Inicio Fenix Comunidad 2.0

ANÁLISIS | Cómo la crisis del mar Rojo podría golpear la economía mundial

ANÁLISIS | Cómo la crisis del mar Rojo podría golpear la economía mundial
Videos muestran explosiones en Yemen tras ataque contra hutíes 3:06

Londres (CNN) — Los ataques de combatientes apoyados por Irán en el mar Rojo han bloqueado una de las principales rutas comerciales del mundo para la mayoría de los cargueros de contenedores, buques que transportan desde piezas de automóviles hasta Crocs de un rincón a otro del planeta.

Un cierre prolongado de la vía navegable, que conecta con el canal de Suez, podría paralizar las cadenas de suministro mundiales y hacer subir los precios de los productos manufacturados en un momento crucial de la batalla contra la inflación. El canal de Suez representa entre el 10% y el 15% del comercio mundial, que incluye las exportaciones de petróleo, y el 30% del volumen mundial de transporte de contenedores.

Los combatientes hutíes, con base en Yemen, dicen vengarse de la guerra de Israel contra Hamas en Gaza. El ejército estadounidense y sus aliados han reforzado la seguridad marítima, pero los ataques continúan: 21 misiles hutíes y drones fueron derribados a última hora del martes.

Las fuerzas estadounidenses y británicas subieron la apuesta el jueves cuando atacaron más de 60 objetivos hutíes en lo que el presidente Joe Biden dijo que era una respuesta directa a la amenaza planteada a la «libertad de navegación en una de las vías navegables más vitales del mundo».

A medida que la crisis persiste, aumentan los riesgos para la economía mundial. Los minoristas ya están advirtiendo de retrasos, y el costo del envío de mercancías está aumentando.

Tesla dijo que paralizaría la mayor parte de la producción de su gigantesca fábrica de coches eléctricos en Alemania porque los ataques han interrumpido el suministro de piezas. Los minoristas advierten de retrasos en los envíos, y el coste del transporte marítimo de mercancías está aumentando.

Los precios del petróleo también están subiendo —el Brent y el crudo estadounidense subieron cerca de un 3% el viernes— por el temor a una guerra regional más amplia que podría interrumpir el suministro. Los mercados energéticos ya estaban en vilo después de que Irán se apoderara el jueves de un petrolero en el golfo de Omán.

En un informe semestral publicado el martes, el Banco Mundial advertía que la interrupción de las principales rutas marítimas estaba «erosionando la holgura en las redes de suministro y aumentando la probabilidad de puntos de estrangulamiento inflacionistas».

Seis de las 10 mayores compañías de transporte marítimo de contenedores a saber, Maersk, MSC, Hapag-Lloyd, CMA CGM, ZIM y ONE, están evitando en gran medida o por completo el mar Rojo debido a la amenaza de los combatientes hutíes.

El peligro para la tripulación, la carga y los buques ha obligado a los transportistas a desviar los buques alrededor del Cabo de Buena Esperanza, en Sudáfrica, lo que ha provocado retrasos de hasta tres semanas.

Esto ya ha incrementado significativamente los gastos de transporte, lo que en última instancia podría repercutir en los precios al consumo. «Cuanto más persistan las perturbaciones, mayores serán los efectos estanflacionarios para la economía mundial», escribió la semana pasada en X el economista jefe de Allianz, Mohamed A. El Erian, refiriéndose a una combinación tóxica de bajo o nulo crecimiento económico y alta inflación.

Si la guerra entre Israel y Hamas se convierte en un conflicto regional más amplio o los hutíes deciden redirigir sus ataques contra petroleros y buques cargueros, que transportan materias primas cruciales como mineral de hierro, grano y madera, las consecuencias para la economía mundial serían aún más graves.

«En un contexto de escalada de los conflictos, el suministro de energía también podría verse interrumpido de forma sustancial, lo que provocaría un repunte de los precios de la energía», añade el informe del Banco Mundial. «Esto tendría importantes repercusiones en los precios de otros productos básicos».

La amenaza para los precios de la energía es el mayor riesgo, según Capital Economics.

«Aunque es improbable que las actuales interrupciones del transporte marítimo alteren por sí mismas la tendencia mundial a la baja de la inflación, una marcada escalada del conflicto militar subyacente podría disparar los precios de la energía, lo que repercutiría en los consumidores», escribieron Simon MacAdam y Lily Millard, economistas de la consultora, en una nota la semana pasada.

Oxford Economics también espera que la inflación siga moderándose, pero sigue viendo un riesgo al alza para los precios. Si los costos del transporte de contenedores se mantienen en sus niveles actuales, casi el doble del nivel de principios de diciembre, la inflación mundial podría aumentar unos 0,6 puntos porcentuales, según Ben May, director de investigación macroeconómica mundial de la empresa, en una nota del 4 de enero.

Retrasos en las entregas

Algunos fabricantes de automóviles europeos han desviado sus envíos por el Cabo de Buena Esperanza. «Esto ha supuesto un aumento de los costos y retrasos de unas dos semanas», dijo un portavoz de la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles.

Y minoristas como la empresa sueca de muebles Ikea han advertido de retrasos en los envíos y posible escasez de ciertos productos. Del mismo modo, el minorista británico de ropa Next declaró la semana pasada: «Si continúan las dificultades de acceso al canal de Suez, es probable que se produzcan algunos retrasos en las entregas de existencias a principios de año».

Crocs también comunicó que los artículos destinados a Europa están tardando dos semanas más de lo habitual en llegar. El fabricante de calzado no espera un «impacto material» en su negocio por ahora, pero dijo a CNN que «seguiría vigilando de cerca la situación».

No es el único. Empresas de todo el mundo están en vilo, con la esperanza de que la interrupción termine pronto, pero empezando a desempolvar los planes de contingencia desplegados por última vez durante la pandemia si no es así.

Abercrombie & Fitch planea utilizar el transporte aéreo siempre que sea posible para evitar retrasos, según un correo electrónico a los proveedores visto por Bloomberg. «Cambiamos los modos de transporte y/o las rutas de envío cuando es necesario para mantener el flujo de mercancías», declaró un portavoz de la empresa a CNN.

Ikea ha advertido de retrasos en los envíos y de la posible escasez de algunos productos debido a las perturbaciones en el mar Rojo. Crédito: Nathan Howard/Bloomberg/Getty Images

La situación podría empeorar en las próximas semanas, ya que los transportistas se apresuran a sacar los pedidos de China antes de que las fábricas cierren por las vacaciones del Año Nuevo Lunar en el país.

«Las próximas cinco semanas previas al Año Nuevo chino, el 10 de febrero, van a ser muy difíciles para los transportistas y el transporte marítimo», afirmó Philip Damas, director de Drewry Supply Chain Advisors, en comentarios grabados y publicados en Internet el lunes.

Señaló, sin embargo, que el exceso de capacidad de transporte marítimo en general significaba que las tarifas al contado (el precio de los envíos puntuales de mercancías en contraposición a los precios acordados de antemano) «volverán a bajar después del Año Nuevo chino».

Crisis total

Además de la subida de los fletes al contado por los ataques en el mar Rojo, los transportistas están añadiendo recargos de emergencia.

Según las estimaciones de Judah Levine, jefe de investigación de la empresa de logística Freightos, los «precios totales» de entre US$ 5.000 y 8.000 por contenedor para las principales rutas comerciales con origen en Asia son entre 2,5 y 4 veces superiores a los «niveles normales» para esta época del año.

Sin embargo, esta cifra sigue estando entre un 45% y un 75% por debajo de su «pico pandémico» de finales de 2021, señaló Levine. Por aquel entonces, el aumento de la demanda de bienes por parte de los consumidores que no podían salir de casa se encontró con embotellamientos en la oferta, desde la escasez de contenedores hasta la congestión de los puertos.

El puerto de Los Ángeles, en Estados Unidos, el 4 de diciembre de 2023. Crédito: Eric Thayer/Bloomberg/Getty Images

La debacle del canal de Suez se suma a los problemas existentes en el transporte marítimo, con el tráfico a través del vital canal de Panamá ya restringido debido a una grave sequía.

«Las empresas que intentan transportar mercancías por todo el mundo se encuentran en una situación de crisis total: no pueden confiar en el canal de Panamá ni en el de Suez», afirma Carolina Klint, Directora Comercial para Europa de Marsh McLennan, una empresa de servicios profesionales.

Algunos transportistas marítimos que habitualmente transitan por el canal de Panamá se habían desviado al canal de Suez antes de que se intensificaran los ataques en el mar Rojo, según la empresa de logística C.H. Robinson.

Matthew Burgess, vicepresidente de servicios oceánicos globales de la empresa, afirmó que la capacidad mundial de transporte marítimo seguirá limitada durante un tiempo. «Habrá escasez de espacio entre Asia y Europa durante, como mínimo, las próximas ocho semanas, debido al tiempo adicional necesario para utilizar la ruta del Cabo de Buena Esperanza», declaró a CNN.

«Como observamos en anteriores interrupciones del transporte marítimo mundial, es probable que la escasez de contenedores vacíos se produzca rápidamente, lo que aumentará aún más los retrasos, ya que las empresas podrían tener que esperar dos o tres semanas más para disponer de un contenedor vacío».

Al menos por ahora, los principales puertos de Europa y Estados Unidos, incluidos el puerto de Rotterdam, el de Los Ángeles y el de Nueva York y Nueva Jersey, han visto un impacto limitado derivado de la crisis del mar Rojo. Pero están en alerta máxima ante posibles consecuencias.

«Es otra interrupción en la cadena de suministro», declaró a CNN Gene Seroka, director ejecutivo del puerto de Los Ángeles. «Esto no va a desaparecer en tres o cuatro semanas».

E incluso si los ataques se detuvieran hoy, permitiendo a la mayoría de los buques transitar por el mar Rojo, los impactos precedentes aún podrían reverberar durante algún tiempo, según Burgess, de C.H. Robinson. «Los trastornos y retrasos que ya se están produciendo tardarán bastante tiempo en resolverse».

Nota del editor: este artículo fue actualizado el viernes 12 de enero.

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *