Inicio Fenix Comunidad 2.0

ANÁLISIS | Arizona demuestra que dejar en manos de los estados del país no aliviará el problema del aborto de Trump

ANÁLISIS | Arizona demuestra que dejar en manos de los estados del país no aliviará el problema del aborto de Trump
Arizona: fallo histórico a favor de ley de hace 160 años que prohíbe el aborto 1:45

(CNN) — Solo hizo falta un día —y una sorprendente sentencia judicial que revive una prohibición del aborto de la época de la Guerra Civil en un vital estado indeciso— para desmentir la afirmación que hizo Donald Trump de que la cuestión del aborto había quedado «prácticamente fuera de juego» para las elecciones de 2024.

La orden del Tribunal Supremo de Arizona para que el estado aplique una ley de 160 años de antigüedad, que contiene una única excepción para salvar la vida de una persona embarazada, abrió un amplio carril para los demócratas en un estado que podría decidir las elecciones presidenciales y el destino del Senado. Los demócratas ven una oportunidad de hacer campaña sobre lo que ha sido un tema ganador para ellos recientemente —los derechos reproductivos— y de atraer especialmente a las mujeres de los suburbios.

La sentencia es la última de una serie de decisiones judiciales de línea dura y de medidas adoptadas por legislaturas estatales conservadoras tras la anulación por el Tribunal Supremo de Estados Unidos del derecho constitucional al aborto en 2022. Representa otra importante victoria para una campaña de 50 años de los activistas contra el aborto. Y amenaza con crear otra franja de Estados Unidos en la que no se disponga de servicios de aborto.

Para Trump, el momento de la sentencia no podría haber sido más flagrante.

El posible candidato republicano había tratado el lunes de neutralizar la cuestión del aborto, uno de sus mayores puntos débiles en su intento de volver a la Casa Blanca. La apuesta de Trump, que dejaría toda la política abortista en manos de los estados, parecía diseñada para dar la impresión de que se opone a una prohibición federal del aborto, a pesar de que antes había coqueteado públicamente con la posibilidad de prohibir los abortos a las 15 semanas. La campaña de Biden se quejó este martes de que algunos periodistas se hubieran tomado al pie de la letra las palabras del expresidente y señalaran que no se oponía específicamente a la prohibición del aborto.

Si lo ocurrido en Arizona es lo que ocurre cuando el aborto se deja en manos de los estados, el esfuerzo de control de daños de Trump fue aún más frágil de lo que parecía el lunes. Para los defensores del derecho al aborto, la decisión de Arizona es sintomática del caos nacional y de los derechos fragmentados causados por la anulación de Roe vs. Wade. Y para ellos es fácil señalar al culpable: Trump lo hizo por ellos.

El expresidente dijo el lunes en un video que él era «orgullosamente el responsable» de que se acabara con el derecho constitucional al aborto en todo el país gracias a la inatacable mayoría conservadora que construyó en el Tribunal Supremo de EE.UU. Se resiste a renegar de su legado más importante, el que cimentó su vínculo con los votantes socialconservadores cuando se alzó con su tercera candidatura republicana este año. Al mismo tiempo, Trump —un astuto lector de los cambiantes vientos políticos— entiende que unas elecciones sobre el aborto podrían echar por tierra sus esperanzas de un segundo mandato. Por tanto, su fórmula de «dejarlo en manos de los estados» parece un intento de situarse en el terreno político más defendible posible, aun sabiendo que sigue siendo muy vulnerable en este tema.

Donald Trump dice que cada estado de EE.UU. debería determinar diferentes leyes sobre el aborto 0:17

Los demócratas aprovechan el malestar de Trump

Lo expuesto que está Trump puede verse en el nuevo ataque demócrata a raíz de la sentencia de Arizona. La vicepresidenta Kamala Harris, que viajará al estado este viernes, utilizó las propias palabras del expresidente en su contra mientras la campaña de Biden se aferraba a la iniciativa en un estado que el presidente ganó por poco en 2020 pero que este año es, en el mejor de los casos, un cara o cruz para él. Con los votantes amargados por el liderazgo de Biden en las crisis mundiales, su manejo de la inmigración y las altas facturas de comestibles, los precios del gas y las tasas de interés aún altas, los demócratas necesitaban desesperadamente una apertura.

«Arizona acaba de hacer retroceder el reloj a una época en la que las mujeres no podían votar y, según ha admitido él mismo, hay un responsable: Donald Trump», dijo Harris en un comunicado. El comentario del vicepresidente es uno que los estadounidenses escucharán miles de veces de aquí al día de las elecciones, porque cada vez que haya alguna controversia sobre el aborto, los demócratas señalarán a Trump.

La campaña de Biden estrenó esta semana un desgarrador anuncio que ponía de relieve la difícil situación de una mujer de Texas que estuvo a punto de morir a causa de infecciones y que podría no volver a quedarse embarazada porque, en virtud de la nueva y restrictiva ley del aborto del estado, se le denegó el tratamiento tras un aborto espontáneo. «Donald Trump hizo esto», reza una frase en una pantalla en negro al final del anuncio. Este caso subraya cómo incluso las mujeres que están embarazadas por elección y quieren llevar a sus bebés a término pueden verse en peligro por leyes restrictivas del aborto.

Trump había reaccionado airadamente a las críticas de algunos compañeros republicanos a su recién anunciada postura sobre la política abortista, incluso de un viejo aliado, el senador Lindsey Graham, de Carolina del Sur. El expresidente pronunció un sermón en las redes sociales, advirtiendo a los republicanos de que el mayor triunfo del movimiento conservador moderno amenazaba paradójicamente con sembrar consecuencias electorales negativas en los años venideros.

Su posicionamiento sobre el tema ofreció una fascinante instantánea del cerebro político de Trump. Él, como de costumbre, puso la conveniencia política por encima de la política o el compromiso ideológico, estaba por encima de todo preocupado por sus propias perspectivas electorales y exigió lealtad a los conservadores, incluso mientras dejaba de lado a los aliados políticos.

«No podemos dejar que nuestro país sufra más daño perdiendo elecciones en un asunto que siempre deberían haber decidido los estados, ¡y ahora lo harán!», escribió Trump el lunes en Truth Social. «Al permitir que los estados tomen su decisión… hemos sacado el tema del aborto en gran medida fuera de juego», escribió Trump.

Las esperanzas de Trump pueden no hacerse realidad

La afirmación de Trump de que ha puesto la cuestión «fuera de juego» es poco probable que se cumpla, y no sólo porque los demócratas crean que le tienen en un tornillo de banco en una cuestión que podría ayudarles a ganar las elecciones.

Devolver el aborto a los estados —la justificación central de la mayoría conservadora del Tribunal Supremo que anuló Roe vs. Wade— no significa que todo el mundo vaya a ponerse de acuerdo tranquilamente para decidir sobre la cuestión. Ya ha ocurrido lo contrario: el Tribunal Supremo ha creado un caos nacional. Los activistas opuestos al derecho al aborto pasaron con entusiasmo a la siguiente fase de su batalla: en muchos casos pretenden erradicar el aborto por completo. Las legislaturas y los jueces conservadores se están combinando para aprobar y mantener condiciones aún más restrictivas. Florida, por ejemplo, está a punto de promulgar una prohibición del aborto de seis semanas avalada por su poder judicial. En Alabama, se suspendieron temporalmente los tratamientos de fecundación in vitro porque el Tribunal Supremo del estado dictaminó que los embriones congelados deben considerarse bebés. Y un intento de restringir el uso en todo el país de una píldora abortiva muy utilizada, la mifepristona, llegó recientemente al Tribunal Supremo de Estados Unidos.

Los defensores del derecho al aborto, por su parte, están aprovechando el mayor fracaso del movimiento liberal en décadas —la anulación de Roe contra Wade— y creen que tienen un tema que puede llevar a las urnas a las mujeres, a los votantes de los suburbios y a los jóvenes, a pesar de su decepción generalizada con Biden. En los últimos años, los demócratas han obtenido importantes victorias cuando han conseguido incluir el aborto en la papeleta electoral, incluso en estados conservadores como Ohio y Kentucky. Creen que una votación en Florida este otoño sobre si consagrar o no el derecho al aborto en la Constitución del estado podría aumentar la participación e incluso volver a poner en juego un estado que Trump ganó en dos ocasiones, así como una carrera clave al Senado.

La ley de Arizona se remonta a 1864 —antes de que Arizona se convirtiera en estado— y fue codificada en 1901. Conlleva una pena de prisión de dos a cinco años para los proveedores de abortos. Sitúa a Arizona entre los estados con las leyes abortistas más estrictas del país, junto con Texas, Alabama y Mississippi, donde existen prohibiciones casi sin excepciones. El Tribunal Supremo del estado retrasó 14 días la entrada en vigor de la ley para permitir su impugnación en tribunales inferiores.

La gobernadora demócrata Katie Hobbs dijo que la decisión judicial era una señal de que «la lucha por nuestras libertades reproductivas está lejos de terminar». Y la fiscal general demócrata del estado, Kris Mayes, prometió: «Ninguna mujer ni ningún médico serán procesados en virtud de esta ley draconiana… mientras yo sea fiscal general. Ni por mí, ni por ningún fiscal de condado que preste servicio en nuestro estado. No bajo mi mandato».

El potencial de la decisión de Arizona para dañar al Partido Republicano quedó ejemplificado por la rapidez con la que los principales republicanos del estado se pronunciaron en contra, incluso en algunos casos repudiando su anterior apoyo a la prohibición del aborto.

«Me opongo a la sentencia de hoy, y pido a Katie Hobbs y a la Legislatura del estado que presenten una solución inmediata de sentido común que los arizonenses puedan apoyar», dijo la candidata republicana al Senado Kari Lake. En una entrevista del 24 de junio de 2022 en el podcast «The Conservative Circus with James T. Harris», Lake —que entonces era candidata a gobernadora— había dicho: «Estoy increíblemente emocionada de que vayamos a tener una gran ley que ya está en los libros. Creo que es la ARS 13-3603, que prohibirá el aborto en Arizona excepto para salvar la vida de la madre». ARS 13-3603 es la ley que prohíbe casi todos los abortos y que el Tribunal Supremo de Arizona exigió el martes al estado que aplicara.

El rival demócrata de Lake por el escaño vacante en el Senado del estado, el diputado Ruben Gallego, se apresuró a poner de relieve la incoherencia, retratando a Lake como alguien típica de los «políticos extremistas» que «se están metiendo a la fuerza en las consultas de los médicos y arrancando a las mujeres el derecho a tomar sus propias decisiones en materia de atención sanitaria».

Read More

COMPARTE LAS NOTICIAS
administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *