aun así votarían por él en lugar de por Biden, a quien consideraban un fracaso y demasiado mayor para el puesto. El disgusto por el historial y la capacidad de Biden puede limitar gravemente la capacidad de los demócratas para convertir a los votantes republicanos escépticos de Trump en votantes cruzados por Biden, predijo William Galston, un alto miembro de la Brookings Institution, quien ha discutido con el Partido Republicano como asesor de demócratas prominentes desde los años 1980. «Sí, hay una división» entre los republicanos, dijo Galston. “¿Pero se va a manifestar donde cuenta, en los votos emitidos [para Biden]? No veo mucha evidencia de eso hasta ahora”.

Sin embargo, los republicanos escépticos con respecto a Trump han señalado que Trump podría no ser capaz de sobrevivir si incluso una fracción significativa de los votantes de Haley finalmente lo rechaza. Dado que Biden enfrenta muchas grietas en su propia coalición, los votantes independientes, de centroderecha y de tendencia republicana con educación universitaria que acudieron en masa a Haley presentan probablemente la mejor oportunidad para los demócratas para encontrar nuevos votantes.

«Espero que la mayoría de esos votantes [de Haley] ‘regresen a casa’ en noviembre, pero la gran advertencia es que si Donald Trump sigue hurgando en la costra en lugar de dejar que sane el partido, podría lastimarse a sí mismo», dijo la encuestadora republicana Kristen Soltis Anderson, comentarista político de CNN. “Necesitas que tu partido esté unificado detrás de ti para ganar un general en una era de profunda polarización. No puedes darte el lujo de perder más del 10% frente al otro lado”.

Un último punto queda claro a medida que Trump se acerca a su tercera candidatura republicana consecutiva: no renunciará a su control del partido en el corto plazo. Galston señaló que desde la Segunda Guerra Mundial, el Partido Republicano ha experimentado dos cambios fundamentales: cuando Eisenhower instaló el internacionalismo y una mayor aceptación del New Deal como consenso del partido en 1952, y cuando Reagan consolidó un conservadurismo económico, de seguridad nacional y social más agresivo en Estados Unidos en 1980. “Trump es el tercer gran transformador del Partido Republicano desde el final de la Segunda Guerra Mundial”, dijo Galston. “Y como los dos anteriores, las consecuencias nos acompañarán durante mucho tiempo”.

Trump está consolidando su control sobre la infraestructura del partido con la probable instalación de sus leales (incluida su nuera) en los puestos más altos del Comité Nacional Republicano. Los republicanos más jóvenes y ambiciosos se están definiendo en su mayoría a su imagen. Después de la última votación en Ucrania, el senador republicano de Missouri Eric Schmitt, en su primer mandato, señaló en las redes sociales que casi todos los 17 senadores republicanos elegidos desde 2018 se opusieron a la ayuda.

Dado el nivel de dominio que Trump mostró en las primarias de este año tanto entre los votantes como entre los funcionarios electos, no hay razón para suponer que incluso si pierde una elección general no volvería a intentar la nominación del Partido Republicano en 2028, cuando sería aproximadamente la misma edad que tiene ahora Biden. Pero independientemente de que Trump recupere o no la Casa Blanca este año, y haga lo que haga a continuación si no lo hace, parece seguro que su sombra envolverá al Partido Republicano durante años.

«Creo que seguirá teniendo una influencia significativa sobre el partido, sus funcionarios electos, su plataforma, su posición en todos estos temas importantes, mientras esté vivo, francamente», dijo Horn.

“Dije en 2016 que si el partido lo abrazaba y lo aceptaba, pasarían 25 años antes de que pudieran realmente limpiarse de él. Ahora no sé si le di suficiente tiempo”, añadió.

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *