Inicio Fenix Comunidad 2.0

ANÁLISIS | El dominio de Trump en el Partido Republicano hace que Estados Unidos se prepare para una campaña tóxica

ANÁLISIS | El dominio de Trump en el Partido Republicano hace que Estados Unidos se prepare para una campaña tóxica
Audio exclusivo de Trump hablando sobre documentos clasificados 2:03

(CNN) — Mientras Estados Unidos celebraba su independencia, al tiempo que se dividía sobre la verdadera naturaleza de sus valores, también se preparaba para una campaña presidencial tóxica que probablemente ahondará su trauma político y volverá a poner al sistema electoral al límite.

Donald Trump, por ejemplo, hizo una demostración de fuerza el fin de semana del 4 de julio, destacando su temprano dominio de la carrera republicana por la presidencia y la dura tarea a la que se enfrentan sus rivales para intentar frustrar su intento de ganar la nominación de su partido por tercera vez consecutiva.

El sábado, el ex comandante en jefe atrajo a una multitud en un mitin en el estado clave de Carolina del Sur, que resonó con sus falsas afirmaciones sobre la interferencia electoral y sobre su acusación por presunto manejo indebido de documentos clasificados después de dejar el cargo. Pero el estridente acto en Pickens también demostró el poder duradero de su personalidad y su salvaje atractivo político para los votantes de base del Partido Republicano. Y, junto con su ventaja en las encuestas de las primarias, debería ser una advertencia para los demócratas de que el presidente más conflictivo de la historia moderna tiene posibilidades reales de repetir en la Casa Blanca, lo que probablemente sería aún más tumultuoso que su primer mandato.

«Rescataremos la libertad y la justicia e impulsaremos el espíritu del 4 de julio de 1776», dijo Trump, enunciando un mensaje que encanta a sus partidarios, pero que molesta a los que se resienten de su asalto a la democracia tras su derrota en 2020.

Incluso un partidario de alto perfil del rival más fuerte de Trump en las primarias describió a Trump como el «favorito desbocado». Steve Cortes, el portavoz de un super comité de acción política (PAC, por sus siglas en inglés) pro DeSantis, admitió que el gobernador de Florida estaba «muy por detrás», en una dura evaluación de una campaña que aún tiene que demostrar que DeSantis tiene atractivo nacional.

Los oponentes de Trump se desplegaron por los desfiles del Día de la Independencia este martes, en un rito legendario de la campaña presidencial, mientras buscaban un punto de apoyo en una carrera en la que ningún candidato alternativo se ha encendido o ha logrado aprovechar cualquier impulso anti-Trump. El exvicepresidente Mike Pence, por ejemplo, estuvo en Iowa, el primer estado de la nación en el que se celebran asambleas electorales, que probablemente será fundamental para su campaña de largo alcance, ya que intenta animar a los votantes evangélicos. Y DeSantis estuvo en Nuevo Hampshire.

Pero en la última encuesta de CNN, realizada después de la acusación federal de Trump, el 47% de los republicanos y los votantes registrados de tendencia republicana siguen diciendo que el expresidente es su primera opción para la nominación, con un apoyo para DeSantis del 26%. Y una encuesta de NBC News a finales del mes pasado encontró que Trump tenía una ventaja de casi 30 puntos sobre DeSantis con todos los demás contendientes en un solo dígito. El equipo del expresidente publicó un memorándum durante el fin de semana en el que promocionaba otras encuestas que mostraban su cómoda ventaja, en un intento de crear una sensación de impulso imparable.

Más de seis meses antes de que los primeros votantes de las primarias republicanas emitan su voto, es demasiado pronto para predecir cómo se desarrollará la contienda. Acontecimientos inesperados y el peso de los juicios penales de Trump podrían empezar a surtir efecto, y sería insólito que al menos uno de sus rivales no lograra un repunte de popularidad.

Pero la dinámica veraniega de la carrera sugiere que Trump es hasta ahora el principal candidato del Partido Republicano antes de un período entre el 4 de julio y el Día del Trabajo que es crucial para la recaudación de fondos, contiene el primer debate del Partido Republicano y que los aspirantes deben utilizar para definirse antes de la carrera hacia los primeros concursos de nominación del invierno.

Gane quien gane la nominación republicana, ya está claro que el partido presentará a los estadounidenses potencialmente la agenda conservadora más ultraderechista de cualquier gran partido en décadas. Trump utiliza una retórica cada vez más demagógica y otros candidatos han seguido su ejemplo prometiendo acabar con el FBI y el Departamento de Justicia y destripar la burocracia profesional del Gobierno federal. Algunos abogan por mayores restricciones contra el aborto, aunque Trump parece consciente de los riesgos potenciales de esa estrategia en unas elecciones generales.

Los escenarios para Trump y para la política de EE.UU. 2:25

En general, sin embargo, la del Partido Republicano es una plataforma emergente que no solo puede amenazar los controles y equilibrios democráticos tradicionales sobre el poder presidencial, sino que también situaría al país en una senda hacia la derecha al mismo tiempo que la mayoría conservadora de la Corte Suprema está desmantelando décadas de precedentes en cuestiones como los derechos reproductivos y la raza.

El estado de la carrera en el Partido Republicano

A pesar de lo temprano que es, algunas de las grandes preguntas que decidirán las primarias del Partido Republicano de 2024 empiezan a tener respuesta.

– Ningún candidato ha demostrado aún la capacidad de consolidar la oposición al expresidente en un campo abarrotado ni de apartar a un número suficiente de sus devotos de «Make America Great Again» para debilitar su dominio. Y hasta ahora no hay indicios de que una masa crítica de sus seguidores, aunque sigan adorando a su campeón, estén dispuestos a pasarse a otro candidato más joven.

En el mitin de Trump en Carolina del Sur, el senador por su estado Lindsey Graham —que ha pasado años adulando a Trump a pesar de criticar a veces su conducta salvaje— fue abucheado ruidosamente. El drama demostró que incluso pequeñas desviaciones del culto a la personalidad de Trump en el Partido Republicano pueden ser políticamente ruinosas. Por tanto, sus rivales tienen pocos incentivos para arremeter contra el expresidente, aunque el objetivo de la campaña sea diferenciarse. Solo el exgobernador de Nueva Jersey Chris Christie, el exgobernador de Arkansas Asa Hutchinson y el exdiputado de Texas Will Hurd han adoptado un enfoque totalmente anti-Trump, con escaso éxito al principio.

– Otra incógnita de la campaña de 2024 es si el posible cúmulo de problemas penales a los que se enfrenta Trump destruirá su campaña. Aunque su apoyo entre los votantes del Partido Republicano parece haberse suavizado en la encuesta de CNN posterior a la acusación, hay pocos indicios de que esté afectando a su posición en la carrera. Trump está a la espera de juicio en el caso de los documentos y, por separado, en Manhattan en un asunto de contabilidad empresarial derivado de un pago de dinero por silencio a una estrella de cine para adultos. De hecho, algunas encuestas sugieren que las acusaciones están jugando a favor de la narrativa precocinada del ex presidente de que es víctima de una persecución por parte de la administración Biden, que se ha convertido en una verdad de facto para muchos votantes del Partido Republicano. Trump se ha declarado inocente en ambos casos y está a la espera de saber si será acusado en otras dos investigaciones, ambas relacionadas con las secuelas de las elecciones de 2020.

– Los problemas de DeSantis ayudan a arrojar luz sobre la firme posición de Trump. El gobernador de Florida está destacando su historial conservador y utilizando una campaña de guerra cultural abrasadora para argumentar que no solo es más auténticamente conservador que Trump, sino que sería mucho mejor a la hora de aplicar esas políticas en la Casa Blanca. Sobre el papel, el enfoque de DeSantis es lógicamente sólido. Pero su lucha por ganar más tracción muestra cómo el atractivo de Trump en el Partido Republicano es visceral, emocional y arraigado tanto en su personalidad disruptiva como en su ideología. «Ahora mismo, en las encuestas nacionales, estamos muy por detrás. Seré el primero en admitirlo», dijo Cortes, el portavoz del super PAC pro-DeSantis, durante un evento de Twitter Spaces este domingo. «Es una batalla cuesta arriba». Cortes, sin embargo, predijo que la suerte de DeSantis mejoraría cuando comience a hacer llegar su historia a más gente en la campaña.

La lucha entre Trump y DeSantis por la candidatura presidencial 3:34

– En un ejemplo de la estrategia de derecha dura del gobernador de Florida, una cuenta de Twitter de la campaña para DeSantis marcó el final del mes del Orgullo compartiendo un video que criticaba la promesa anterior del expresidente de proteger los derechos LGBTQ. (Los comentarios de Trump fueron notablemente alrededor de un mes después de un tiroteo masivo en el club nocturno Pulse en Florida que mató a 49 personas en 2016). El video compara tales promesas con el historial de DeSantis de recortar los derechos LGBTQ en Florida. Trump ahora dice que «prohibiría» a los atletas transgénero en los equipos deportivos femeninos y que prohibiría la cirugía de afirmación de género para menores si vuelve a ganar la Casa Blanca. Pero el ataque es a la vez una señal de cómo DeSantis está tratando de llegar a la derecha de Trump en cuestiones como el género y la inmigración y lo extrema que la campaña de las primarias republicanas podría llegar a ser, ya que los candidatos tratan de atraer a la base.

– El último enfrentamiento entre Trump y DeSantis, sin embargo, apunta a un problema potencial al que podría enfrentarse el eventual candidato republicano en unas elecciones generales. Trump ya alienó a votantes moderados y suburbanos críticos en estados indecisos, tanto durante las elecciones de 2020 como en las de mitad de mandato de 2022, cuando impulsó a candidatos extremistas que negaban las elecciones. Una campaña conservadora dura podría volver a ahuyentar a los votantes más centristas. Trump podría ser especialmente vulnerable a esta tendencia dado que es probable que vaya a juicio en uno o más de los casos penales contra él en plena temporada electoral. Aunque esto podría reforzar la percepción entre los votantes de las primarias del Partido Republicano de que es una víctima, podría recordar a otros votantes la posibilidad de que un delincuente convicto sea presidente. Aun así, la cuestión de la elegibilidad todavía no se ha convertido en una preocupación seria en la carrera del Partido Republicano, tal vez debido a la enorme popularidad de Trump en el partido o porque Biden, cuyos índices de aprobación están en el territorio deprimido que normalmente amenaza a los presidentes de primer mandato, puede ser visto como vulnerable en 2024.

– Biden celebró el Día de la Independencia en la Casa Blanca rindiendo homenaje a las tropas estadounidenses. También comenzó a organizar actos de recaudación de fondos destinados a llenar sus arcas en 2024. La semana pasada, el presidente lanzó una campaña para promover la «Bidenomics», argumentando que ha roto el ciclo de políticas de «goteo» que benefician a los ricos, tras intentar mejorar la suerte de los trabajadores con una amplia legislación sobre sanidad, industria estadounidense y proyectos de infraestructuras. Pero Biden, como cualquier otro candidato, es vulnerable a cualquier recesión económica o acontecimiento externo que pueda debilitar su candidatura a la reelección. Los resultados sorprendentemente buenos del escéptico Robert Kennedy en las encuestas de las primarias demócratas —de lo que es en gran medida una carrera no disputada— no parecen ser hasta ahora un problema para Biden, a pesar de que las encuestas mostraban que la mayoría de los demócratas no querían que se presentara a un segundo mandato. Aun así, el atractivo de Kennedy demuestra que la desconfianza hacia las instituciones de Washington, los expertos y un sistema político que muchos votantes temen que les haya fallado, ya no está reservada exclusivamente a los votantes de las primarias republicanas.

Paradójicamente, sin embargo, dado que una revancha entre Trump y Biden es la única carrera electoral general que la mayoría de los estadounidenses no quieren, los primeros fuegos artificiales en la campaña de 2024 están confirmando a ambos como los candidatos más probables de su partido.

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *